Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 7 de mayo de 2022

Marisela: La Dama de Hierro está herida pero no sola


Foto: Óscar Fuentes / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.
 

Celebrando a mamá. Grandes éxitos / 7 de mayo, 2022 / Función única /
1:55 h de duración / Promotor: Producción Arte y Cultura, S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano Flores
“Mi madre se fue hace dos años… pero yo sé que ella me está cuidando ahorita, ¿me ayudan a que me escuche?”

Marisela se derrumba al final de la frase y se recarga en el hombro del guitarrista que está a su derecha. Recompuesta, señala al cielo y comienza: “Hola corazón, / quiero que me digas / ¿cuántos latidos más / quedan en mi vida?”. La letra es de Marisela, que comenzó a escribirla en 2019, cuando su madre Adelaida estuvo gravemente enferma. Su ilusión era grabarla para que la escuchara, pero la muerte fue implacable y rápida.

“No alcancé a cantársela pero ahora se las canto a ustedes. Gracias por haberme ayudado”. La música de “Hola corazón” tiene rasgos del filin cubano y además Marisela agrega un tono de súplica que genera silencio en la sala.

Esa no es la única dedicatoria para “Gina”, como siempre llamó a su mamá. Faltan tres días para el festejo del 10 de mayo y tal cercanía alimenta la emotividad de este segmento en el que Marisela se acompaña de dos guitarras, un bajo, una batería y un acordeón. “Esto les va a sonar a banda, es de mi último disco y lo quise así porque estoy en un momento de mi carrera en que puedo hacer lo que yo quiera”.

Y lo que quiere es que su madre se sienta orgullosa de escuchar en su voz las canciones que más le gustaban: “Tragos de amargo licor”, “Mejor me voy” y “Volver, volver”.

Aunque circunstancial, hay una coincidencia que no pasa desapercibida: es la primera vez que se presenta sola en el Auditorio Nacional y lo hace para festejar 30 años de carrera. “No cabe duda que mi Gina me cuida desde allá arriba”, insiste.

Marisela nació en Los Ángeles, California, y comenzó su carrera a los seis años con temas rancheros que le enseñó su padre. Puesto que el inglés es su primer idioma, en aquel tiempo simplemente memorizaba las letras en español y las interpretaba sin entenderlas.

Su padre fue también su representante durante muchos años y se mantuvo muy cerca de ella, hasta que murió en 2019. Al año siguiente falleció su mamá, la mujer que le inculcó el amor por la música.

Hallar la salida de ese bache emocional resultó complicado, pero la respuesta fue obvia: la música. “Esto que les canto ahora es diferente no sólo porque escuchan un acordeón y suena a banda, también porque son las canciones que mi madre siempre me pedía”.

Marisela colma el show con la sabiduría que ha acumulado a lo largo de su vida. Sin temor, suelta declaraciones que atinan al centro de la diana: las mujeres festejan y los hombres aceptan con una sonrisa. Por ejemplo, justo a la mitad de “Mi problema” interrumpe la letra para sentenciar: “A los novios hay que decirles las cosas despacito, si no, les entra por aquí y les sale por acá”.

La frase para enlazar los versos de “Enamorada y herida” es la más aplaudida: “¿Quiénes aquí están enamoradas? ¿Y quiénes están decepcionadas? No, por favor, nunca se arrepientan… aunque yo a veces he quedado así: ‘enamorada y herida / sufriré por ti / enamorada y herida. / Y ya nunca amaré´”.

“Les voy a cantar ―dice con un aplomo que advierte lo contundente de este mensaje en particular― la primera canción que me compuso Marco Antonio Solís”. Se escucha entonces un grito masivo que revela que todos aquí saben los detalles de esa relación en la que hubo éxito profesional y romance de pareja. “Marco es un hombre del que sólo puedo decir cosas buenas”, remata.

Conoció a Solís a los 14 años y le cambió la vida: compuso y produjo las canciones de Sin él, álbum que definió su estilo de balada romántica pero también el tono de mujer que sabe lo que quiere. “El hombre que es mío una vez, / es mío para siempre”, sentencia en otra de sus dosis de verdad absoluta y que sirve para introducir “Sola con mi soledad”.

Pero la frase con la que cierra “A cambio de qué” demuestra la libertad que siente: “Quiero que se acuerden de algo rico, no de las cosas feas, sólo lo rico que es el amor”.

Porque lo de Marisela no es estoicismo sino gozo. Aunque la mayoría de las protagonistas de sus canciones son mujeres en situación de desventaja amorosa, su actitud es que a pesar de ello son capaces de sobreponerse y ser felices. O como dice ella misma: “Por eso ahora me llaman La Dama de Hierro, pero también soy una mujer libre”.

Así se le ha conocido desde los años ochenta, cuando se publicó ese tema. Era entonces un slogan pero ahora es la mejor definición para esta mujer que ha superado la muerte de sus padres y no sólo es de hierro, sino que se siente libre de hacer lo que quiere en esta su primera vez sola en el Auditorio Nacional.

Pero no sola con su soledad (como dice su canción), sino con su público que baila la versión que hace del “Noa Noa”, planeado como el final festivo del concierto. Pero le piden que vuelva porque no ha cantado “La pareja ideal”.

“I love you”, dice en inglés cuando regresa para el solicitado encore. “Te amamos”, le responden muchos para reafirmar que efectivamente Marisela puede estar “herida” por las tragedias de la vida, pero nunca estará sola. ♪

Programa
Y ahora te vas / Sin él / Sola con mi soledad / Dios bendiga nuestro amor / Completamente tuya / Mi problema / Enamorada y herida / A cambio de qué / El chico aquel / Si quieres verme llorar / Hola corazón / Vete con ella / No puedo olvidarlo / Si no te hubieras ido / Tragos de amargo licor / Mejor me voy / Mejor me voy / Volver, volver / Hazme tuya / Tu Dama de Hierro / Ya no / Y voy a ser feliz / El Noa Noa / La pareja ideal.

Marisela en Instagram: @mariselaofficial

 

No hay comentarios: