Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 5 de mayo de 2022

Diego El Cigala: Bolero y ranchera con bravura

 Homenaje a México / 5 de mayo, 2022 /
2:15 h de duración / Promotor: Here Comes The Sun, S.A. de C.V.

Alejandro González Castillo
“Si te contara mi sufrimiento. / Si tú supieras la pena tan grande que llevo yo adentro”. La noche arranca con una confesión que atiende aquel decir popular que asevera “guardarse las cosas hace daño”. Por eso desde el escenario se canta con una mano en el pecho y la voz desgarrada, sin ocultar ni un gramo del dolor que provoca “vivir soñando con que tú regreses y arrepentida”.

Diego El Cigala interpreta con aplomo y bravura, apoyándose en la precisión de tarolas y congas, seguro de que el contrabajo es un asidero rítmico ronco y fiable; pero más allá de esto, contento de que a su derecha Jaime Calabuch se encargue de reproducir los acordes que hace prácticamente veinte años Bebo Valdés dibujó para el álbum que catapultaría al nacido en Madrid a las estrellas: Lágrimas negras. Así que el cantante abraza a su colega mientras el Mariachi Gama Mil toma el escenario, señal de que está por comenzar formalmente el homenaje preparado para hoy.

Ya con los mariachis tocando, el talento autoral de Federico Méndez, Roberto Cantoral, Armando Manzanero y Juan Gabriel reluce desde otro matiz, el otorgado por un cantaor de inflexiones tan impredecibles como el ritmo de los corazones de latón que a espaldas de trompetas y violines palpitan, apenas interrumpidos por el chubasco azul que paren nubes grises una vez que “La gata bajo la lluvia” (único tema de este bloque firmado por un español) comienza a maullar herida. Tras escena, Miguel Peña y Juan Carlos Allende aguardan con ansia, afinando sus guitarras.

Tras mojar índice y medio en la bebida de la que ocasionalmente sorbe, para luego llevarse los dedos a la frente y refrescarse, Diego anuncia a los dos que van acercándosele como “unos genios que no necesitarían presentación: Los Macorinos”. El recién nacido trío se descose entonces acompañado por los personajes de la lotería que en las pantallas del foro desfilan. Y ahí anda “La llorona”, compartiendo espacio con la luna y la sirena, mientras se cita a aquel que soberbio advierte “te vas porque yo quiero que te vayas”, justo cuando el borracho y el catrín sacan el pecho.

“¡Ay!”, exclama quedo el de la barba cuando encuentra espacio para quedarse a solas con Calabuch y confesar el cariño que le bulle dentro, una y otra vez, cada ocasión con mayor hondura que la previa (“Te quiero, te quiero”) y luego dibuja apasionadamente en el aire curvas que se hallan y formas que entallan (“Cóncavo y convexo”). Se alista de este modo el ambiente para el arribo del Trío de Chucho Navarro Jr., recibido con abrazos para que así se relate la “Historia de un amor”, tejida entre requintos que no dejan traste sin visitar.

La Sonora Santanera toma su turno a continuación, y lo hace impregnando el aire de aroma a gardenias. El español se resiste a levantarse del asiento que ha ocupado desde que comenzó el concierto, aunque algunos en los pasillos ya bailan mejilla con mejilla. Como ha sucedido con los boleristas y el mariachi, la voz de la noche interpreta los clásicos santaneros sin extraviar su personalidad propia. Aflamencada, ésta se refiere a quien no consigue sosiego en otras bocas; al tiempo, su dueño entrecierra los ojos, chocando y frotando palmas con deleite, paladeando el ritmo. “Ésta es una institución”, dijo de la agrupación tropical apenas aquella hizo acto de presencia; “aquí, en México, y adonde sea que vaya”.

Resta enfundarse el traje de charro para interpretar unas cuantas trazadas en el cancionero popular mexicano con tinta dorada. Un reto del que El Cigala sale bien librado porque el público se pone de pie para ovacionar su interpretación de “La nave del olvido” y, minutos después, no pierde la oportunidad de acompañarle para emitir ese “quejido que el viento se lleva por donde quiera”. El madrileño se quita el sombrero al despedirse, subrayando que “México es bien chido”, tal como sentenció a modo respuesta cuando por ahí le gritaron “¡Te amo!” Finalmente, observando a la audiencia abandonar el recinto sin dejar de cantar “El rey”, no queda más que aceptarlo: sí, México es bien chido. Diego tiene toda la razón. ♪

Programa
Si te contara / Amar y vivir / Dios así lo quiso / Lágrimas negras / Con Mariachi Gama Mil: De qué manera te olvido / Soy lo prohibido / Somos novios / La gata bajo la lluvia / Se me olvidó otra vez / Con Los Macorinos: La media vuelta / La llorona / Te quiero, te quiero / Con Jaime Calabuch: Cóncavo y convexo / Se nos rompió el amor / Con el Trío de Chucho Navarro Jr.: Si tú me dices ven / Historia de un amor / Con La Sonora Santanera: Perfidia / Dos gardenias / Inolvidable / Veinte años / Corazón loco / Con Mariachi Gama Mil: Vámonos / Adoro / La nave del olvido / Volver, volver / El rey / Como quien pierde una estrella.

Diego El Cigala en Instagram: @elcigalaoficial

 

No hay comentarios: