Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 27 de agosto de 2022

Anamanaguchi: Aventuras entre joysticks y guitarras eléctricas

Foto: Enrique Calderón / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

27 de agosto, 2022 / Única función /
1:30 h de duración / Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
Doce años atrás, una buena parte de quienes hoy se cuelgan instrumentos musicales imaginarios para practicar air guitar entre sombras, cayeron rendidos ante los encantos de Ramona Flowers. Se encontraban ineludiblemente reflejados en Michael Cera, un músico adolescente que se enamora de la primera y, con tal de conquistarla, se ve orillado a vencer cuerpo a cuerpo a las siete ex parejas que aquella chica hasta entonces había acumulado. En efecto: Scott Pilgrim vs. The World, un filme dirigido por Edgar Wright, basado a su vez en Scott Pilgrim, una serie de novelas gráficas firmadas por Bryan Lee O´Malley, dejaron secuelas que hoy día pueden apreciarse.

Sin embargo, más allá de las obras de Wright, apenas unas semanas después de que ésta conquistara las salas de cine fue lanzado el videojuego correspondiente. De tal forma, mientras el soundtrack de la película presumía temas de Metric, Frank Black, T. Rex, The Rolling Stones y Beck, por citar algunos, los gamers hallaron en los compases de Anamanaguchi el ritmo que requerían para apretar botones con tal de ganarse un beso de Ramona. La banda de marras aportó un temario cuya celeridad embonaba de maravilla con las aventuras que tenían lugar ante el monitor en tardes sinfín, citas que a la fecha persisten tanto para nuevas como para viejas generaciones, pues millares de aficionados alrededor del orbe encuentran en las consolas de videojuegos paisajes que la vida real está lejos de concederles.

Esta vez, Peter Berkman, James DeVito, Luke Silas y Ary Warnaar se acomodan bajo los reflectores del Lunario con el objetivo de ejecutar una música diseñada para ambientar bravas pericias a un volumen que le permite a la audiencia aquilatar cada uno de sus detalles. La clase de minucias que por atender el joystick suelen permanecer ocultas: notas que impulsan a cruzar portales, escalar pisos y desarmar ejércitos. Es importante afilar la oreja ante los neoyorquinos que, sin poses ni grandes artificios, toman sus sitios: dos guitarristas, un bajista y un baterista que, con el chiptune como base, prodigan un sonido que enlaza el brío de Battles con el encanto de Jimmy Eat World.

De tal modo, el cuarteto ejecuta piezas instrumentales con la fuerza de una mordida del Pac Man más hambriento. Escucharle significa pensar en Mario y Luigi practicando headbanging, armados con instrumentos musicales construidos con Lego para emular la épica de Brian May. Math rock, punk, hard rock, emo e incluso algo de EDM y latin jazz. De todo ello toma elementos la banda mientras esas líneas melódicas, como ejecutadas por el dragón Bowser ante un sintetizador construido en una fábrica de juguetes, acaparan la atención. Se trata del artefacto generador del clásico sonido 8bit que hoy suelta arpegios y riffs sin parar, abriéndose campo entre las patadas voladoras y karatazos que en las pantallas del recinto tienen lugar y que culminan una vez que la señorita Wonders y el joven Michael se toman la mano, acabando con una hazaña de peliagudo entramado. Porque atención: derribar a trompadas, uno a uno, a los integrantes del historial amoroso de la pareja ansiada no es tarea menor.

Entonces, cuando Cera le atesta el knock out definitivo a su último oponente, la tonada más entusiasta de todas las ejecutadas resuena, coincidiendo con el ofrecimiento de matrimonio que una pareja estelariza espontáneamente en escena. Congratulations!!!, se lee tras los músicos, quienes luego de recordar su primera visita al país, en 2013, y su frustrado regreso durante la pandemia, se despiden repartiendo besos a un público que se lleva a casa la última imagen que se proyecta: una galaxia pixelada y rotatoria, entre rosa y azul. La vista más lejana que un dron cósmico tendría de nuestro hogar, ese minúsculo punto brillante donde hemos inventado realidades alternas en las cuales transformarse en superhéroe es válido mientras dure el veinte, todo gracias a las antiguamente llamadas maquinitas. ♪

Programa
Scott Pilgrim theme / Another winter / Lucas Lee / Todd Ingram / Japanese restaurant / Japanese garden / Roxy Richter / Giant robot / Katayanagi twins / Negascott / Gideon pt. 1 / Gideon pt. 2 / Good ending / From night / Sunset / Air on line / On my own / Pop it / Everyday every night / My skateboard will go on / Frug / Undertale / Meow / Black sheep / Sub boss / Bosozoku / Miku / Endless fantasy.

Anamanaguchi en Instagram: @anamanaguchi_official

 

 

No hay comentarios: