Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 22 de enero de 2022

Cenicienta: Massenet para toda la familia

En vivo desde el Met de Nueva York / 22 de enero, 2022 /
Función única / 1:40 hrs. de duración /
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

 

Fernando Figueroa

Antes de que inicie la función en el Met de Nueva York, la cámara se pasea por las butacas de ese recinto y muestra que hay más niños que de costumbre. Eso se debe a que Cendrillon, de Jules Massenet, ha sido editada y traducida al inglés (Cinderella) para atraer a un público familiar. La presencia de infantes, siempre conmovedora, resalta la diversidad humana que se congrega en la Gran Manzana.

En abril de 2018 el Met transmitió la versión íntegra de Cendrillon, con Joyce DiDonato en el papel de Lucette, que ahora en Cinderella está a cargo de la mezzo-soprano estadounidense Isabel Leonard (con los subtítulos en español hablamos de Cenicienta). Stephanie Blythe repite como Madrastra, aportando su poderosa voz y encantadora vis cómica que la caracterizan.

Tanto en 2018 como ahora, la producción es del parisino Laurent Pelly, con escenografía de Barbara de Limburg, quien ubica las acciones dentro de grandes paredes en las que se reproducen páginas del cuento escrito por Charles Perrault. El sello principal de este montaje es la estilizada carroza que utiliza Cenicienta para ir a la gala real, tirada por dóciles caballos de dos patas.

Laurent Pelly se encargó también del vestuario, en el que contrasta la sencilla ropa de la protagonista cuando ejecuta labores domésticas —con el mandil como símbolo de acatamiento— y los elegantes o estrafalarios trajes que usan tanto la Madrastra como las medias hermanas y todos aquellos que asisten al palacio.

Cenicienta no está invitada a la fiesta en la que el Príncipe Encantador (Emily D’Angelo) elegirá pareja, pero de pronto aparece el Hada Madrina y mediante un conjuro hace posible que la joven humilde se presente muy elegante en esa reunión, sin que nadie —ni su propio padre (Laurent Naouri, barítono)— pueda reconocerla.

Por supuesto que la belleza y simpatía de Lucette causan furor en la velada, atributos que de inmediato conquistan al Príncipe. Cenicienta huye a medianoche antes de que finalice el encantamiento, pero debido a las prisas pierde una zapatilla de cristal, que más tarde servirá para que la reconozcan como futura reina.

La embriagadora música de hadas de Massenet es ejecutada con sutileza por la orquesta del Met, bajo la batuta de Emmanuel Villaume. Excepto la sección de viento, el director y los instrumentistas utilizan cubrebocas, imagen representativa de los tiempos que corren.

En el duelo de voces entre Cenicienta y el Príncipe quienes ganan son los oyentes. Emily D’Angelo, con su look de cabello muy corto, destaca actoralmente como el heredero al trono, papel que Massenet escribió juguetonamente para mezzo-soprano.

Jessica Pratt (soprano) parece detener el tiempo en sus breves y espectaculares intervenciones como Hada Madrina, sobre todo cuando luce su coloratura de fantasía. Este personaje le confiere a la ópera un tono de ensoñación que se disemina a todo lo que en ella sucede.

La tarea de escribir una versión corta en inglés se debe a la afamada libretista Kelley Rourke, quien posee un talento especial para empatar con naturalidad textos nuevos y música de antaño. En el caso de Cinderella, se da el lujo de incrustar unas cuantas palabras y giros en francés que suelen utilizarse en todo el mundo. El trabajo coreográfico de Laura Scozzi y la iluminación de Duane Schuler son el remate perfecto de una producción que funciona como reloj fino, tanto en la versión original de más de tres horas como en esta de cien minutos.

Al finalizar la función, las ovaciones son generosas para todo el elenco, en especial para la mezzo-soprano Stephanie Blythe. Ya tras bambalinas, Isabel Leonard comenta que la presencia de niños en la sala genera una energía especial. Una niña le pregunta cómo es posible que conserve la voz luego de esforzarse tanto en el escenario; responde que el entrenamiento constante le ayuda mucho, pero en ocasiones ha tenido que cantar un poco enferma y eso ha sido complicado. Otro pequeño le pregunta a Emily D’Angelo si le parece “chévere” su trabajo; responde que sí porque también es su vocación y ama la música por sobre todas las cosas.

En la charla previa, llevada a cabo en el Lunario, el crítico Gerardo Kleinburg comentó que Massenet fue “un orfebre de la prosodia y la melodía en francés”, y que una traducción del texto de Cendrillon a otro idioma puede ser un acto arriesgado, pero no altera la esencia del mensaje musical, además de que aproxima la obra de arte a un público más amplio. También señaló que en esta ocasión los asistentes al Auditorio Nacional no verían una transmisión en vivo desde el Met, como es tradicional, sino una proyección diferida de la función que se llevó a cabo en Nueva York el primer día de 2022.

Programa 
Cenicienta. Ópera de Jules Massenet con libreto original de Henri Caïn. Estreno mundial en París, el 24 de mayo de 1899 en el Teatro Nacional de la Opéra-Comique.

Producción y vestuario: Laurent Pelly. Dirección musical: Emmanuel Villaume. Escenografía: Barbara de Limburg. Iluminación: Duane Schuler. Coreografía: Laura Scozzi. Adaptación del texto al inglés: Kelley Rourke.

Intérpretes: Lucette (Isabel Leonard). Príncipe Encantador (Emily D’Angelo). Hada Madrina (Jessica Pratt). Madrastra (Stephanie Blythe). Pandolfe (Laurent Naouri).

Cenicienta en internet: https://www.metopera.org/season/2021-22-season/cinderella/

 

No hay comentarios: