Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 17 de enero de 2020

Franco Escamilla: La noche de las narices rojas


Tour Payaso / 17 de enero, 2020 / Función única /
2:25 hrs. de duración / Promotor: Consorcio Integral Consultivo, S.C. 

Fernando Figueroa
Federico Fellini habría sonreído al llegar una noche al Auditorio Nacional y ser recibido por un payasito que regala bolitas rojas de plástico, objetos que funcionan como narices con luz intermitente.

Ese simple juguetito, colocado en el centro de la cara de un buen número de asistentes, funciona como un interruptor que, de manera mágica, consigue que los problemas de la vida cotidiana se queden en la calle —en Paseo de la Reforma, para ser exactos—, y se abra la puerta del gran teatro del mundo; poco importa que en el escenario sólo haya un restirador, una camiseta de los Pumas, una bicicleta, una guitarra, un banco y una mesa.

El comediante Franco Escamilla sabe que las palabras son capaces de articular delirantes historias y hacer clic al mismo tiempo en diez mil personas, quienes reaccionan con sonrisas y carcajadas de diverso calibre. También hay momentos de silencio, incluso pasmo, porque en la vida es inevitable la alternancia de alegrías y tristezas, algo que Escamilla sabe por experiencia propia.

A su llegada, el nacido en Cuautla y radicado en Monterrey posa para fotos y videos; luego advierte que los teléfonos celulares deben guardarse para no infringir ciertas leyes de derechos de autor. Añade que, si no le hacen caso, los infractores serán sacados del recinto a madrazo limpio. La graciosa amenaza no tiene un trasfondo real, pero funciona como súplica en el lenguaje de amigos que se llevan pesado... y los celulares desaparecen.

Lo que sigue es la narración de una historia personal, que funciona a manera de espejo para quienes ven y escuchan al morelense regio. Una especie de psicoanálisis exprés en el que no puede faltar una mención especial a la autoritaria figura paterna que solía decir “¡No seas payaso!”, y la abnegación de una madre que intercedía en asuntos complicados.

Escamilla se remonta a su infancia para tratar de explicar por qué alguien con tanto éxito profesional —cuarto sold out en el Auditorio Nacional, giras por varios continentes y millones de seguidores en internet— puede caer en la telaraña de la depresión.

Aunque el espectáculo bordea conflictos existenciales muy serios, las cosas no pasan a mayores porque de lo que se trata es de reír. El drama funciona como contrapeso al chacoteo: una especie de ametralladora cuyo mecanismo parece atorado, pero que termina por disparar ráfagas de alegría.

Una vez más, la idea de que la risa es contagiosa cobra vigencia esta noche, aunque esa premisa sólo es válida cuando existe un humor inteligente que detona tal reacción en cadena.

El Amo del Sarcasmo siempre escribe sus monólogos “porque de otra forma no me funcionan”; los expresa con fluidez, cambios de entonación y pausas precisas que conforman un timing que le envidian muchos de sus colegas. Además, toca la guitarra y, como entreacto, ofrece una canción con letra pornográfica que desata gran hilaridad. La bicicleta mencionada remite a una trepidante anécdota infantil, y la mesa sirve para que el showman tenga una bebida al alcance de la mano.

A un tris de que llegue la medianoche, el espectáculo de stand up comedy finaliza y es entonces que Escamilla presenta en vivo no sólo a su esposa e hijos, sino también al supuesto villano de la película, su padre, el dibujante que trabajaba en el restirador y que jugó con los Pumas. Este último es ovacionado porque, para entonces, el público ha entendido que las cosas no son lo que parecen.

La sesión inició con Chumel Torres, quien agradeció la invitación “para estar en un lugar tan importante, la casa de Luis Miguel y Franco Escamilla, ya que antes yo nada más me había presentado en marisquerías”.

El chihuahuense radicado en la Ciudad de México, conductor del programa noticioso El pulso de la República, se pitorreó de lo lindo de veganos, crossfiteros, clasemedieros y, por supuesto, de sí mismo. ♪

Página oficial de Franco Escamilla: https://francoescamillaoficial.com/

Chumel Torres en Twitter: @ChumelTorres


No hay comentarios: