Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 15 de noviembre de 2022

Danny Ocean y diez mil fans también se rehúsan

Foto: Toni Francois / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

15, 23 de octubre, 15 de noviembre, 2022 / Tres funciones /
1:39 h de duración / Promotor:
Ocesa Promotora, S.A. de C.V.

[Esta crónica registra el primer concierto de una temporada de presentaciones. Si has presenciado alguno de sus shows, comparte tu testimonio en la sección de Comentarios, en la parte inferior. Gracias.]

Myriam Ríos
Tú, que no pudiste venir esta noche porque las localidades están agotadas desde hace varias semanas, debes saber que es comprensible por qué los fans de Danny Ocean se cuentan en cifras de muchos ceros. Son miles de millones las reproducciones que tiene en redes sociales y en streaming. Los que aquí caben, casi 10 mil, no paran de gritar apenas se oscurece la sala, pero Danny aún no sale, sólo los cuatro músicos que lo acompañan (teclado batería, guitarra y bajo). Después aparecen dos chicas que corearán algunas canciones y bailarán con la sensualidad que impone el reguetón.

Antes de entrar a la sala, me asaltó una duda: ¿de dónde el caraqueño Daniel Alejandro Morales Reyes tomó ese nombre que ahora convoca a tantos? Fue, leo en la pantalla de mi celular, porque se identifica con el océano, pues por fuera es agitado y calmado por dentro. Claro, lo que está por venir —una mezcla de pop latino, dancehall haitiano, el pulsante moombahton y el reguetón que hace 22 años salió de Puerto Rico y Panamá para diseminarse doquier— es más que todos esos sumandos.

Ahora sí: a cuidar los tímpanos porque los preparatorianos y universitarios que abarrotan el Auditorio Nacional alcanzan con sus alaridos las notas más altas cuando su deseo se ve cumplido: Danny Ocean ya está en el escenario y llega con “Dembow”, de su primer álbum, 54+1 (2019). De inmediato, algunos jóvenes destacan entre la multitud por su destreza para contonear el cuerpo: con los pies pegados al piso mueven el torso como en olas y con las manos pareciera que dibujan figuras.

A Danny se le ve en su esplendor. Este año cumplió 30 años y se le nota satisfecho y sorprendido por lo que las canciones escritas y producidas por él significan para tanta gente. Pero alguna vez dudó y por eso tuvo un Plan B: estudió diseño gráfico. Semejante formación escolar la ha servido para crear las portadas de sus álbumes e incontables sencillos. El talento musical le viene de familia: aprovechaba el estudio de su padre (músico y productor) para grabar rap con sus amigos del bachillerato. Su progenitor le regaló su primera guitarra. El gusto por los viajes —algunos le han inspirado canciones— es por parte de su madre, quien como diplomática lo llevó a radicar en varios países.

Sus letras, bien lo sabes, hablan de atracción, sexo, romance y corazones rotos. El temario ha tenido un elevado impacto en jóvenes que, como tú, buscan cómo dar cauce a los sentimientos y deseos. Quizá por eso Danny te parece tan cercano. Antes los adultos se escandalizaron con Elvis, con The Beatles, los hippies, los metaleros y los punks… Pero ahora son otros tiempos. Ocean ha comentado a la prensa que éste es un buen momento para hablar sobre sexo, por ejemplo, pues no hay tantos prejuicios. Su inspiración, dice, está en la vida misma, en sus propias experiencias y en escuchar con atención a los demás en distintas partes del mundo.

La mayoría de las canciones son de su nuevo álbum, @dannyocean (2022), en el que —asegura— explora géneros como el rock o el punk, y lleva la grafía común de whatsapp al título de un tema: “???”

Ocean proviene de una generación de autores que comparten y arreglan sus composiciones por correo electrónico, sin la interferencia de los departamentos jurídicos de las otrora poderosas discográficas. De allí que en sus conciertos abunden los invitados. Hoy, por ejemplo, interpreta en vivo por primera vez “Felices perdidos” con sus amigos colombianos de Piso 21; de la misma nación llega el reguetonero Mike Bahía para entonar “Detente” y el rapero venezolano Big Soto entrega “Chimbo”, que compuso apenas hace dos semanas.

Para aumentar la temperatura, Ocean baja del escenario y ofrece “Mónaco” desde las primeras filas; en la pantalla gigante lo acompaña el dueto Lagos, de Venezuela. No pocos osados se trepan cual equilibristas a los brazos de los asientos para admirar a su ídolo. Cuando regresa al escenario, y acaso para mostrar su versatilidad, se sienta ante el teclado e interpreta “Epa wei”.

El concierto está por terminar, pero falta “Me rehúso”, tu canción favorita y con la que Danny Ocean tocó el cielo en todas las plataformas de streaming. Él admite que hace cinco años, cuando estalló ese hit, no estaba aún listo para afrontar la atención mediática. La escribió como un regalo del Día de San Valentín, pero a la larga fue un regalo para sí mismo, pues se convirtió en el himno juvenil de quienes no se conforman en terminar una relación.

Hoy con el éxito asumido, pero sin perder el piso, Danny y todos los presentes cantan: “Dime cómo le explico a mi destino que ya no estás ahí. / Dime cómo haré para desprenderme de este frenesí. / Esta locura que siento por ti, / con esta química que haces en mí. / Ya no puedo, girl, ya no puedo, girl…”

Se acaba el concierto, pero no las ganas de seguir con Danny Ocean. Otros 10 mil seguidores ya esperan su siguiente presentación en el Auditorio Nacional el 15 noviembre. ¿Y tú ya tienes tu boleto? ♪

Programa
Dembow / Veneno / Tú no me conoces / Cuando me acerco a ti / Báilame / Bebé / ??? / Istanbul / Volare / (Con Piso 21) Felices perdidos / (Con Mike Bahía) Detente / Mónaco / Dime tu / Miedito o qué / Fuera del mercado / Rubia, sol, morena, luna / (Con Big Soto) Chimbo / Epa Wei / Swing / Vuelve / Me rehúso.

Danny Ocean en internet https://www.dannocean.com/

 

 

No hay comentarios: