Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 11 de mayo de 2022

Il Divo: Sanación


Foto: Edgar Rubio / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

11 de mayo, 2022 / Función única / 1:55 horas de duración /
Promotor: Ocesa Promotora S.A de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Alto, blanco y barbado. Los atributos del barítono Steven LaBrie parecen los de un personaje de profecía prehispánica. Pisa el escenario mexicano por primera vez mientras suena “Come what may” (Te amaré). Aparece a mitad de la canción y se abre paso entre Urs Bühler, Sébastien Izambard y David Miller.

Avanza con los brazos abiertos y el vaticinio se completa: recibe un tributo de aplausos y gritos pero también un peculiar “¡Con ese divo sí me caso!”. Hace una reverencia y luego alza los brazos para pedir que lo dejen hablar. “Yo soy un orgulloso mexicano”, dice. La frase provoca primero asombro (“¡habló en español!”, “¡es mexicano!”) y luego júbilo (“¡Te queremos Steven, te queremos!”).

LaBrie sonríe con la satisfacción de quien ha vuelto a su tierra como profeta. Apenas un día antes había aprovechado la ocasión para hacer turismo en Coyoacán, donde se compró un helado con chamoy que presumió a sus 26 mil seguidores de Instagram. Porque este divo no es inalcanzable sino bastante terrenal.

“Mi familia es de México y siempre soñé con cantar para un público mexicano”, declara Steve en español, pero con una pronunciación que delata su vida y formación en Estados Unidos: nació en Dallas y estudió en Nueva York, donde actualmente es el director vocal de la prestigiosa escuela Juilliard.

Su vida parecía resuelta (docente exitoso y cantante premiado con el Top Prize en 2016, y la beca George London Music Foundation al año siguiente) hasta que en los primeros días de 2022 recibió la llamada de Sébastien Izambard: “¿Puedes hacer una audición para Il Divo?”.

LaBrie dudó por la tragedia alrededor de esta propuesta ya que se trataba de sustituir a Carlos Marín, que murió en diciembre de 2021 a causa del coronavirus.

Fue difícil que dijera “sí” pero ya que está aquí, aprovecha para contar a sus “paisanos” cómo lo convencieron: “Primero me habló Urs y me explicó que Carlos era como un hermano y que no buscaban otro igual, sino un colega y amigo que completara al grupo… Y este Auditorio Nacional me lo confirma”.

Para cerrar el episodio en memoria de Carlos, Steve dedica “Hero” a los médicos que se convirtieron en un pelotón de esperanza durante la pandemia. “Aunque hemos perdido amigos y familiares por el Covid, también se salvaron muchas vidas. Por eso nos gusta dedicar esta canción a todos los médicos, enfermeras y profesionales de la industria de la medicina… ¡Ellos son nuestros héroes!”.

Il Divo se fundó en 2004 con tres tenores (David (inglés), Urs (alemán) y Sébastian (francés) y un barítono (Carlos, quien era español). El grupo apareció en el momento justo: el fenómeno de Los tres tenores estaba en su etapa final y el gusto por mezclar ópera con música pop era cada vez más fuerte y menos criticado.

El cuarteto transitó de manera tersa durante 15 años hasta que la pandemia los detuvo. En diciembre de 2021 retomaron los conciertos con una gira que empezó en Inglaterra, en donde Carlos Marín se contagió de Covid. El golpe emocional fue duro para Il Divo, pero pronto descubrieron la inspiración detrás de la tragedia.

Llegan a México, pues, luego de tres meses de luto y con una razón que a Sébastian le toca explicar. El cantante francés toma aire: “En un principio, cuando Carlos nos dejó, estábamos perdidos, no sabíamos qué hacer, si seguir con los conciertos o detenernos…”. Hace una pausa porque le cuesta trabajo seguir. “Pero luego recibimos un montón de mensajes de los fans que nos decía ‘por favor, chicos, que no sea el final’. Por eso decidimos volver, porque Carlos se lo merece”. “Hasta mi final” con los cuatro cantantes tomados de la mano sella una promesa que es para Marín y para quienes les pidieron seguir.

Con un cuarto de siglo de experiencia, Il Divo muestra entendimiento y complicidad con la orquesta de cámara que lo acompaña: dos violonchelos, seis violines, dos flautas (una transversa y la otra dulce) y un trompeta.  En “I will always love you” incluso permiten que el aplauso sea para los músicos, mientras ellos salen del escenario.

Regresan dos veces para complacer la petición de “otra”. En la última de ellas, David parece misterioso: tiene las manos escondidas por detrás y camina con pasos laterales, es evidente que algo esconde.

La elección de “Time to say goodbye” apunta hacia dos dedicatorias. Por un lado es una despedida de Carlos Marín y por otro un “hasta luego, mi querido México”, según grita Steven. Al mismo tiempo, David desvela el misterio: abre los brazos y extiende lo que escondía, una bandera de México que ondea y provoca un inevitable “¡Viva México!”.

En un arranque de sinceridad, David se despide con una frase que revela que no todo se trata de honrar a su integrante fallecido, también ellos obtienen algo a cambio: “Hoy hemos sanado un poco con este concierto”. ♪

Programa
Overture / I’ll be there / Come what may / Nella fantasia / Hasta mi final / Adagio / Hero / Smile / For once in my life / My girl / Ain’t no mountain high enough / Regresa a mí / I will always love you / Hallellujah / My heart will go on / Somewhere / Time to say goodbye.

Il Divo en Instagram: @ildivo

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios: