Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 28 de diciembre de 2021

Camilo: De los reguetoneros, el más millonario

Mis manos Tour / 28 y 29 de diciembre, 2021 / Dos funciones / 
1:35 hrs. de duración / Promotor: Westwood Entertainment S.A. de C.V.


Alejandro González Castillo
Parecía que el reguetón había dado todo de sí, que poco tenía por ofrecer una vez que se colgó las joyas más caras al tiempo que se enfundó las ropas de los aparadores mejor iluminados. El ritmo se paseó en autos lujosos y se hospedó en hoteles de varios diamantes para vivir noches de desenfreno impresas en canciones que casi nadie se quedó sin bailar. Así fue hasta que llegó un tipo bigotón, con los brazos flacos y sin ganas de atender lo que la moda ordena, acompañado de canciones que, vaya atrevimiento, hablan de enamorarse limpiamente.

Sí, hace años Nigga acuñó el término “romantic style”. Y efectivamente, aquel músico hacía una especie de reguetón romántico; sin embargo, lo que el hombre que hoy se bambolea en escena interpreta va mas allá. Es como si J Balvin y Juanes se fusionaran en un universo alterno donde, además, Ricardo Montaner practicara twerkin y Bad Bunny armonizara su voz al lado de Juan Luis Guerra. Hoy la balada pop se une al reguetón para que bachata, ranchera, son, cumbia y bolero hagan lo suyo en un temario cuyo discurso se centra en disfrutar las bondades del amor y encarar la vida con humildad. Justo en ese orden de importancia.

Claro, para abordar tal cantidad de ritmos es necesaria una plantilla de músicos de alto calibre. En ese sentido, el propio Camilo demuestra ser un destacado guitarrista, y se acompaña de ejecutantes que equilibran ritmo y armonía a favor de su temario. Es cierto que primordialmente busca que la gente baile; sin embargo, la de esta noche es música que aprovecha matices, que integra los timbres del sintetizador con las herramientas del software, que amalgama percusiones que se activan a punta de clics con aquellas que se desatan empuñando baquetas. Todo con tal de preponderar el lucimiento melódico porque si algo sabe hacer el que toma el micrófono es crear tonadas pegadizas.

“El hecho de que la primera gira que hago en mi vida se cierre esta noche aquí, en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, es la prueba clara de que los sueños se hacen realidad”, explica el colombiano para relatar con modestia que muchos años antes de la cita de hoy, hubo quien le advirtió que sería mejor cambiar de profesión pues “yo no era lo suficientemente chévere como para ser artista”. En realidad el músico llegó a considerar la posibilidad de convertirse en veterinario. La cosa es que en el camino se le atravesó una guitarra, y también el amor: el instrumento y la inspiración. El de seis cuerdas, con destreza lo empuña esta noche en repetidas ocasiones; mientras al sentimiento lo evoca sin falta, canción tras canción.

No podía ser de otra forma. El cantautor sostiene que existe una tribu para la cual el amor simboliza la más grande de las revoluciones. Un clan hoy integrado en buena medida por niños (“veo que se alzan muchas manitas chiquitas entre la gente”, advierte el sudamericano), escuchas agitando bastones que iluminan la oscuridad mientras los ayayay, los “Tutu” y los yoyoyoyo que vuelven pegajosos temas como “Millones” y “No te vayas” van sucediéndose y su autor baila descalzo, animando no sólo a los infantes, sino a los miles que, mientras oyen “Tuyo y mío”, ansían el momento en que alguien llegue a decirles “a tu lado yo me quiero hacer viejito”.

Además de sus canciones, si algo ha mostrado públicamente el autor de “Favorito” ha sido idolatría hacia su compañera de vida. De ahí que una gran cantidad de usuarios de redes sociales encuentren en sus publicaciones ejemplos a seguir. A estas alturas, la vida personal del compositor forma parte intrínseca de su carrera musical; un combo que tiene al cantante con números abultados: en TikTok cuenta con más de 25 millones de seguidores. Esta vez se da un respiro para llamarle a Evaluna, su esposa, y con la cámara del teléfono activada recordarle que próximamente “ya no seremos dos, sino tres”.

La videollamada conmueve a los presentes debido a que tanto él como su pareja en realidad se comportan como si estuvieran a solas. En cierto punto, el hombre le solicita a la futura madre que se ponga ”el celular en la panza” y luego revela el nombre de su primogénito a grito pelado: “¡Índigo, te amo!”. Finalmente, apenas su “Medialuna” se despide del Auditorio Nacional, el del mostacho con puntas afiladas le reconoce haberle abierto las puertas cuando todos se las cerraron. “Me iluminaste”, revela.

Así la “Vida de rico” de Camilo. Un hombre que sin miramientos cambiaría pesos por besos, que haría a un lado un viaje a Europa con champaña con tal echarse una “cervecita en la playa”. Alguien que le canta a aquellos que a pesar de que en los bolsillos tengan poquito, conscientes están de que siempre será gratis “bailar pegaíto”. Como esta noche, en la que frente a su “tribu” se arremanga los pantalones para todos juntos decretar que “una vida muy interesante” no se basa en “discotecas, carros y diamantes”, sino en mostrarse tal y como es uno, siempre “con orgullo”.

Programa
Favorito / Tutu / No te vayas / Millones / El mismo aire / Manos de tijera / Mareado / Desconocidos / Si me dices que sí / Tuyo y mío / La mitad / Pesadilla / Despeinada / Tattoo / Ropa cara / Bebé / Índigo / Medialuna / Por primera vez / Vida de rico.

Camilo en Instagram: @Camilo

No hay comentarios: