Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 22 de octubre de 2022

Medea, la proeza de Radvanovsky

En vivo desde el Met de Nueva York/ 22 de octubre, 2022 /
Función única / 3:10 h de duración / Promotor: FUAAN.

Fernando Figueroa
Presenciar la transmisión de una ópera perfecta desde Nueva York como lo es Medea, de Luigi Cherubini, es el premio mayor para quienes hoy han tenido el acierto de salir de sus casas y desplazarse al Auditorio Nacional. Otras recompensas al afán de cultivar el espíritu son una amena disertación introductoria a cargo de Gerardo Kleinburg, el canto en el vestíbulo por parte de un puñado de jóvenes talentosos durante el intermedio y, por si fuera poco, un sustancial descuento en la taquilla interior al comprar boletos para los tres grandes espectáculos del siguiente fin de semana en este recinto: Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Los Ángeles, Jazz at Lincoln Center Orchestra con Wynton Marsalis y Elisa Carrillo presenta: Gala Elisa y amigos con Bolero de Maurice Béjart.

Así de venturosa es la inauguración de la temporada 2022-2023 del programa En vivo desde el Met de Nueva York, que incluye los estrenos de Medea y Champion (ésta de Terence Blanchard), además de nuevas producciones y que finalizará el 3 de junio del año próximo con La flauta mágica, de Mozart. Son diez óperas entre las que destaca particularmente la premier mundial de The Hours, de Kevin Puts, programada para el próximo 10 de diciembre.

Medea, basada en textos de Eurípides y Pierre Corneille, con libreto original en francés de François-Benoît Hoffman y traducción al italiano de Carlo Zangarini, es una joya que se estrenó sin mucho éxito en París, en 1797. Permaneció casi en el olvido durante siglo y medio, pero Maria Callas se encargó de rescatarla con legendarias actuaciones en Milán y Londres.

De ese tamaño era el reto de Sondra Radvanovsky al aceptar la propuesta del productor David McVicar para interpretar el mítico papel de la hechicera que mata a sus hijos con el fin de vengar la traición amorosa de Jasón. El resultado es un trabajo tan sobresaliente por parte de la soprano estadounidense que de hoy en adelante se hablará no sólo de la Callas sino también de la Radvanovsky cuando el tema sea Medea.

Sondra Radvanovsky conquistó al Met en la temporada 2015-2016 al interpretar con éxito al célebre trío de reinas Tudor de Gaetano Donizetti, y en la de 2017-2018 al “Everest de las sopranos”, Norma, de Vincenzo Bellini.

La cantante de raíces checas eriza otra vez la piel de quienes la ven y escuchan tanto en Nueva York como en el Auditorio Nacional. No interpreta a Medea sino que es Medea con todas sus contradicciones a cuestas. Su voz y lenguaje corporal son unos cuando es dominada por la furia y otros muy distintos en los escasos momentos en que es alcanzada por la sensatez.

En el primero de tres actos, Medea brilla por su ausencia. Jasón (Matthew Polenzani, tenor) anda muy ocupado y feliz en la preparación de su boda con Glauce (Janai Brugger, soprano), quien tiene el presentimiento de que la ex de su prometido le impedirá ser feliz y así se lo hace saber a su propio padre, el rey Creonte (Michele Pertusi, bajo).

El segundo y tercer acto son dominados por la presencia suprema de Medea. Creonte decreta su destierro, pero acepta las súplicas de la mujer para permanecer en Corinto un día más. Esas veinticuatro horas las utiliza para poner en jaque la estabilidad emocional de Jasón: enviándole a Glauce una diadema y un vestido envenenados, y además eliminando a sus propios hijos.

En el libreto no se muestra que, años atrás, Medea traicionó tanto a su familia como a su pueblo para ayudar a Jasón en la conquista del vellocino de oro. Aunque esa información extra no justifica de ningún modo el horror que ella desata, sí explica el nivel de su ira.

David McVicar no sólo es el productor sino además escenógrafo. Utiliza enormes compuertas que sirven como muros de la ciudad y del palacio, y para modificar con sigilo los decorados cuando se requiere. Destaca el uso de un gran espejo inclinado al fondo para generar ocasionalmente una visión aérea de los acontecimientos, en especial durante la boda de Jasón y Glauce. También se utilizan proyecciones para generar efectos especiales, y el vestuario se ubica en la época del Directorio (1795-1799), cuando Luigi Cherubini compuso Médée. Venerado por Beethoven, Cherubini nació en Italia pero emigró a Francia y tuvo importantes cargos administrativos en tiempos de Napoleón Bonaparte.

Los cantantes que rodean a Sondra Radvanovsky ejecutan su trabajo de manera impecable, pero saben que de algún modo son comparsas en una ópera que fue escrita para el lucimiento (y el riesgo) de la protagonista.

El público abandona el Auditorio Nacional sin poder tararear arias de Medea porque no es una obra que contenga melodías ligeras. Sin embargo, los aficionados al canto tienen esa posibilidad al recordar el flash mob que ofrecieron en el vestíbulo los jóvenes de Ópera en Movimiento A.C.: “Va pensiero” (de Nabucco, de Giuseppe Verdi), “Dúo de las flores” (de Lakmé, de Léo Delibes), “Sì, mi chiamano Mimì” (de La bohème, de Giacomo Puccini); “Libiamo, ne’ lieti calici” (de La traviata, de Verdi). ♪

Programa
Medea, ópera de Luigi Cherubini con libreto de François-Benoît Hoffman, a partir de Médée, de Pierre Corneille. Estreno mundial: Théâtre Feydeau de París, 1797.

Producción y escenografía: David McVicar
Dirección musical: Carlo Rizzi

Vestuario: Doey Lüthi
Iluminación: Paule Constable

Proyecciones: S. Katy Tucker

Tráfico escénico: Jo Meredith

Elenco
Medea: Sondra Radvanovsky
Jasón: Matthew Polenzani

Glauce: Janai Brugger
Creonte: Michele Pertusi

Neris: Ekaterina Gubanova

Medea en internet: www.metopera.org/season/2022-23-season/medea/

No hay comentarios: