Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 25 de marzo de 2022

La Oreja de Van Gogh y sus querencias

Foto: Toni Francois / Fondo Histórico del Auditorio Nacional.

 25 de marzo, 2022 / Función única / 1:51 h de duración /
Promotor: Erreeele Producciones S.A. de C.V.

David Cortés
Afuera se vive una agradable noche de primavera, pero aquí, en el interior del Auditorio Nacional, cuando las luces se apagan y comienzan a titilar los reflectores del escenario, se escuchan los presagios de una tormenta: truenos, ventisca, aunque la lluvia no llega.

En vez de eso aparecen el tecladista Xavi San Martín, Haritz Garde quien se coloca audífonos y se posiciona detrás de la batería y Álvaro Fuentes y Pablo Benegas con su bajo y guitarra, respectivamente. Comienzan a tocar de inmediato y las notas resultantes son como una lata de keroseno que aviva el fogoso recibimiento de la audiencia que arrecia cuando sale Leire Martínez y es arropada por una tonada suave, de tintes folk y coros resonantes.

Un minuto más tarde la gente comienza a levantarse y así habrá de permanecer durante todo el concierto —incluso en los pasajes lentos—, sin dar muestras de cansancio. Al contrario, canción tras canción la energía se redobla y aún más cuando celebran la frase más oída de la noche, un “Gracias, México” proferido continuamente por la cantante quien, siendo la frontwoman, externa los sentimientos de la agrupación.

No es para menos. Hay conjuntos que logran establecer una empatía mayúscula con ciertos lugares y para La Oreja de Van Gogh (LOVG) México, y en particular el Auditorio Nacional, es uno de ellos. Es entendible, justamente hoy se cumplen diez años, un mes y tres días de la primera presentación de los vascos en el coso de Reforma y desde entonces lo han hecho diez veces —más una al lado de Reik—, incluyendo esta noche, lo cual lleva a Leire a afirmar: “Es un lugar mágico, por lo bien que suena, pero sobre todo por lo que ahí se genera entre el público… Es un lugar mágico donde solemos disfrutar de noches de música en vivo maravillosa”.

Sí, los cinco se saben en casa, pero se les advierte más entregados porque su fecha más reciente fue en 2015 y ella lo refrenda cuando en medio de un breve solo de batería da la bienvenida a todos con un “¡Viva México, buenas noches!”

LOVG se formó en 1996 en el País Vasco, en San Sebastián; al año siguiente ganó el VI Concurso Pop-Rock de la ciudad y eso marcó el comienzo de una trayectoria siempore en ascenso. Cuenta con ocho álbumes de estudio y hoy presenta el más reciente, Un susurro en la tormenta, cuyo primer sencillo, “Detrás de una mirada”, acumula 11 millones de visitas en un portal de videos y 14 millones de reproducciones en un popular sitio de música. Las cifras lo confirman: LOVG es la banda española con más ventas en el siglo XXI.

La ruta seguida por el quinteto desde sus principios ha sido un pop rock con lírica amable, pero no es infrecuente encontrar en sus composiciones apuntes más profundos. En un momento, la vocalista confiesa que no suelen contar las historias detrás de sus temas, pero ─señala sin dramatismo─ hace una excepción: “Somos españoles, del País Vasco, y allí durante muchos años hubo una banda terrorista que se llamaba ETA, que mató a demasiada gente. Es por eso que para aprender de esos errores sentimos la responsabilidad, para con nuestros hijos, de hacerles libres, sobre todo para que nunca más vuelva a ocurrir algo así”. Y ofrecen entonces “Sirenas”.

Los cuatro instrumentistas de LOVG llevan más de cinco lustros tocando juntos. Su sonido tiene su base en el pop, pero la guitarra de Benegas la mayor parte de las veces cristalina posee un poderoso ataque asentado en el rock y sus solos son la flama que enciende la mecha del cañón. En la sección rítmica, Fuentes y Garde son sólidos, mientras los teclados de San Martín despliegan tonos barrocos. Por eso, Diego Manrique, columnista de El País, les hizo el siguiente elogio: “Si alguien se toma el trabajo de estudiar la estructura del cancionero de la Oreja, le espera el gran descubrimiento de que estas canciones no han sido diseñadas con tiralíneas. Hay capricho, puede que hasta experimentación, en la construcción de sus temas, igual que en el tratamiento instrumental”.

Hay toques de country y coqueteos con lo acústico en “Deseos de cosas imposibles”, poderosos beats electrónicos en “La niña que llora en tus fiestas”; Liere canta a capella (y en vasco) “Loa loa” y la une con “Jueves”, apenas apoyada por el piano eléctrico, pretexto idóneo para hacer del lugar un bosque de luciérnagas.

El último trecho del concierto, luego de la consabida falsa despedida —“No sé por qué los grupos hacemos eso, si nadie nos cree”, señala ella—, empieza con los sonidos monumentales y cargados de rock progresivo del teclado e incluso aquí ella toca el sintetizador y se enlaza con las campanas de “20 de enero” donde ella despliega una manta con la leyenda: “México, te quiero, te adoro y te vuelvo a querer”, luego de lo cual viene el cierre definitivo, una vez disipada la tormenta, con “Cometas por el cielo”. ♪

Programa
Como un par de girasoles / Verano / El último vals / Durante una mirada / Muñeca de trapo / Sirenas / Rosas / ¿Lo ves? / Diciembre / Deseos de cosas imposibles / Doblar y comprender / La playa / Puedes contar conmigo / La niña que llora en tus fiestas / Loa loa-Jueves / El primer día del resto de mi vida / Abrázame / 20 de enero / Cometas por el cielo.

LOVG en Facebook: https://www.facebook.com/Laorejadevangogh.Oficial

En Instagram: @laorejadevangogh

 

No hay comentarios: