Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 14 de octubre de 2022

Love of Lesbian: Viaje épico hacia la palabra

Foto: Óscar Fuentes / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

14 de octubre, 2002 / Función única /
2:25 h de duración / Promotor: Ocesa Promotora, S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Viéndole en escena relatando con soltura ayeres sin regreso, resulta interesante contar que empezó su camino cantando en inglés y que sería hasta su cuarto álbum, Maniobras de escapismo (2005), que la fama de su destreza verbal comenzaría a propagarse gracias a un tema como “Carta a todas tus catástrofes”. Significante es también decir que, con el paso del tiempo, la banda consolidaría su renombre como eficiente constructora de enunciados nada menos que con la participación de Joan Manuel Serrat en uno de sus álbumes, El poeta Halley (2016).

Y es por lo dicho que Santiago Balmes, el líder vocal de Love of Lesbian, tiene un deber desde hace años: compartir sus letras con quienes no logran desanudar sus gargantas. Cuenta con las herramientas necesarias. Basta citar el título de uno de los álbumes editados por el combo español para entenderlo —1999 (O cómo generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna)— y recordar que el compositor a la fecha ha editado seis libros (el más reciente, Bajaré de la luna en tirolina) donde realidad y ficción se confunden.

El trato se cierra entonces. Los del escenario provocan con acordes y los de las butacas reaccionan haciendo coros. “Noches reversibles” inaugura la dinámica cuando se le pide al público que, tal como lo haría un hincha del Liverpool a las tres de la mañana en una juerga goleadora, eleve la voz siempre que sea necesario. “No paréis, por favor”, solicita Santi luego de quitarse las gafas oscuras, mostrando alguna preocupación mal fundamentada. “Pensábamos que Mexico nos había olvidado”, cuenta despeinándose un poco, entre incrédulo y contento.

“Tenemos muchas canciones, maldita sea. Haremos lo posible para complacer a la mayoría”, termina diciendo el líder del grupo ante la avalancha de solicitudes que le llegan. Por su lado, el resto de la banda (Julián Saldarriaga y Jordi Roig en las guitarras, además de Oriol Bonet tras la batería) se muestra hábil a la hora de conseguir que los arreglos instrumentales cobren protagonismo cuando se cambia de renglón. Se da forma así a un power pop de raigambre indie, acicalado con casuales armonizaciones vocales y certeros quiebres rítmicos.

Una fila de temas que se celebra en noches eternas, cuentos chinos y días no vividos. Donde se habla de fuego y cenizas desde la perspectiva que se obtiene al apreciar la inmensidad sentado en una estrella. Los mismos músicos definen su andar musical como un “Viaje épico hacia la nada”, entendiendo el vacío como el cosmos; o el abecedario, tal vez. Allí, donde lo que sea es posible. Por ejemplo: encontrarse con “El astronauta que vio a Elvis” generando “Incendios de nieve”, o caminar por los nervios que pulsan “Bajo el volcán”, desenterrando “Sesenta memorias perdidas”. A la vez, los músicos van de menos a más, del murmullo al alarido, con buen oficio, escalonando intensidades a la par del entramado verbal.

¿Lo absurdo del asunto, según Saldarriaga refiere señalando al cantante? Que nunca importa “que toques los mejores acordes o hagas las mejores melodías”, el público lo que en realidad espera es el momento en que “éste se desabotona la camisa”. En su sitio, el aludido reacciona mostrando divertido su torso desnudo, preguntando dónde quedó su “chupito de tequila” para, con micrófono en mano, al lado de Luis Humberto Navejas sellar “un pacto de amistad”, con Lng/Sht injertar un rap justo en medio de dos “Universos infinitos” y, de la mano de Paco Familiar, “un tipo fantástico que te gana el corazón a los diez minutos de conocerle”, fundar el “Club de fans de John Boy”.

Hacia el final del concierto, homenajeando a Nacha Pop, Balmes detalla que “todos hemos cometido el error de ponernos en contacto con algún ex”, y aunque anticipa que la idea es mala, acepta que a él le ha servido para escribir una muy buena: “Mi primera combustión”. Resta que “Los irrompibles” tomen un “Planeador” para visitar la costa mediterránea de Serrat, quien desde las pantallas se referirá a las palabras que se atraen, recomendando dejarlas a solas, para que se unan entre ellas. Así, no faltará quien tome su teléfono para cruzar verdades con algún afecto del pasado, buscando un “Segundo asalto” que le permita sostener la “Lucha de gigantes” por un round más. ♪

Programa
Viaje épico hacia la nada / Bajo el volcán / Noches reversibles / 1999 / El sur / Sesenta memorias perdidas / Segundo asalto (con Luis Humberto Navejas) / Escuela de danza aérea / Cosmos (Antisistema solar) / El astronauta que vio a Elvis / Belice / I.M.T. Incapacidad Moral Transitoria / Incendios de nieve / Club de fans de John Boy (con Paco Familiar) / Mi primera combustión / Lucha de gigantes / Universos infinitos (con Lng/Sht) / El poeta Halley / Oniria e insomnia / Cuando no me ves / Allí donde solíamos gritar / Los irrompibles / Planeador.   

Love of Lesbian en Instagram: @loveoflesbian

 
Foto: Óscar Fuentes / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.


No hay comentarios: