Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 26 de octubre de 2022

Rayden: Rap conjugado en presente

Foto: Enrique Calderón / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

26 de octubre, 2022 / Función única /
1:45 h de duración / Promotor:
Tlalpan Boy S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
David Martínez Álvarez cuenta con un pasado sólido en los terrenos del rap. Formó parte de dos crews que en su momento alcanzaron notoriedad entre los asiduos al hip hop: A3Bandas y Crew Cuervos; sin embargo, ganaría mayor fama a solas, desde que se erigió en 2006 como campeón internacional del torneo de freestyle más importante del planeta. Es decir, el músico lleva tiempo dominando técnicas que pocos conocen: improvisando rimas a una velocidad que podría ser calificada de ilegal.

Esa relación que el madrileño sostiene con los vocablos lo ha llevado a incursionar en el mundo literario, donde dice sentirse como pez en el agua. “En la música empecé a escribir canciones obligado, porque mis amigos querían montar un grupo y yo fui detrás. En el caso de la novela, por primera vez siento que tengo vocación”, declaró alguna vez. En ese rol es importante mencionar obras como El mundo es un gato jugando con Australia, Herido diario o TErminAMOs y otros problemas sin terminar, libros que el español ha firmado sin descuidar sus tareas musicales porque el lugar “donde me encuentro más cómodo es en el escenario”, ha aseverado tajante. Y mirándole actuar esta noche, nadie podría dudarlo.

Con una carrera discográfica de doce años, para hoy ha elegido un repertorio centrado en señalar la importancia de saber darle carpetazo a asuntos emocionalmente superados. “Esta noche vamos a celebrar el olvido haciendo una fiesta”, anuncia luego de asumir una postura firme (“Yo no hago rap”), hablándole “A mi yo de ayer” y mostrando azoro por lo que encuentran sus ojos: “Nunca creí que después de varios años nuestra familia crecería tanto. Por fin llenamos el Lunario”, dice eufórico para pellizcar su camiseta a la altura del pecho y definir lo mucho que él y sus colegas se esforzarán: “Vamos a dejar la vida aquí”.

Guitarra, bajo, batería y un DJ arropan la voz de David, quien no sólo rapea, sino que incluso se da la oportunidad de ofrecer ocasionalmente un canto entre desgarrado y trémulo. Unidos, estos elementos apelan a un rock duro, de guitarras rugosas y ritmo a veces orgánico y otras sintético; algo que anda entre el nu metal y el hardcore, aunque de pronto se pone coqueto con el pop. Pulso acelerado el de los temas hoy seleccionados, la métrica precisa para que el del micrófono conmine a los presentes a tomar el hombro de quien tengan al lado con tal de saltar y así el suelo adquiera la consistencia de una alfombra ondulante.

“Jamás nadie disfrutará tanto este momento como nosotros”, insiste el rubio oxigenado. “Porque todas las decisiones que hemos tomado nos han traído hasta aquí, así que, ¡déjense llevar por el presente!”, reclama entonces, mientras nubosidades y sonrisas de toda clase pueblan las pantallas del foro y un “Haz de luz” ilumina su rostro. Se habla ahí de un mal malabarista, de una amalgama y un anagrama; de sangre hirviente, interrogantes y autorías. Y así se va entendiendo que se está frente al himno de clausura de la cita, porque cada una de las palabras que lo componen es repetida como si en ello se fuera el último aliento: “Seremos los más valientes del cementerio. / Y dirán que fuimos necios queriendo serlo. / En nuestra lápida pondrán: no dejaron de luchar, / se atrevieron a vivir, y salieron a ganar”. ♪

Programa
Himnostalgia / Averno / Gargantúa / No hago rap / Pólvora mojada / A mi yo de ayer / Habla bajito / Finisterre / Calle de la llorería / Don creíque / Una fiesta en tu nombre / Nunca será siempre / Mentiras de jarabe / No tengas miedo / 119 y 102 / El mejor de tus errores / Multiverso / Sólo los amantes sobreviven / Ubuntu / En el cielo de la boca / Sastre de sonrisas / Imperdible / Haciéndonos los muertos / Haz de luz / La mujer cactus y el hombre globo / Matemática de carne.

Rayden en Instagram: @soyraiden 

Foto: Enrique Calderón / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

 

No hay comentarios: