Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 24 de junio de 2022

Estela Núñez y lo que hay en el corazón de muchos

Foto: Enrique Calderón / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.
  

Cabaret Lunario presenta / 24 de junio, 2022 / Función única /
1:45 h de duración / Promotor:
Producción Arte y Cultura S.A. de C.V.

Myriam Ríos
¿De qué tamaño es la devoción a Estela Núñez para que, con toda paciencia, a las afueras del Lunario la gente formada espere a que el cartel electrónico muestre su anuncio y aproveche esos segundos para tomarse una foto con la imagen de ella al fondo? A muchos les sonará absurda la pregunta, pero descifrar la relación entre la cantante y su público es entender dónde está puesto el corazón musical de varias generaciones.

Ya dentro del recinto, se percibe la expectación por ver de regreso a quien hace cuatro años se había retirado de los escenarios. La mayoría del público rebasa los 50 años, pero también hay jóvenes acompañando a sus padres o abuelos, o que bien asisten solos. Mi vecina de mesa tiene 33 años y no cabe de la emoción por ver a su artista favorita.

Son las diez y media de la noche. Cinco músicos ―batería, piano, guitarra, bajo y teclados― y dos coristas toman sus lugares. César Baltadano, cantante mexicano, amadrinado por Estela Núñez, abre el concierto con un puñado de temas de los años 60 y 70. La gente lo recibe con cordialidad, pero los aplausos denotan impaciencia. La cantante se da a desear. Suena, por fin, la introducción con algunos de sus éxitos. Los arreglos y el ánimo remiten al ambiente en los festivales OTI de la canción, años atrás.

Por fin, Estela Núñez aparece. Alegre, jovial, portando con gusto casi seis décadas de carrera e interpretando un popurrí con temas de Juan Gabriel. Es inevitable recordar que a esta cantante jalisciense la buscó el futuro Divo de Juárez para pedirle que interpretara sus canciones. Suena “Nuestro amor es lo más bello del mundo”.

Hace una pausa para agradecer al público su asistencia. Saluda a la productora Carla Estrada, a la cantante Crystal y otros amigos presentes. Agradecida, sin poses, natural, cuenta chistes. Juguetona, hace menciones a los años que han pasado, a su cuidadoso andar en el escenario para evitar un tropiezo.

Canciones de amor y desamor se suceden: “Triste adiós”, “La paloma”, “Ódiame”, “Por amores como tú”. Cada espectador tiene su repertorio de favoritos y las solicitudes no cesan. A ratos, Estela vuelve a poner pausa para agradecer: un admirador le ha enviado una orquídea; Crystal le manda una copa, también reconoce a alguien del público que llegó desde Los Ángeles, California, y que antes del concierto la abordó para contarle que compró ocho boletos porque al no conocer el recinto, ignoraba cuál era el mejor lugar.

Hay solicitudes. Una joven no deja de gritar “¡Bravo!” “¡Gracias! y suplica “Ruega por mí”. Se escuchan otros títulos de canciones. “Ustedes pidan”, profiere Núñez, “al fin yo canto lo que quiero”, y ríe. Son muchos los temas que en tantos años de carrera se han convertido en himnos. Su primer éxito, el cover de una canción italiana titulada “Una lágrima”, lo grabó en 1969; del otro lado del disco de 45 revoluciones por minuto sonaba “Soy loca por ti”.

Comenzó su carrera artística en Monterrey, en un programa de televisión conducido por Kippy Casado. El productor Homero González la vio y la llevó al programa juvenil Muévanse todos. Se le abrieron las puertas en la discográfica RCA Victor, donde obtendría seis Discos de Oro por ventas.

Ya casi al final de este reencuentro con sus seguidores suena “Una lágrima” que sigue siendo una de las más esperadas. El cierre es con “Vivir sin ti”, con la que ganó el Festival OTI de la canción en 1979 y recuerda con ironía: “Unos dijeron que no gané”. Pero con su interpretación de hoy nos queda claro que sí lo hizo.

¿De qué tamaño es la devoción a Estela Núñez? Es imposible explorar ―uno a uno― el sentir de quienes la admiran, pero resulta claro que el timbre dulce, transparente y melodioso de la cantante, así como su actitud sencilla y familiar siguen dando fuerza, candor y calor al corazón de muchos. No importa que en los medios su presencia esté lejos de ser mayúscula, su voz y versos ya son parte de nuestra memoria musical. ♪

Programa
Popurrí de Juan Gabriel / Lágrimas y lluvia / Maldito sea tu amor / La paloma / Solamente una vez / Te acuerdas / Después de mucho amar / Déjate amar / Ódiame / Con las manos vacías / Por amores como tú / Nunca más podré olvidarte / No me arrepiento / Te regalo yo mis ojos / Una lágrima / Vivir sin ti.

Estela Nuñez en Twitter: @Estelitanunez

No hay comentarios: