Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 26 de marzo de 2022

Don Carlos: La aventura francesa de Verdi

En vivo desde el Met de Nueva York / 26 de marzo, 2022 /
Función única / 4:55 hrs. de duración /
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
Giuseppe Verdi, el genio de la ópera italiana, compuso una obra magistral en francés, Don Carlos, que hoy se presenta en el Met de Nueva York con una nueva producción de David McVicar y un elenco de ensueño. Que la función dure cinco horas es lo de menos, Verdi bien vale no una misa sino un auto de fe porque la historia se desarrolla en tiempos de la España inquisitorial.

Cuando Verdi ya había escrito la mayoría de sus obras, se dio el gusto de crear otra bajo las estrictas reglas que imponía el Teatro Imperial de la Ópera (hoy Ópera de París), en el que se estrenó Don Carlos en 1867: cantada en francés, en cinco actos, sin partes habladas, monumental y con un ballet en el tercer acto, tal como lo comentó el crítico Gerardo Kleinburg en la charla previa celebrada en el Lunario.

Luego de óperas célebres de corte histórico y de asuntos íntimos en su haber, Verdi quiso fusionar ambas temáticas. Para conseguirlo, se basó en el poema dramático de Friedrich von Schiller Don Carlos, infante de España. El libreto fue escrito por Camille du Locle y François Joseph Méry.

Se cuenta la historia del príncipe Don Carlos (Matthew Polenzani, tenor), quien se enamora de Élisabeth Valois (Sonya Yoncheva, soprano), hija del monarca de Francia. Sin embargo, el rey Felipe II (Eric Owens, bajo-barítono) desplaza en el terreno sentimental a su hijo y se casa con la joven, desatando una serie de intrigas palaciegas y familiares.

Rodrigo (Etienne Dupuis, barítono) es el principal consejero de Felipe II, pero también el mejor amigo de Don Carlos. Al príncipe le sugiere que encabece una rebelión en Flandes y de esa manera enfrente a su padre. La reina y madrastra tiene la convicción de que su matrimonio sirve para conservar la paz entre Francia y España, pero cuando se siente demasiado presionada por Don Carlos le dice que resuelva el asunto asesinando al rey, algo que no sucede.

La princesa de Eboli (Jamie Barton, mezzosoprano) está enamorada de Don Carlos, pero al sentirse despreciada se venga diciéndole al rey que su esposa lo engaña con su hijo, algo que no es del todo cierto porque se trata de un amor platónico. Don Carlos es apresado, aunque escapa y se refugia en el monasterio de San Yuste; más tarde, ahí mismo se lleva a cabo el auto de fe con la presencia de Felipe II y el Inquisidor (John Relyea, bajo-barítono), quienes quieren eliminar a varios herejes y al príncipe. Mágicamente, uno de los frailes encapuchados resulta ser el difunto Carlos V, quien salva a su nieto de la muerte.

Aunque influido por el estilo majestuoso de Wagner, Giuseppe Verdi imprime a Don Carlos el sello musical que lo había convertido en un ídolo tanto en Italia como en otras partes del mundo. Su reconocida claridad melódica lubrica una continuidad dramática que es eficaz por sí misma, mientras que las arias en solitario, dúos y cuartetos crean los emotivos picos que nunca olvida el espectador.

La orquesta del Met, bajo la batuta de Patrick Furrer que sustituye a Yannick Nézet-Séguin, más el coro dirigido por Donald Palumbo, arropan con sutileza a los cantantes en los pasajes serenos y con magnificencia cuando el drama se intensifica. Las cámaras parecen enamoradas de la belleza de Sonya Yoncheva y de la recia personalidad de Jamie Barton con el parche en un ojo, al mismo tiempo que sus poderosas voces se oyen en el Auditorio Nacional con una calidad de sonido única. Etienne Dupuis le gana el duelo actoral a Matthew Polenzani, aunque vocalmente ambos lucen plenos en sus respectivas tesituras. Un John Relyea sobreactuado impresiona con su voz, de aún mayor potencia que la de Eric Owens.

La escenografía de Charles Edwards y la iluminación de Adam Silverman son un trabajo complementario porque, a pesar de que los personajes se mueven generalmente en ambientes lúgubres, pueden ser observados con nitidez tanto en el Lincoln Center como en las pantallas de cines y teatros; un enorme Cristo que desde las alturas preside algunas escenas, está inspirado en el estilo plástico de Alberto Giacometti. En el vestuario de Brigitte Reiffenstuel predominan la suntuosidad y los tonos oscuros, aunque el Inquisidor utiliza el rojo de los cardenales que en este caso remite a la sangre derramada por motivos religiosos.

Durante los intermedios, en entrevistas grabadas, el productor David McVicar comenta que no es lo mismo Don Carlo en italiano que Don Carlos en francés porque Verdi la concibió en el idioma de Victor Hugo y así debe montarse; Yannick Nézet-Séguin, director musical del Met, asegura que el engranaje de las palabras con las notas y melodías se altera con una traducción del texto.

En vivo, los cantantes coinciden al mencionar el placer que les proporciona cantar esta ópera en francés, mientras que Matthew Polenzani y Etienne Dupuis destacan que son tan amigos en la vida real como sus personajes y eso les facilita enormemente la labor.

Una vez transcurridas las cinco horas de la versión original de Don Carlos, los fans de Verdi quisieran un encore, pero eso no es posible y tendrán que esperar al próximo 5 de noviembre para ver La traviata en Nueva York o en pantalla gigante de alta definición. ♪

Programa
Don Carlos
. Ópera de Giuseppe Verdi con libreto de Camille du Locle y François Joseph Méry. Estreno mundial: Teatro Imperial de la Ópera (hoy Ópera de París), 11 de marzo de1867.

Producción: David McVicar. Dirección musical: Patrick Furrer. Escenografía: Charles Edwards. Vestuario: Brigitte Reiffenstuel. Iluminación: Adam Silverman.

Intérpretes: Matthew Polenzani (Don Carlos), Sonya Yoncheva (Élisabeth Valois), Jamie Barton (Eboli), Etienne Dupuis (Rodrigo), Eric Owens (Felipe II), John Relyea (Inquisidor).

Don Carlos en internet: www.metopera.org/season/2021-22-season/don-carlos/

 

No hay comentarios: