Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 23 de febrero de 2022

Sebastián Yatra: El mejor show en la vida

Dharma / 23 de febrero, 2012 / Función única /
1:55 horas de duración / Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Todo Dharma comienza con una pregunta. La de Buda era conocer el origen del sufrimiento. La de la serie televisiva Lost era saber si se podía manipular el tiempo para crear una mejor raza humana. Por disparatada que parezca la comparación, Sebastián Yatra también tiene su Dharma originado por una duda: “¿Cómo hago para dar a mis fans el mejor concierto de su vida?”

La pregunta se escucha mientras en el escenario aparece un octágono enorme. Al centro de esa figura se mira la silueta de alguien cubierto con una capucha y que parece estar en un momento crucial: la noche en la que tendrá que resolver su pregunta. ¿Será capaz de complacer a sus fans? Las luces se encienden, el reguetón suena y cuatro bailarines ─dos hombres y dos mujeres─ perrean. No hay tiempo para que Yatra medite la pregunta, es momento de responderla.

“Dharma” (cuyo significado más general es “conocimiento y acción”) es la palabra que eligió para su tercer disco, el primero en el que se involucró en todo el proceso: escritura, música, interpretación, colaboraciones y producción del espectáculo en vivo. “Tenía en la cabeza hasta las coreografías”, cuenta.

Su nombre de registro civil es Sebastián Obando. Es colombiano pero su gusto por la cultura hindú lo llevó a adoptar Yatra para su apellido y Mantra para título del disco con el que debutó en 2018.

A la distancia resulta una decisión congruente: después de Mantra (concepto relacionado con la meditación), lanzó Fantasía y ahora Dharma; como si su discografía fuera un trayecto del pensamiento a la acción. Por eso la duda: ¿estos cuatro años de carrera me han servido para dar el mejor espectáculo de mi vida y la de mis fans?

“Melancólicos anónimos” le da una pista porque todos la saben de memoria a pesar de que tiene una semana de haberse estrenado. El octágono gigante ayuda a crear atmósferas que cambian en cada tema. Con ayuda de luces y pantallas, se convierte primero en un cielo paradisíaco para “Modo avión” y luego en un infierno para “Tacones lejanos” y “Sutra”. A los costados de la estructura hay dos plataformas para los músicos: del lado derecho baterista y guitarrista; en el izquierdo, el bajista y, cuando llega el momento, el tecladista.

En el budismo, la figura geométrica de ocho lados corresponde al sendero hacia la liberación y se representa como una rueda de ocho ejes. La de Yatra se asemeja, sin embargo, más bien al logo que se ve en la serie Lost, en donde se menciona un proyecto científico llamado “Iniciativa Dharma”. Con esta fusión entre lo sacro y lo popular, el colombiano reafirma su condición de iconoclasta: es, por ejemplo, el más romántico de los reguetoneros y sus letras tienden incluso más al pop. El momento más rudo es con “Traicionera” y “Por perro” en el que se genera un ambiente callejero pero inofensivo.

El cuadro se completa con una colaboración con Elena Rose, a quien conoció durante la pandemia y se convirtió en “una musa junto al muelle”. Cuenta que la primera vez que se vieron, platicaron durante horas y al día siguiente compusieron “Quererte bonito”. “Éramos mi guitarra, ella y yo, en el muelle, junto al agua. Comenzamos hablando y allí compusimos este tema absolutamente hermoso”, explica.

Romántico, reguetonero, baladista pop. Y no es todo. Falta Disney. Porque esos a los que quiere dar el mejor show de su vida son, en su mayoría, adolescentes y jóvenes a quienes les encantó Encanto. La película de animación ubicada en Colombia (con algunos guiños a Cien años de soledad, la obra maestra de Gabriel García Márquez) tiene entre sus canciones una interpretada por Sebastián Yatra: “Dos oruguitas”.

El octágono sirve también como “kiss cam” (cámara de besos), una costumbre en estadios en los que las pantallas gigantes proyectan a parejas entre el público. Aquí resulta un éxito porque son muchos los que, al ser enfocados, se besan, abrazan o por lo menos gritan que aman a Yatra.

Después de “Pareja del año”, la figura geométrica se apaga. Los fans lucen exhaustos. Sudan, cantan, ríen y bailan mientras salen hacia el Metro, el Metrobús, el taxi. Para ellos no hay duda: hoy Yatra alcanzó su Dharma, hoy tuvieron el mejor show de su vida.

 

Programa
Melancólicos anónimos / Modo avión / Tacones rojos / Sutra / Por perro / Traicionera / Cómo mirarte / Adiós / Devuélveme el corazón / A dónde van / Amor pasajero / Dharma / Vuelve / Ya no tiene novio / Regresé / Si me la haces / Runaway / Dos oruguitas / No hay nadie más / Las dudas / Robarte un beso / Chica ideal / Pareja del año.

Sebastián Yatra en twitter: @SebastianYatra

 

No hay comentarios: