Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 18 de febrero de 2020

Rosy Arango y una sinfonola llamada México


Dos raíces / 18 de febrero, 2020 / Función única /
2:05 h de duración / Promotor: FUAAN.

Julio Alejandro Quijano
Armando Manzanero alza la vista con admiración, ternura, exaltación. Sí, todas esas sensaciones simultáneas. Mira a Rosy Arango y lanza un suspiro justo antes de soltar la estrofa: “De un bolero a un danzón / surgió aquel beso / que tu fuego encendió / mis alboradas”. Con la misma intensidad, ella le devuelve la mirada y completa el dueto: “Dos luceros bailaron, / acompañando / nuestro romance”.

El compositor yucateco se da cuenta de que es demasiada emoción para que se quede entre ellos, así que voltea hacia el público y dice: “En esta parte de la canción todo mundo se levanta, no importa en donde estén. Se toma a la compañera por la cintura y se baila, se disfruta”.

Rosy Arango se define con una frase: “Yo siempre digo que tengo el mal de la sinfonola descompuesta”. No lo dice porque se escuche desentonada; al contrario, Manzanero la presume como un descubrimiento que lo enamoró desde la primera vez que la escuchó, sino porque canta a toda hora. “Desde que me despierto hasta que me acuesto. Creo que lo más importante de tener un talento es compartirlo todo el tiempo”.

Con Manzanero también hace “Declárate inocente”, un tema no tan popular de José Alfredo Jiménez. “Aquí el maestro Armando me dijo cómo cantarla”, explica ella. “Me dijo que no la hiciera al viento, sino suavecito. Espero hacerlo bien”.

El empeño que pone Rosy en perfeccionar esta interpretación es también el ideal que impulsó Mi nombre es México, álbum que presenta esta noche. “Siento el compromiso de que fueron ustedes los que impulsaron este proyecto, ustedes son mis productores ejecutivos”. Lo dice no como una formalidad, sino que en efecto, la producción se financió con dinero donado por sus seguidores.

De manera natural, su pasión por lo mexicano la ha llevado a ensalzar desde la gastronomía hasta los diseños de artesanos y, obvio, al mariachi, que es la parte central de su espectáculo y a cuyos integrantes defiende no sólo como músicos.
“Se llaman Lira de Oro y todos ellos son muy buenos muchachos. Fíjense: son trabajadores, fieles, hogareños. Aquí hay uno que hasta el dicen el tío Diógenes”, explica. El trompetista aludido alza la mano, pero enseguida Rosy remata: “Le dicen así porque dio genes por todos lados”.

Con “Cucurrucucú Paloma” y “Aires del Mayab” muestra la experiencia que ha ganado en los 18 años de carrera: se da tiempo igual para un falsete monumental (“¡hasta que le aplaudan!”, grita un trompetista para señalar la duración de la nota) que para lanzar una puya cuando los músicos zapatean. “Cuidado muchachos, no se les vaya a caer la mollera… o la matriz”.

Pero no solamente de rancheras está hecho el México de Arango, también de dos jarochos que bailan son y un decimero que arma versos. Se suma luego una decena de bailarinas que, al estilo de “Flor de piña”, de la Guelaguetza, danzan mientras Rosy Arango cierra con el huapango “La cigarra”.

Al grito de “¡Esta fiesta es para ustedes!”, la imagen es precisa: mariachi al fondo, son a la izquierda, bailarinas folklóricas al frente y Rosy Arango en el centro. No hay duda, éste es su México.

Programa
La Martiniana / Con Armando Manzanero: Declárate inocente - De un bolero a un danzón / La guapachosa / Cucurrucucú paloma / Aires del Mayab / La charreada / Luz de luna / El andariego / Las margaritas / Las deudas / Viento / Tonantzin / La feria de San Marcos / María Chuchena / Sones de ida y vuelta / Mi nombre es México / La cigarra.

Rosy Arango, página oficial: www.rosyarango.com

No hay comentarios: