Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 20 de noviembre de 2022

Griss Romero: De las redes sociales a los vínculos directos

 Vuelvo a respirar / 20 de noviembre, 2022 / Función única /
1:45 h de duración / Promotora: Gris Adriana Romero Leyva.

José Homero
Tan sólo unos minutos después de que se despidiera Ale Aguirre, la cantautora invitada para abrir el concierto, la voz de Griss Romero saluda al auditorio a oscuras, quien responde con algarabía. Aclara que aún no sale, pero que lo hará en breve, y agradece la asistencia y el cariño porque sabe que “es difícil de querer”. Clara alusión al título de su tercer álbum, publicado apenas unos días atrás, el primero en el que la mayoría de las composiciones son originales y no versiones, seis de ellas de su autoría corroborando su crecimiento musical.

Se despliegan las notas del acordeón, se ilumina el proscenio y Griss aparece sonriente y, como si interpelara a un grupo de amigos y no a la audiencia, pregunta “¿qué son esas pulseras?”, señalando los brazaletes de colores fosforescentes que orgullosamente portan varios asistentes. Si bien Romero se afamó interpretando una crestomatía de la llamada música regional, categoría que comprende las variaciones del subgénero banda —duranguense, sinaloense, norteño—, lo cierto es que trascendió por transformarlos. La nativa de Jiménez, Chihuahua, que surgió mediante una conocida plataforma de videos (como @GrissRomero) les dio un sello peculiar, destacando la melodía, más que el acompañamiento, con un sonido minimalista, en momentos lo fi, más cercano al folk y al indie que a las estridencias metálicas de tarolas, trombones y trompetas. Una elección no tan lejana de los arreglos que convertían los himnos del rock en temas melódicos y atemperados.

Historias de desamor, sin importar si son propias o covers, la temática reitera los tópicos del cancionero popular mexicano: la ruptura amorosa, el resentimiento, el despecho, la borrachera como lenitivo y cura ante el abandono. Que su intérprete sea una mujer podría sugerir que sigue las huellas de Lupita D’Alessio, Paquita la del Barrio o Mon Laferte. Griss es distinta. En esta presentación apuesta no sólo a sus aclamadas interpretaciones de banda, sino también a la gran banda que la acompaña.

Romero tiene presencia de cantautora, por la vestimenta —luce como artista de regional, aunque con más aires de country que de campirana—, y porque presenta sus canciones de manera confidencial asumiéndolos como propios sin importar si los compusieron otros. Seguramente los fanáticos, el famoso Team Griss Romero, conocen ya cada dato de su vida, pero los legos nos enteramos de que fue una niña solitaria, que en la adolescencia no tenía tantos amigos, era depresiva, es difícil como novia, sufre a menudo de soledad, se ha tratado con terapia y, por supuesto le encanta la parranda. Como buena tímida, Romero está dispuesta a no guardarse nada, quizá porque no tuvo confidentes de secundaria. En este relato de la desdicha, el alcohol es el ingrediente necesario para acompañar sus actuaciones —incluso lamenta que no se pueda beber, pensando que por ser 20 de noviembre estaría prohibido, a lo que algunos espectadores le responden “sí se puede”, con los vasos en alto.

Durante casi dos horas y media, el pródigo programa recorre cuatro etapas. En la primera, Griss con su banda interpreta varios de los éxitos que la popularizaron, como los que registra el álbum Desde el Lunario (2019), y presenta algunas composiciones de Difícil de querer (2022). Después se queda en el escenario, acompañada únicamente de su inseparable guitarra, para un segmento acústico que concluye con “Hay unos ojos”, dedicada a quien la cuidaba en sus tardes infantiles y la alentó a cantar.

Con gesto teatral, Griss da la espalda al público, insinuando que llora por su abuelita añorada, pero no hay momento para la tristeza, desaparece en la penumbra, y en el brumoso proscenio se perfilan nuevamente los músicos al tiempo que se insinúan compases de country. Evocativos de una película fronteriza, uno esperaría ver unas plantas rodadoras surcando el escenario. Para nada. Aunque la escenografía sea vaquera y se vea un molino al fondo, cuando Griss reaparece para el tercer acto, ahora con sombrero negro y otra chaquetilla, los aires campiranos se convierten en “Que no quede huella”, cuyo estribillo retumba en el recinto “¡que no, que no!”. Ya se lloró, ya hubo espacio para el azote, hay que virar al jolgorio y al grito de “¡cumbia!” se bailan temas como “Ya supérame”, mientras ella aprovecha para bajar del estrado, pues la única cura contra el encierro de la pandemia es el baño de cuerpos.

Griss Romero demuestra en directo que no es una artista de las redes sociales, sino de los vínculos directos. Respaldada por una banda de buenos ejecutantes, desde Rulo, el baterista que se gana el respeto y la ovación a los puros golpes (percutivos), hasta Silvia Siu, quien lo mismo acompaña a la guitarra que en los teclados, la armónica, el ukelele o la jarana, sin soslayar a Eleonor (guitarra), Lenisa (bajo) y Nadir (acordeón, teclados), esta noche Romero se merece cada uno de los aplausos de un pña muy bien acompañadaia a una joven solitaria que hoy estha convertido en o importa, los une el desmaor pero ma guitarra que enúblico devoto quien ha respondido a la convocatoria y al nuevo disco con entusiasmo. Algo queda claro: esta estrella en ascenso no se limitará a los lunarios, sino que alcanzará otras constelaciones. ♪

Programa:
No que no / Dos botellas (cover de Banda Cuisillos)/ A través del vaso (cover de Grupo Arranke) / Te hubieras ido antes (cover de Julión Álvarez) / Difícil de querer / Cuando tú me besas (cover de El Bebeto) / No eres tú / Miénteme (cover de Huichol Musical) / Cuál fue el culpable / Ya estuve ahí / Nadie (cover de Remmy Valenzuela) / Cicatrices (cover de Régulo Caro) / Broche de oro (cover de La Trakalosa de Monterrey) / Me importas (cover de Los Primos MX) / El color de tus ojos (cover de Banda MS) / Hay unos ojos / Que no quede huella (cover de Bronco) / Pero no / Vas a llorar por mí (cover de Banda El Recodo) / Mi enemigo el amor (cover de Pancho Barraza) / Me lo vas a agradecer / Ya supérame (cover de Grupo Firme) / Sigue engañándote / Sólo espero / Volvamos a empezar / Recaer / Como tú/ Vete ya (cover de Valentín Elizalde) / Entonces qué somos (cover de Banda El Recodo) / Mi razón de ser / Ya se fue.

Griss Romero en internet: http://www.grissromero.com.mx/

 

No hay comentarios: