Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 7 de junio de 2022

Silvio Rodríguez y un septeto de ensueño

Foto: Lulú Urdapilleta / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

 La espera terminó / 6 y 7 de junio, 2022 / Dos funciones /
2:20 hrs. de duración / Promotor: Umbrella Productions S.A. de C. V.

Fernando Figueroa
Esta noche Silvio Rodríguez le dedica su canto a muchas personas, sobre todo a las miles que llenan las butacas, pero también a quienes últimamente han perdido seres queridos, como él mismo, porque en diciembre pasado murió su colega, paisano y amigo Vicente Feliú. También destina una canción a “Héctor Miguel, de quien supe que venía a mis conciertos y que murió en circunstancias dolorosas”. Casi al despedirse, hace el ofrecimiento de “El necio” que será noticia instantánea en redes sociales y medios de comunicación.

La dedicatoria de “El necio” está acompañada de importantes palabras previas: “Esto es algo que se merece toda la gente consecuente, no es sólo para grandes hombres. También es para gente aparentemente insignificante, como mujeres extraordinarias que se sacrifican por los hijos. Una vez se la dediqué a Fidel, hoy se la dedico a Andrés Manuel”. Y el clímax de la letra: “Será que la necedad parió conmigo / la necedad de lo que hoy resulta necio, / la necedad de asumir al enemigo, / la necedad de vivir sin tener precio”. El alboroto que provoca es grande con vivas a México y Cuba.

De esa isla caribeña no sólo es el cantante sino también el poderoso grupo que lo acompaña con arreglos frescos a canciones añejas, himnos y alguna novedad como “Danzón para la espera”, que Rodríguez compuso durante la pandemia. En las biografías de esos siete magníficos es una constante el paso por algún conservatorio o escuela de arte, además de roce con estrellas de todo tipo.

Sin duda, el compositor de “La maza” es el guía, pero quien cuida lo compacto del sonido en el septeto es el pianista Jorge Aragón, que brilla durante todo el espectáculo, en particular cuando hay sonidos de jazz y son. Sin embargo, los aplausos más fuertes para esta área los recibe Niurka González, porque los dulces trinos que surgen de su flauta transversal son un bálsamo para tiempos difíciles.

Pegaditos, Rachid López (guitarra) y Maykel Elizarde (tres) hacen sólida mancuerna desde que estuvieron juntos en Trovarroco y otras agrupaciones. Jorge Reyes completa la sección de cuerdas con un contrabajo que sabe lo que es acompañar a leyendas como Chucho Valdés y Arturo Sandoval. Con discreción, Emilio Vega tira complejas líneas en el vibráfono y raramente en las tumbadoras, mientras que Oliver Valdés es más protagónico en la batería, aunque un sutil reclamo de Silvio Rodríguez parece dirigido hacia él antes de detener el flujo de “Quién fuera” y decir: “Vamos a empezarla otra vez”.

A los 75 años, Silvio, como lo llaman sus seguidores, ya no tiene la voz tan aguda como hace algunos ayeres, pero su timbre conserva la capacidad de encandilar en los pasajes amorosos y cimbrar cuando se filtran versos con mensaje ideológico. Ya se sabe que también es un buen guitarrista que pone alta la vara instrumental.

Para el homenaje a Feliú invita a una “sobrina” del cantautor fallecido. Con ella hace dueto en “Créeme” y luego Malva se sienta frente al teclado cuando él canta “No es fácil”. Los escuchas más aguerridos saben que la jovencita se apellida Rodríguez González y es hija tanto de Silvio como de Niurka, además de una estudiante destacada de piano en La Habana. Ambas canciones son de Feliú, a quien el de la boina define como “un buen amigo durante 60 años, se dice fácil”, con quien realizó labores de alfabetización y muchos años después “vino aquello de nuestra generación que fue llamada de la Nueva Trova y todo eso. Él fue uno de los fundadores conmigo, con Pablo [Milanés], con Noel [Nicola]”.

En otro pasaje, con buen humor, explica que en Cuba suele preguntarse “¿cómo anda la cosa?” para abordar temas políticos en las charlas cotidianas. “Me enteré que un peluquero de La Habana vieja había puesto un letrero en su local que decía: prohibido hablar de la cosa”. Tales palabras provocan risas y sirven de preámbulo para “Viene la cosa”.

También hay espacio para musicalizar versos de Rubén Martínez Villena, “un poeta cubano muy joven que murió organizando una huelga”, y más adelante afirmar que “en todas partes hay machismo y abuso contra las mujeres” antes de entonar “Yo te quiero libre”.

Un encore de cuatro canciones, que incluye “Pequeña serenata diurna” y “Ojalá”, es la mejor manera de apaciguar a quienes hacen peticiones desde todos los puntos del recinto y rubricar un reencuentro luego ocho largos años de espera. ♪

Programa
La pupila insomne – El anhelo inútil / Casiopea / América / Viene la cosa / Escaramujo / Sueño con serpientes / Te amaré / Oleo de mujer con sombrero / La maza / El unicornio azul / Créeme (dueto con Malva Rodríguez) / No es fácil (con Malva Rodríguez en el piano) / Yo te quiero libre / Días y flores / En el claro de la luna / Danzón para la espera / Quién fuera / Eva / La era está pariendo un corazón / El necio / Jugábamos a Dios / Pequeña serenata diurna / De la ausencia y de ti / Ojalá.

Silvio Rodríguez en internet: www.zurrondelaprendiz.com/

 

No hay comentarios: