Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 7 de diciembre de 2019

Radaid, el pulso del orbe

Foto: Óscar Fuentes Casanova / Archivo Auditorio Nacional.

Aniversario 10 L’intent / 7 de diciembre, 2019 / 
1:56 h de duración / Promotor: Yolihuani Curiel Balzaretti. 

David Cortés
La batería lanza un llamado a sintonizarse con el pulso del mundo. Mientras los tambores retumban, las pantallas despliegan imágenes de la madre tierra, un complemento ideal para ese beat que se cuela hasta la médula y señala el ingreso a un universo paralelo, delineado por los tapatíos de Radaid.

El grupo, cuyo nombre significa hijo o protegido del sol en árabe egipcio, se formó en 1998 y desde entonces se ha dedicado a construir un sonido en donde hay influencias de diferentes culturas del orbe. Sin embargo, fue con el álbum L’intent (2009), cuando se dio un punto de quiebre en su trayectoria. Con ese trabajo, del cual también grabaron un DVD en el Lunario del Auditorio Nacional el 19 de febrero de 2010, lograron salir del subterráneo para ganar merecida notoriedad.

Hoy Sofía Orozco, voz; Darko Palacios, batería; Yolihuani Curiel, guitarras; Emmanuel Macías, violín, sintetizadores; Fernando Arias, tabla, darbuka, percusión, y Guillermo Ibarra, bajo (más Erik Casten, banjo, steel guitar y Lucía Hermosillo en violín y coros, como invitados) regresan a la sede de Reforma para celebrar una década de la aparición de esa placa, tercera en su discografía.

En realidad esta dotación es una mera formalidad, porque a lo largo de la noche los integrantes de la banda pulsarán otros instrumentos y ese abanico a su disposición es el que les permite convertir cada una de sus composiciones en una postal de alguna región de América, África o Asia. Sofía Orozco canta en japonés, para luego hacerlo en inglés e incluso llega a entonar una canción en donde hay acentos prehispánicos.

El arsenal de percusiones de Arias se complementa con los ritmos que desde su batería genera Palacios, mientas Yolihuani dibuja líneas zigzagueantes en su guitarra con la cual produce atmósferas cercanas al dream pop. Cuando Emmanuel Macías acomete un solo con su violín, los ecos de la música celta afloran.

Hay melodías vigorosas, otras en donde los impulsos country se hacen presentes; pasajes suaves y reposados en los que el sexteto erige atmósferas cinematográficas. También hay intercambio de instrumentos en algunas ocasiones y al acercarse el final, Fernando Arias toca una percusión en medio del público. Cuando todo aparenta haber concluido, Radaid regresa para un encore con “Ninakupenda”, que parte del canto de unos niños que Orozco escuchó en Sudáfrica y que Radaid convirtió en un conjuro extático. Los fans la corean y van convirtiéndola gradualmente en un murmullo para cerrar el encuentro con un silencio nacido de la comunión. ♪

Programa
Drums solo-These times, these days / China warrior / La gran victoria sobre la muerte / Día dar / Pi / Una entrada confusa / Nada que sea real / Chez nous / Mireya / Anata to tomo ni / Flor de azar / Shine / Amála kamála / Standing rock / The cravings of the dead / Butterfly / Lady O / Ninakupenda.

Radaid en Facebook: www.facebook.com/Radaid.Oficial/

Agregar leyenda

No hay comentarios: