Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 31 de marzo de 2022

Reik: De la balada al reguetón hay 20 años

Foto: Carlos Alvar / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

En cambio / 31 de marzo, 2022 / Función única /
2:10 horas de duración / Promotor: Westwood Entertainment, S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Son tres plataformas. Una para Jesús Navarro (iluminada por una barra de luz azul), otra para Julio Ramírez Eguía (con la barra en rosa) y la tercera para Bibi Marín (en amarillo). Más que una manera de diferenciarlos, los colores son un guiño a su personalidad y a la manera en la que, a lo largo de 20 años, han equilibrado sus talentos y egos: “Julio es el arriesgado, Bibi es el que nos controla y yo… yo soy el que se emociona con cada disco”, dice Jesús, el vocalista, al presentar esta nueva etapa a la que han llamado En cambio.

El título representa el ideal que persigue Reik esta noche: mostrar su evolución. De modo que “Qué vida la mía”, con la que llegaron a la Ciudad de México desde su natal Mexicali en 2002, abre el concierto en señal de nostalgia por el ritmo pegajoso de su primera época. “En esos años nos decían que íbamos a conquistar toda Latinoamérica”, dice Bibi al presentar “Niña”, con la que cierran esa etapa melosa y empiezan a recordar baladas más sofisticadas escritas a comienzos de la década pasada.

La imagen más recurrente de sus inicios es la de tres jóvenes con guitarra en mano. Eso, en cierto modo, permanece; Jesús con la guitarra acústica y Bibi con la eléctrica son parte fundamental del sonido al que apenas se agrega un baterista en el estrado de la izquierda y un tecladista y un bajista en la derecha.

Julio, el vocalista, es a quien más se le nota el paso de las transformaciones, no sólo por su atuendo (una especie de túnica) sino por la capacidad para adaptar su voz al pop y al reguetón. Porque el verdadero salto en su estilo sucede con “Peligro”, cambio que se evidencia también en las butacas: lo que era un coro al vaivén de los versos románticos se convierte en un frenético salto colectivo en el que se exige al máximo a las caderas. Es el reguetón de Reik.

Lo ecléctico de sus éxitos ―hay pop, balada y urbano― es una decisión meditada que les ha permitido madurar: cierto, ya no son los chavitos que llegaron del Norte para vivir amontonados en un departamento del que apenas podían pagar la renta, ahora son ídolos seguidos por intérpretes arropados en redes sociales y realities.

Reik entiende que es momento de compartir la fama acumulada y tutorear a la nueva generación que quiere escalar al éxito. Para ello, se sientan en la plataforma central y llaman a Karla Martz, joven de 16 años que comenzó su carrera frente al árbol de Navidad de su casa. Ese momento, como dictan los nuevos tiempos, quedó grabado en un celular, de ahí pasó a una red social y luego, por arte de Reik, al Auditorio Nacional.

“Nada se pierde intentando”, escribe Karla en un TikTok que graba en el camerino y al que le agrega efectos de varita mágica para resaltar lo maravilloso de su salto: exactamente hace un año participó en un reto lanzado por Reik que consistió en hacer un cover y conseguir “me gusta”. Al presentarla para cantar “Lo intenté todo”, Julio no escatima elogios: “Nos llevamos la mejor sorpresa del mundo, una chica con una voz tan hermosa que queremos compartir con ustedes: Nuestra nueva amiga, Karla Martz”. Mientras ella canta, Jesús aplaude, Bibi la mira y no deja de sonreír y Julio se convierte en su corista. Se notan orgullosos de la carrera que están impulsando. Karla responde al gesto con una frase que suelta con la sinceridad propia de sus 16 años: “Solo puedo decir que voy a estar agradecida siempre por haberme permitido vivir esto con ustedes”. La edad es una coincidencia que da pie para una de esas historias que se repiten: los de Reik tenían también esa edad cuando se juntaron para hacer pop acústico.

Además de ella, Reik le presta su popularidad a Pol Granch, joven actor español con una incipiente carrera musical, que cumple el encargo de abrir el concierto y quedarse para interpretar con el trío “Un año”. “Este país es maravilloso. Dios mío, es la primera vez que vengo y estoy emocionado. Gracias a Reik por esta oportunidad”, dice Granch, agobiado por la ovación que recibe. Su biografía está escrita en YouTube, donde lo avalan 26 millones de reproducciones de su video “Tiroteo”.

La más tradicional de las alumnas de Reik, quizá, es Arantza, cuya trayectoria arrancó en el concurso La voz México, donde “tropezó” con Jesús. “Estoy volando, es muy difícil describir con palabras lo que siento, pero puedo decirles que es una experiencia fuera de este mundo y este recuerdo se quedará conmigo para siempre”.

La diversidad de los cantantes impulsados es reflejo de otro de sus ideales: “No copiamos, construimos nuestro estilo”, dice Julio. En la frase está la respuesta al secreto de su longevidad: sus primeras piezas las hicieron con el pop británico de fondo (Robbie Williams es su mayor placer auditivo) y ahora, sin soltar sus guitarras, colaboran con los intérpretes urbanos de última generación (Ozuna, Wisin). Para entender este cambio basta armar el rompecabezas de este concierto en el que su primera canción fue una balada pop y la última, un reguetón duro. Así es Reik. ♪

Programa
Qué vida la mía / Voy a olvidarte / Qué gano olvidándote / Tu mirada / Niña / Peligro / Me duele amarte / Noviembre sin ti / Fui / Inolvidable / Los tragos / Creo en ti / Vuelve / Con la falta que me haces / Lo intenté todo (con Karla Martz) / Loquita / Poco / Si me dices que sí / Un año (con Pol Granch) / Perfecta / Sabes (con Arantza) / Yo quisiera / Ya me enteré / Ráptame / Aleluya / Indeciso / Amigos con derechos / Me niego.

Reik en Twitter: @ReikMX

No hay comentarios: