Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 30 de octubre de 2021

Morat: Imantados por el amor

¿A dónde vamos? / Sábado 30 de octubre, 2021 / 
Función única / 2:09 hrs. de duración / 
Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.


Gustavo Emilio Rosales

En el amor, todo destino imaginable es un comienzo. Tal aseveración es cierta al vislumbrar, inmersos en un concierto presencial que crece en intensidades emotivas, los paisajes que brotan del territorio acústico de la banda colombiana Morat, en los que danzan reiteradas circunstancias amatorias, pero con un hálito fresco, a punto incluso de ofrendar la presencia fascinante de un hecho virginal. Esta condición es un imán para la multitud de jóvenes corazones que encuentran en el derroche musical el santo y seña de su pulsión.

Entre las danzas y cantos de los públicos, ramilletes de energía que coinciden y dialogan con los haces de luz que nacen desde el fondo del escenario y con los espacios acústicos de este conjunto bogotano, se gesta un pacto milenario: el intercambio de relatos acerca del amor, al amparo de timbres, tonos y ritmos que vinculan géneros diversos. La integración del banjo a la dotación estándar de un conjunto de balada pop, incluyendo también el piano, son factores que orientan la personalidad sonora de Morat hacia el amplio territorio del folk-rock.

Cabe mencionar que el banjo —instrumento de cuerda que ha sido protagonista de estilos musicales originarios de Estados Unidos desde el comienzo del siglo anterior, como el dixieland y el bluegrass— llegó a Morat por casualidad. En sus inicios, mientras tocaban en bares, vieron uno de estos singulares objetos, parecido a un tambor delgado con mástil de guitarra. El cantante y guitarrista Juan Pablo Villamil lo tomó por curiosidad; al parecer, “se le olvidó” regresarlo a su sitio, pues lo llevó a casa, donde aprendió a tocarlo mediante tutoriales en internet. Este hecho sería meramente anecdótico de no ser porque su sonido, que músicos estadounidenses como Pete Seeger (1919-2014), Earl Scruggs (1924-2012) y Béla Fleck (1958-  ) han desarrollado con maestría, se convirtió en el sello de identidad del primer sencillo de la banda, “Mi nuevo vicio”, grabado en colaboración con Paulina Rubio.

La fusión estilística del cuarteto no complica sus contenidos, que interpelan directamente, con visiones a experiencias románticas de corte juvenil, a la percepción de un público quizá ya fatigado de perrear. “A veces uno se arrepiente de enamorarse, pero escuchamos a Morat y no lo hace ver tan mal...”, expresa en una red social la usuaria Escorpiana al respecto de “¿A dónde vamos?”, primer lanzamiento del álbum homónimo, tercera producción discográfica del fenómeno musical categorizado por la prensa como un hecho de proyección mayúscula a escala hispanoamericana.

El retorno de los conciertos en el Auditorio Nacional, de la mano de Morat, acto que abre con un tema dedicado a glorificar el amor a primera vista que ha sido buscado por más de mil años, adquiere la característica de un emblema de esperanza. Han pasado 27 meses y algunas semanas desde que el grupo integrado por los multiinstrumentistas y cantantes Juan Pablo Isaza y Juan Pablo Villamil, y los hermanos Simón y Martín Vargas Morales, bajista y baterista respectivamente, se hizo presente, por décima ocasión, en este recinto. Todos ellos reconocen en alta voz los impactos benéficos de aquella visita en la que ya se encontraban cosechando temas propios y trabajos en colaboración con figuras como Sebastián Yatra, Andrés Cepeda, Aitana, Beret y Danna Paola, entre otros. Por supuesto, varias de estas contribuciones aderezan la noche: “Idiota”, “Porfa, no te vayas”, “Bajo la mesa” y “Presiento” (con Susana Cala como cantante invitada), entre otros temas.

Aún no ha quedado del todo atrás la emergencia sanitaria, pero el estado del problema en la capital de la República Mexicana ya da pie para convivir seguramente en las condiciones de un concierto masivo. Así que miles de personas, cada una con su mascarilla (objeto matizado por la personalidad de quien lo usa; en algunos casos, con diseños que aluden al Halloween y al Día de Muertos), cantan y bailan con furor, pero respetando serenamente la distancia entre cuerpos. Los músicos optan por no usar cubrebocas, pero sobre el escenario se hace notorio —así como también es evidente la enorme calidad del nuevo equipamiento sonoro del recinto y el aumento en tamaño y mejoría en definición de las pantallas laterales— el ensanchamiento del espacio físico entre ellos.

Morat y sus espectadoras y espectadores están brindando una conmovedora experiencia. Lo es por sí misma, debido a los efectos de composiciones que ejercen poderosa influencia en sus escuchas, pero también lo es como símbolo de la fuerza trascendente de lo humano. En este sentido, el nombre de la gira de la banda colombiana, ¿A dónde vamos?, está tejiendo hoy su propia respuesta contundente: vamos hacia donde elijamos ir, vamos hacia donde indique el corazón: senderos mozos que nos han sido heredados.

Programa

A dónde vamos / No te debo nada / Al aire / No hay más que hablar / Presiento / Primeras veces / De cero / Mi suerte / Idiota / Porfa, no te vayas / Enamórate de alguien más / Simplemente pasan / Bajo la mesa / Yo no merezco volver / Cuando el amor se escapa / Acuérdate de mí / Aprender a quererte / Cuando nadie ve / Besos en guerra / No se va / Cómo te atreves.

 

En internet:

- https://adondevamos.moratoficial.com/

- https://moratoficial.com/












No hay comentarios: