Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 13 de septiembre de 2022

Daniela Romo: Newton conoce la fuerza de un abrazo y la inercia de los celos

Foto: Carlos Alvar / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

 Abraza la vida / 13 de septiembre, 2022 /Función única /
2:05 h de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Cientos de globos blancos caen desde el techo mientras suena a gritos el coro de “¡Yo no te pido la luuuna, / tan sólo quiero amaaarte!”. En ese momento, Daniela Romo deja de cantar y abre los brazos como si eso fuera suficiente para abarcar los tres pisos del Auditorio Nacional. En sentido contrario y con la misma intensidad quienes ocupan la totalidad de las butacas se ponen de pie y también abren los brazos para abarcarla a ella.

El abrazo que aplica Daniela provoca un abrazo de vuelta, con el mismo amor y el mismo cariño; de esa manera queda demostrado el principio de acción y reacción de la tercera ley de Newton.

“Gracias por cuidar y cobijar mi corazón siempre. Ojalá que haya muchas lunas nuevas para ustedes”, dice y cierra los brazos en su pecho.

Hace ocho años que no canta en un escenario y hace once que se le detectó cáncer de mama. Esa enfermedad se convirtió en una fuerza que detuvo de golpe su trayectoria, la cual hasta ese momento llevaba la inercia de una estrella en la televisión y la música: 20 telenovelas y 20 álbumes de estudio.

“Me di cuenta de que somos frágiles y ya… pero la vida nunca te manda cosas que no seas capaz de cargar. Tú no te das cuenta de lo fuerte que eres hasta que pruebas esa fuerza”, dice ahora que ha superado el cáncer.

“Por eso les agradezco que estén conmigo para compartir la alegría, para que cantemos juntos en esta segunda parte de mi vida”. Es decir, que la enfermedad no hizo sino aplicar una aceleración a su carrera. Segunda ley de Newton, demostrada en su propia existencia.

“Me siento bendecida porque algo ha cambiado, ya no soy la misma que antes”, explica y lo demuestra con “Fuego”, “Que vengan los bomberos” y “Qué manera de quererte”, en las que baila con una pollera colorada de holanes y una sonrisa que contagia hasta el éxtasis a Ana Bárbara, cantante que está en la primera fila.

En la butaca de al lado está José de Jesús Aguilar, conocido como “El Sacerdote de las Estrellas” por la estrecha relación que tiene con el mundo del espectáculo. En el punto más gozoso del baile (ese en que el coro es “que vengan los bomberos que me está mirando, / que vengan los bomberos que me estoy quemando”), Ana Bárbara y José de Jesús ejecutan el plan perfecto para inscribir a Daniela en la tendencia de moda: le arrojan un muñeco de peluche. Ella lo toma, lo oprime contra su pecho y dedica una reverencia colectiva.

Antes de pasar a la primera ley de Newton, un repaso a la tercera: Mijares aparece, le da un beso en la mejilla, agradece la ovación que le brindan de pie y enseguida comienza: “Amor como el nuestro / no hay dos en la vida”. Gritos al instante.

Mijares y Daniela Romo tienen en común un éxito masivo en los años ochenta, década en las que marcaron la vida de los fans con sus baladas pop. 40 años después, él acepta acompañarla en este regreso que es también la celebración de medio siglo de la carrera de Daniela, quien debutó en 1972 en la obra musical Contigo, pan y cebolla.

En reciprocidad, ella invita a su hija Lucerito Mijares para hacer el dueto “La ocasión para amarnos”. “A esta niña la conozco desde que su mamá la traía en brazos en los camerinos”, cuenta.

Mijares admira a Daniela y ella admira a Lucerito con la misma intensidad y fuerza.

Ahora sí, la primera ley de Newton: “Todo cuerpo preserva su estado de reposo o movimiento a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él". Este cuerpo formado por fans incondicionales ha avanzado por la inercia del tiempo hasta este año 2022… pero a la mitad del concierto aparecen las fuerzas de los “celos de tu boca cuando besas a otra chica, tengo celos”. Entonces la inercia se rompe: viajamos cuatro décadas atrás, cuando todos cantamos, además de “Celos”, también la de “prometes y prometes, luego me prometes y nada”.

“Vamos a alegrarnos juntos y seamos nuevamente los que éramos cuando éramos en los ochenta”, exige Daniela.

Nadie se niega y al final, insiste en abrazar a todos al mismo tiempo. Físicamente es imposible pero por un momento, gracias a la fuerza del amor, sucede: la multitud (incluyendo los cuatro bailarines, dos coristas y diez músicos que la acompañan) siente la calidez de los brazos de Daniela Romo. ♪

Programa
Vencer el desamor / El poder del amor / Gitana / Enamorada de ti / Quiero amanecer con alguien / Mátame / Despeinada / Esa mujer / Dueña de mi corazón / A veces / La voz del corazón / Pobre secretaria / Celos / Prometes / Mentiras / La ocasión para amarnos (con Lucerito Mijares) / Almohada (con Mijares) / Llorando por dentro (con Mijares) / Yo sin ti / Adoro / Ese momento / Me vuelves loca / Todo, todo, todo / Que vengan los bomberos / Qué manera de quererte / Es mejor perdonar / De mí enamórate / Abuso / Algo del alma / Adelante corazón / Yo no te pido la luna.

Daniela Romo en internet: danielaromo.com.mx

 

Foto: Carlos Alvar / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

 

 

No hay comentarios: