Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 4 de junio de 2022

Ricardo Caballero, la balada de mis recuerdos

Foto: Óscar Fuentes / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.
 

 20 años juntos / 3, 4 de junio, 2022 / Dos funciones /
2:45 h de duración / Promotor:
Ideas, Eventos y Marketing, S.A. de C.V.

Myriam Ríos
Llego al recinto y detrás de mí viene una mujer entrada en años, guapa, elegante, vestida de negro con brillos y bolsa del mismo color. Imposible no rememorar las noches en que mis padres salían muy arreglados. Mi mamá, impecable, tanto que de su permanente de salón unos cuantos rizos caían y parecían adheridos a su frente. Pronto a ella se le une quien parece ser su marido y una pareja de amigos. Así lo hacían mis padres, y mi mente volaba, imaginando cómo sería El Capri.

Nunca entré al famoso bar, ni siquiera al Hotel Regis, donde se encontraba, en el Centro de la Ciudad de México, porque el sismo de 1985 lo destruyó. Pero hoy me siento en el Capri de mi imaginación, con luces tenues que destellan sobre la vestimenta femenina. Y tanta elegancia lo amerita, porque esta noche se presenta Ricardo Caballero, celebrando dos décadas de carrera artística.

Naturalmente, es estos lustros ha probado la hiel y la miel: momentos hubo en que pensó abandonar la profesión que amó desde niño. Y en otros, ha recibido grandes satisfacciones porque sigue siendo independiente. Promociona sus producciones en su página de internet, pero sabe de aplausos y reconocimientos, como los cosechados en el reality Latin American Idol (2007).

Pertenece a la tercera generación de artistas en su familia. El abuelo fue un comediante llamado Mario Caballero que con su patiño Jesús Chato Maza conformó a Los Kíkaros, que se presentaban en carpas y teatros de revista. Su padre fue el showman Raúl Caballero, de quien, algunos dicen, Ricardo heredó la voz.

Su confianza en el escenario es contundente desde que aparece cantando “Obsesión” (de Pedro Flores, 1935), acompañado por un ensamble compuesto por metales (trompeta, saxofón y trombón), teclado, batería, guitarra y bajo.

Con el público entona legendarias canciones a las que imprime un estilo personal casi festivo, así se escucha “Piel canela” (de Bobby Capó, 1952) y composiciones de Álvaro Carrillo. En la audiencia la música detona la nostalgia de un México que ya se fue. Mas la sensación alcanza a quienes no conocieron ese país, pues muchos han asistido acompañados por sus hijos y hasta sus nietos.

La primera parte del espectáculo está dedicada al romanticismo y abundan temas de Manuel Alejandro, Franco de Vita, Roberto Carlos, Manuel Mijares ―de éste imita su forma de bailar y el público lo celebra con aplausos.

Caballero dialoga con la gente, hace bromas. pide aplausos para las mujeres y también para los hombres. Lleva los temas de las canciones al plano de la ironía, en una risa que a veces enmascara dolor, pero que acompañada con la música se vuelve disfrutable.

El hoy festejado no se refiere a sí mismo como cantautor porque, afirma, son pocas sus composiciones e interpreta más las canciones de otros, en particular desde que participa en A ritmo de bohemia, un programa en internet dedicado al bolero que conduce con Rosy Arango, Rodrigo Cuevas y su compadre y padrino musical Carlos Cuevas.

Esta noche lo acompaña Aranza, con quien interpreta “Yo que no vivo sin ti”, que en México fue famosa con Angélica María y posteriormente con Luis Miguel. Enseguida ella canta “Dime”, de Armando Manzanero, de quien también, ya juntos, hacen una memorable versión de “No”, que muchos recordamos con Carlos Lico.

Con todo esto, el público podría darse por satisfecho, pero hoy la celebración es por veinte años de carrera y siguen las sorpresas. En la oscuridad, entre las mesas, se escucha una voz conocida entonando: “Quiero que brindemos por ella…” y sube al escenario el Rey del Bolero Carlos Cuevas. El veracruzano cuenta que desde que conoció a Ricardo Caballero supo que éste tenía todo para convertirse en una gran estrella.

Los boleros se suceden y las copas también. La entusiasta audiencia reconoce a los cantantes y alguien les obsequia una botella de tequila. Se rescata un poco ese ambiente de los espectáculos nocturnos y bohemios que marcaron una época.

Luego de boleros y baladas, nadie quiere que se termine la cita. Y aunque han pasado dos horas y pocas gargantas resisten un ritmo tan intenso, la de Caballero agarra un segundo aire, y sus piernas también, porque en la recta final canta temas famosos en voz de Emmanuel y los baila como si apenas comenzara la noche. Además, nos regala una de Napoleón: “Nada te llevarás cuando te marches…” Para la despedida reaparecen Aranza y Carlos Cuevas, con quienes todos entonamos “Agárrense de las manos”, de José Luis Rodríguez.

Ricardo Caballero se tiene que ir, pero promete que incluirá canciones que el público le pide cuando regrese al Lunario, posiblemente en agosto de este año.

Faltan 15 minutos para la medianoche y no puedo sino caminar sobre Paseo de Reforma para observar el México de hoy, pero con mis sentidos refrescados por la voz viva y memoriosa de Ricardo Caballero. ♪

Programa
Obsesión / Piel canela / Cancionero / Popurrí de Franco de Vita / Popurrí de Mijares / Cama y mesa / Hasta la camisa / Popurrí de Juan Gabriel / Popurrí de Leo Dan / Pecado mortal / No soy el aire / Un hombre normal / Eso nomás / Sueños compartidos / Con Aranza:
Yo que no vivo sin ti – Dime - No / Con Carlos Cuevas: Por ella – Boleros - El triste - El milagro de tus ojos / Popurrí de Emmanuel / Agárrense de las manos / Popurrí de Juan Gabriel.

Ricardo Caballero en internet: https://ricardocaballero.mx

En Instagram: @RicardoCaballeroOfi

En Facebook: https://www.facebook.com/RicardoCaballeroOficial/

 

No hay comentarios: