Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 29 de julio de 2022

Human Tetris y las estorbosas etiquetas

Foto: Antonio Torres / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

29 de julio, 2022 / Función única / 2:28 h de duración /
Promotor: Alejandro de la Cuesta.

David Cortés
Una de las tendencias sonoras más socorridas en el rock en la última década ha sido el post-punk, corriente cuyo intenso revival ha generado polémica, pues para muchos lo perpetrado desde esa trinchera en la actualidad está más cercano a la new wave ochentera.

La controversia nace de un libro del escritor Simon Reynolds quien en Post punk. Romper todo y empezar de nuevo, habla de grupos que en su momento de mayor éxito se encontraban alineados a otras tendencias como el techno pop (Soft Cell, The Human League), el dark (Bauhaus, The Cure), la música industrial (Throbbing Gristle, Cabaret Voltaire) e incluso el ska (The Selecter, The Specials).

A éstos los junta con colectivos sí afiliados al post-punk como This Heat, Tuxedomoon, PiL o Gang of Four, pero en 17 años —la versión en inglés del texto data de 2005— se ha generado una mixtificación y hoy a cualquier banda cuyo sonido se asemeje a alguna de las mencionadas en ese libro, se le cuelga la etiqueta de post-punk. Incluso The Space Ocean, trío de Guadalajara encargado de abrir la sesión de hoy, se presenta como una agrupación de dicho género.

Ha sido en Rusia donde se ha vivido la explosión más fuerte de este renacimiento con bandas como Motorama y Molchat Doma. De ese país proviene Human Tetris, quienes toman su nombre de una serie de concursos de televisión japonesa en donde el participante debe esquivar paredes móviles con suajes geométricos; en caso de fallar, será arrojado a una piscina y eliminado.

Originalmente un cuarteto fundado en 2008, el grupo ha tenido numerosos cambios en su interior e incluso en algún momento anunciaron su disolución para regresar nuevamente. Hoy llega al Lunario en versión recortada: apenas un dueto formado por Arvid Kriger (guitarra, voz) y Tonia Minaeva (bajo y secuencias). Los oriundos de Moscú, que paradójicamente recurren al inglés para comunicarse, han creado una considerable fanaticada en Latinoamérica y por ello han decidido asentarse definitivamente en nuestro país.

Kriger y Minaeva son poco expresivos, a veces esbozan una sonrisa y él hace la voz de líder al presentar las canciones y comentar su alegría por estar de vuelta en México en donde llevan a cabo un pequeño tour —su última visita fue en 2017 cuando tocaron en el Indie Rocks—, pero allí donde les hacen falta las palabras, les sobra música y no pierden el tiempo para ofrecer canciones en donde las referencias a New Order, The Cure y Joy Division son constantes. Sí, los venden como post punk, pero definitivamente suenan más a new wave.

Minaeva dispara la secuencia inicial y Kriger marca las líneas de la guitarra, siempre cristalinas, de contagiosas melodías y que han dejado asentadas en un par de álbumes. Memorabilia, recopilación de sencillos aparecido en el 2018 es el más reciente.

El guitarrista comenta que tocarán todo Memorabilia y pide a sus fans “no se sientan frustrados por la selección porque serán los primeros en escuchar esas canciones en directo”. Pulsa su instrumento y al cantar su voz se escucha grave, con un poco de reverb que le da más cuerpo y un tono frío, cual si fuera un cubo de hielo que conforme transcurre la composición se derrite para convertirse en fresca brisa y rítmicos embates ante los cuales es difícil sustraerse.

Kriger señaló días antes del show que si bien no les disgusta la etiqueta de post-punk, prefieren llamarlo música pop “aunque algunas canciones suenan a post-punk y a otros estilos también […] sólo estamos haciendo música y eso es todo, por lo general es una combinación de estilos”.

Una vez interpretado “Long flight”, las denominaciones resultan inútiles, porque el personal, una grey mitad hombres mitad mujeres de vestimenta cercana a lo gótico, comienza a bailar y la noche se irá veloz porque la dupla hace una selección de canciones tan atinada que la intensidad no decae.

Se extraña la batería, tal vez porque ésta es un instrumento emblemático del rock, pero ahora los formatos reducidos agradan a los promotores porque resultan más económicos, las secuencias suplen decorosamente las ausencias y los fans regularmente no protestan, máxime si los faltantes no tienen un rol protagónico.

Por ello, cuando llega el momento del cierre, no juegan con el falso adiós. Sólo él dice que serán dos últimos temas y cuando el sonido se apaga, la música de fondo entra de inmediato para confirmar el final. Desafortunadamente dejan fuera de programa su versión a “Here comes the rain again”, de Eurythmics, tema popular en su repertorio, pero nadie la reclama ni se siente incómodo por su ausencia. ♪

Programa
Long flight / A company / Another day / Horizon / Silhouette / The hardest feeling / I follow you / Melancholy / Trier / Ugly night / Things I don’t need / Day and night / Ruins / Pictures / Bravery / Warm memory / Fade / Reminder.

Human Tetris en Facebook: https://www.facebook.com/humantetrismoscow

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios: