Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 10 de marzo de 2022

Los Ángeles Azules: 40 años cumbiando

9 de febrero, 10 de marzo, 2022 / 2:13 h de duración /
Dos funciones / Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

David Cortés 
Aunque Los Ángeles Azules se formaron en la segunda mitad de los setenta en el Barrio de San Lucas, grabaron su primer álbum, Ritmo… alegría… sabor! (vol. 1), en 1982. Esa es la razón por la que los 16 músicos que ahora se posan sobre el escenario del Auditorio Nacional están celebrando 40 años de hacer cumbia de Iztapalapa al mundo, como lo señalan repetidamente en el eslogan que a estas alturas ya está inscrito en la memoria popular.

Hoy, ese grito es coreado continuamente por una audiencia que apenas escucha los primeros acordes de “Entrega de amor” se da a la tarea de reconfigurar gradualmente la fisonomía del lugar, desapareciendo los pasillos de acceso para convertirlos en súbitas pistas de baile. No importa si el espacio es minúsculo, resulta provechoso para varias parejas que muestran su habilidad moviéndose entre las butacas al compás de temas conocidos y otros menos publicitados de la agrupación.

¿Habrá alguien capaz de resistir el embate de las pegajosas melodías creadas por el acordeonista Jorge Mejía Avante, quien mira trabajosamente por encima de sus gafas al momento de pulsar su instrumento? Imposible, son canciones tan dinámicas que incluso quienes pretextan tener dos pies izquierdos son incapaces de contener ese movimiento que comienza en la punta de sus dedos, se transmite a toda su pierna y los lleva a seguir el paso de “La cumbia coqueta” o “Mi niña mujer”. Se trata de composiciones, ha dicho el líder del combo, cuya inspiración “le llegó como una luz del cielo que le dicta letra y música”.

Cuando Sandra Echeverría, la primera invitada, sale a cantar “El listón de tu pelo”, pensada, dice Jorge, “justo para el preciso momento en que los muchachos se están conociendo, cuando se enamoran”, uno le da la razón. Es también el momento en que el telón de fondo cae y aparece una orquesta sinfónica acompañada de un coro que le otorga un tono catedralicio, épico dirían los millenials, a la andanada de éxitos.

Los Ángeles Azules han transitado los caminos de la cumbia y ha sido en este género donde han forjado sus principales logros, pero en su trabajo también se encuentran ecos de chicha peruana, toques bien diseminados de pop y un poco de psicodelia advertible en esas ráfagas de sintetizador que en franco diálogo con los metales le dan a “La cumbia de la tostadita” esa sensación de estar viajando al espacio.

Sin embargo, esos pasajes están colocados en medio de los hits para relajar aún más al personal que hoy se ha dado cita en el foro de Reforma y hace eco de Elías, El Doc, quien con su bajo al hombro dice estar “un poco nervioso… me está costando mucho, como si fuera la primera vez” y remata con “¡Viva la vida, la familia!, ¡ya basta de tanto sufrir!”

Entonces vuelve a sonar la música. Los cuerpos se agitan, se comunican sensualmente y se dan tiempo para entonar y seguir una a una las interpretaciones de los hijos favoritos de Iztapalapa. Hace ocho años, el mismo Doc contaba a Bitácora del Auditorio Nacional: “Jamás soñamos llegar a esto. Sólo queríamos sacar para comer. Nunca pensé en hacerme de un estilo ni conocer a mucha gente importante. No imaginé lo que se venía”. Tampoco planeó, como no lo hizo ninguno de sus hermanos, que el disco Cómo te voy a olvidar (2013), en donde se hicieron acompañar por Lila Downs, Carla Morrison, Celso Piña y Ximena Sariñana, entre otros, derribaría las últimas fronteras que ya había hecho trizas anteriormente su música, porque si una cualidad distintiva tiene el sonido de Los Ángeles Azules es que no hay lugar ni clase social en el país que no se haya rendido ante ellos, lo cual se refrendó tres años después con el álbum  De plaza en plaza.

El encore es de antología. Comienzan con “Otra noche”, su más reciente sencillo al lado de Nicki Nicole que en su versión directa y sin el rapeo de la argentina suena más caliente. Prosiguen con “Mis sentimientos”, a la cual la sinfónica y el coro le aportan un tono majestuoso, seguida de “Nunca es suficiente”, de Natalia Lafourcade y a la cual le construyeron un hermoso arreglo al grado de hacerla suya. Cierran con un impetuoso Jay de la Cueva, que improvisa en su guitarra “Las mañanitas” en honor de los 40 años de sus “ángeles favoritos”, para después acometer las notas de “17 años” y rematar tan merecida celebración.

Programa
Entrega de amor / Cumbia pa’gozar / Y la hice llorar / Mi único amor / La cumbia picosa / A la cumbiamba / La cumbia coqueta / La cumbia de la tostadita / Con orquesta sinfónica: (con Sandra Echeverría) El listón de tu pelo / Juventud / Mi niña mujer / 20 rosas / Me haces falta tú / La cumbia del acordeón / (con Leonardo de Lozanne) Entrega de amor / La cumbia del infinito / Ay amor / Las maravillas de la vida / (con Gil Cerezo) Cómo te voy a olvidar / (con Gil Cerezo) Cómo te voy a olvidar (reprise) / La cumbia de la cadenita / Amor a primera vista / Otra noche / Mis sentimientos / Nunca es suficiente / (con Jay de la Cueva) 17 años.

No hay comentarios: