Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 30 de octubre de 2022

Chucho Rivas: Un drama y dos finales felices con lágrimas incluidas

Foto: Enrique Calderón / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

        En concierto / 30 de octubre, 2022 / Función única /
        2:00 h de duración / Promotor: Stage 360 S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
En la pantalla se proyecta un video en el que se lee: “Vota Chucho al 33355”. En el escenario, Chucho voltea y, con la petición de voto, mira que también está la imagen de él mismo, pero en 2012: tiene 15 años y compite en el reality show La Academia, donde los televidentes eligen a los ganadores mediante mensajes de texto que envían, efectivamente, al 33355 desde su celular.

El Chucho de la pantalla llora. El Chucho actual también. ¿De alegría? No ¿De melancolía? Tampoco. ¿De qué lloran entonces este cantante que siendo un adolescente compitió contra adultos en ese concurso en el que, por cierto, ganó el subcampeonato? Esta noche lo sabremos.

Al salir del reality, Chucho tuvo un primer golpe de realidad: dejó de ser famoso sin previo aviso. Ya sin el encanto de la televisión y cuando cumplió la mayoría de edad, decidió empezar de nuevo con presentaciones cada miércoles en un bar de Mazatlán. Con covers peculiares (versiones pop de éxitos del regional mexicano) se convirtió incluso en una atracción turística: aquel chiquillo que casi triunfa en la tele ahora brilla en un pequeño lugar que siempre está abarrotado.

En 2019 se dio cuenta de que el bar y Mazatlán le quedaban chicos. Publicó su primer disco con canciones compuestas por él y apostó por Amarte y perderte. Tres años y 10 millones de reproducciones en Youtube después, Chucho Rivas ya no está en un bar de Mazatlán sino en el Lunario del Auditorio Nacional. Lo que sigue igual es que en taquillas no queda un solo boleto.

Lo primero que hace es ofrecer una declaración de principios con “No sé brillar”: “Me quiero ir de esta ciudad, / me siento gris, no sé brillar. / Todos aquí quieren triunfar, / yo vine aquí sólo a cantar”. Estos versos dan una pista sobre el motivo del llanto posterior de Chucho: el lugar donde todos quieren triunfar es aquel programa donde el público votaba y en el que se sentía incómodo. Pero antes de llegar a ese momento de su pasado, prefiere cantar el futuro: “Esto es lo que seré en 2023, un poco popero pero con el despecho de regional mexicano y un toque de la potencia del rock”.

Es decir, el sonido que ha acumulado desde su paso por la televisión, el bar mazatleco y el encierro por la cuarentena y que se resume en “Vuelas tan lindo”, “Es una rolita nueva que ni siquiera hemos grabado”, explica.

Con su amigo y colega Dan Vita es momento de “No le tengo miedo a los kilómetros”, una de esas declaraciones de amor eterno que merecen un final de telenovela y lo tiene. “Me dijeron que le prestara el micrófono a alguien para un evento especial porque esta canción es algo importante para él y para otra persona ¿dónde está?”

Una mano se alza entre la multitud. Una vez que le dan el micrófono, se dirige a la mujer que lo acompaña: “Te quiero decir que te amo mucho y si quieres ser mi novia”. Final feliz: abrazo, beso en la boca y el coro masivo: “Porque es más fuerte nuestro amor, / por favor no tengas miedo. / Te amaré aunque estemos lejos, corazón”. Chucho disfruta el momento y lo alimenta con “Bésame y calla” en el que arenga a los nuevos novios: “¡Aprovechen plebes, aprovechen que están juntitos!”

Él mismo escucha su consejo y aprovecha la oportunidad para compartir su logro de esta noche. “Este show es como mi graduación y por eso tengo a Alex Coppel, a Nath Campos y a Óscar Plaza”, dice al resumir a sus invitados, de quienes siempre aprende algo. La enseñanza mayor viene, sin embargo, del Chucho Rivas adolescente que aparece en la pantalla. El otro Chucho, el actual, duda si debe o no hacer lo que se planeó para este momento del show.

“La que sigue es una canción que no he cantado desde hace diez años”. Pausa. Larga pausa mientras se mira a sí mismo como adolescente interpretando “Como yo nadie te ha amado”, de Bon Jovi, con la que ganó el segundo lugar en ese reality.

Ahí es cuando llora y revela por qué: antes de aquella actuación en el programa, alguien se le acercó para decirle una frase que resultó una crueldad para el adolescente: “Disfrútalo porque es la última vez que te vas a subir a un escenario importante”.

El Chucho de 15 años lloró como lo hace ahora el que está en el Lunario. Pero el vaticinio de aquel villano no se cumplió y Chucho, tras recorrer bares y redes sociales, está hoy en un escenario importante y canta “Como yo nadie te ha amado”, con lo que la historia tiene un feliz final, que es al mismo tiempo un comienzo para Chucho Rivas, que promete: “Dentro de diez años, pisaré otra vez este escenario y la cantaré de nuevo”. ♪

Programa
No sé brillar / Quedé / ¿Qué más da? / Cuando te veo / Hoy se me olvida / Mariposa (con Álex Coppel) / Bésame y calla / Hogar / No le tengo miedo a los kilómetros (con Dan Vita) / Cursi / Como yo nadie te ha amado / Cuando te veo (con Carlos Colosio) Cayendo / Vuelas tan lindo / Coloreando / Cobre / Tiroteo (con Óscar Plaza) / Ya supérame (con Nath Campos) / Amarte y perderte / Lo que quieras

Chucho Rivas en Instagram: https://www.instagram.com/chuchorivass/?hl=es

Foto: Enrique Calderón / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

Foto: Enrique Calderón / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

 

 

 

 

No hay comentarios: