Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 22 de mayo de 2022

Los Tigres del Norte, la voz del pueblo

La reunión / 20, 21, 22 de mayo, 2022 / 3:56 h de duración /
3 funciones /
Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

José Homero
Los Tigres del Norte no necesitan introducción ni tampoco teloneros. Su trayectoria, que se encuentra en la sexta década, es su carta de presentación, y su repertorio basta para enardecer a su público, sin importar que las canciones sean inauditas o recientemente difundidas.

A las 19.03 horas se apagan las luces. La audiencia ruge. En las pantallas se emite un video a manera de bienvenida; cada uno de los Tigres saluda y anuncia que están por salir. Enseguida se proyectan videoclips de los tres primeros sencillos del nuevo disco: “Me falta un pecado” ―estrenado en esta gira, el primero con voz de Luis Hernández―, “La carta” y “La rutina”.

Sin más preámbulos, al tiempo que se descorre el telón, en medio de un escenario iluminado por despliegues geométricos de matices verdes, el grupo aparece avanzando hacia el proscenio mientras Jorge Hernández entona “Soy el jefe de jefes, señores” y se dirige a la multitud con el brazo derecho levantado y saluda quitándose el sombrero.

Esta noche de domingo concluye la serie de conciertos en el Auditorio Nacional. Sencillo pero significativo, el nombre de la gira y del álbum, La reunión, connota el reencuentro con sus seguidores, entre ellos y con sus familias, como ilustra el videoclip del tema que da título al disco, proyectado durante el programa. Aunque innombrado, y acaso supersticiosamente innombrable, el coronavirus permanece latente en el recinto. No importa que los asistentes ya no conserven el cubrebocas ni que la “sana distancia” se haya convertido en eufórica cercanía con las parejas tomando los pasillos y bailando entre la platea.

El ánimo melancólico impulsa el disco, elaborado durante la pandemia, donde los sentimientos de soledad, aislamiento y desesperación ante un mal altamente infeccioso contagian las composiciones, además de la pieza homónima. El propio homenaje a Vicente Fernández remite a esta experiencia. Jorge Hernández señala que se habían reunido con el Charro de Huentitán “antes de la pandemia”, y que le “hicimos en vida una canción a su ídolo, ‘Un consentido de Dios’”. Tras esta alocución son presentados los músicos y bailarines que abren el momento patrio con el quinteto fuera de escena ―único descanso en las casi cuatro horas ininterrumpidas del espectáculo―: el Mariachi Águila de México y el ballet folclórico Esta es mi tierra de Sandra Avendaño y Ariel Rodríguez, ambas compañías, para pasmo de todos, de Colombia.

Convertidos en charros, sin dejar ni los acentos del acordeón, ni los redobles ni los taconazos, Los Tigres entonan “De qué manera te olvido”, “Por tu maldito amor”, “Hermoso cariño”, “Mujeres divinas” y el corrido celebratorio de Fernández. Jorge, incluso, se da el lujo del falsete tremolante que le dice a los reguetoneros que para cantar una ranchera no se necesita auto-tune.

El programa, en cuatro fases, recorre etapas diferentes. De inicio tocan varios de sus éxitos más representativos: “Mi buena suerte”, “La reina del sur”, “La mesa del rincón”, “Si ni parientes somos”, “Contrabando y traición”, entre otras, y concluye con “El rengo del gallo giro”, cuyo clima de palenque permite la transición al segundo momento: el paréntesis homenaje, con sus aires campiranos. Continúa una tercera secuencia durante la cual el grupo norteño acomete los éxitos que cruzaron fronteras, no sólo políticas sino sociales. Retumban los acordes de “La puerta negra”, “Golpes en el corazón”, y Eduardo Hernández pide al público alumbrar la sala con la luz de su celular. En el anfiteatro a oscuras, iluminado únicamente por las luciérnagas tecnológicas, Eduardo remata su ejecución desplegando el fuelle del acordeón con el brazo izquierdo en alto como si fuera el plumaje de una extraña ave canora exhibiendo sus galas.

Pasadas las diez de la noche, los papelitos con peticiones llegan al proscenio, Eduardo mira hacia los palcos, observa los carteles escritos en cartulinas, todos paran el oído para escuchar las solicitudes. Si las complacencias radiofónicas ―anécdota de “Señor locutor”― son ya nostálgicas, aquí están Los Tigres para complacer a sus escuchas, faltaba más. Por ello, se dan el lujo de brindar “Las mañanitas” a Osvaldo, a quien desean “feliz cumpleaños”. Y ya encarrilados emprenden un auténtico tour de forcé con los corridos que forjaron la cultura del narco: “Pacas de a kilo”, “Carrera contra la muerte”, “El gato Félix”.

Al inicio del documental que registra la visita de Los Tigres a la prisión de Folsom, en California, conmemorando el cincuentenario de la histórica actuación de Johnny Cash, uno de los reos sentencia: “Ellos son como la voz que cuenta las historias a todo el mundo, las historias del pueblo”. Y si en sus inicios dieron voz a los marginados y marginales, inmigrantes y delincuentes, paulatinamente se consagraron como voceros, no sólo de los olvidados, sino del mismo pueblo. Hoy, incluso, se han convertido en los auténticos embajadores del sentimiento mexicano ante Estados Unidos.

El programa oficial concluye con “América”. Tras el falso cierre ―que no cierre en falso―, el espectáculo tendrá cerca de cuarenta minutos extras donde el público pide sus favoritas. Conscientes de que son Los Tigres, ya no del Norte sino de América, concluyen ―ahora sí― con “Somos más americanos”, refrendando que para mensajes contundentes nadie mejor que los rugidos, sobre todo si los emite con su voz potente y de orador de plaza Jorge Hernández:

“Yo soy la sangre del indio, soy latino, soy mestizo.
Somos de todos colores y de todos los oficios.
Y si contamos los siglos aunque le duela al vecino,

somos más americanos que todititos los gringos.” ♪

Programa
Jefe de jefes / Mi buena suerte / No pude enamorarme más / La reina del Sur / La mesa del rincón / Quiero volar contigo / Ni parientes somos / La reunión / Contrabando y traición / La manzanita / Libro de recuerdos / La tumba falsa / Señor locutor / Me regalo contigo / El niño y la boda / Cuestión olvidada / El rengo del gallo giro / El son de la negra (Mariachi Águila de México) / La ley del monte / De qué manera te olvido / Por tu maldito amor / Hermoso cariño / Un consentido de Dios / Mujeres divinas / La puerta negra / Golpes en el corazón / La jaula de oro / La rutina / Pedro y Pablo / Prisión de amor / La banda del carro rojo / En qué fallé / Directo al corazón / La camioneta gris / José Pérez León / Mi fantasía / Rosita de Olivo / Los dos plebes / Pacas de a kilo / Carrera contra la muerte / El avión de la muerte / El gato Félix / Tan bonita / Mi fantasía / América / El maestro / En dónde estabas / Qué tal si eres tú / Camisa mojada / Sangre caliente / El tahúr / Somos más americanos.

 

No hay comentarios: