Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 24 de noviembre de 2019

Manoella Torres y Los Panchos saben para qué nació ella

Foto: Marie Pain / Archivo Auditorio Nacional.

Pa’darle cuerda al corazón / 24 de noviembre, 2019 / Función única /
 2:05 h de duración / Promotor: Omar Carmona. 

Julio Alejandro Quijano
Que Manoella Torres nació para cantar es algo que se sabe desde febrero de 1974, cuando esta frase de Armando Manzanero le otorgó tanto el título a su primer disco, como cierto linaje vocal. Pero es injusto limitar el destino de esta mujer a un slogan.

Eso queda claro cuando detiene un momento su interpretación de “Sabor a mí” para acercarse a Gabriel Vargas, requinto y tercera voz de Los Panchos, el trío que la acompaña esta noche. Incluso da una media vuelta que resalta el tono brillante de su entallado vestido rojo mientras toma del brazo al músico y le dice: “Ay, ese requinto… ¡cuántos recuerdos!”. Y agrega algo no con palabras sino a través de una mirada que revela una complicidad mucho más allá del mero acompañamiento musical.

Es cierto que ésta es la primera vez que se presentan juntos bajo el concepto Pa’darle cuerda al corazón, pero en los años setenta y ochenta era común encontrarlos en aquellos programas de televisión en los que un estudio se convertía en salón de la bohemia.

“Sabor a mí”, de Álvaro Carrillo, fue de esas interpretaciones en Variedades Vergel, en un episodio fechado en 1977 y en el cual Los Panchos (aún con su fundador Alfredo El Güero Gil como tercera voz) acompañan a Manoella Torres, mientras la conductora y actriz Sylvia Pasquel los escucha. Así que al decir “cuántos recuerdos” condensa por lo menos 40 años de anécdotas. “Media vida… para no tener que decir mi edad”, bromea.

Tampoco es casualidad que se refiera al sonido del requinto como el detonante de sus remembranzas y aquí es el propio Gabriel Vargas el que lo explica: “Se llama técnica panchista, que es un sonido que encontró el maestro Güero Gil. Él me lo dijo y me lo heredó porque estudié mucho tiempo con él: es un punteo con trémolo a dos dedos con intervalos pequeños”.

Los músicos necesitan años para dominar esa técnica, pero el que escucha el requinto panchista no necesita ni siquiera entender los conceptos. En la oscuridad del Lunario, el final de “Sabor a mí” multiplica no sólo las reminiscencias sino la certeza de que “allá tal como aquí, en la boca llevarás...” Y aquí el requinto y la voz se detienen para que el coro colectivo complete el verso.

En la reunión con el trío hay otra memoria significativa para la vida de Manoella Torres: “Este talento que se me otorgó, esta voz que tengo, este regalo no es mío, es de todos ustedes. Y eso es posible porque el primero que me descubrió fue precisamente el hijo de El Güero Gil, Alfredo Macedo Gil que me llevó a mi primer escenario formal en el salón de un hotel en la Ciudad de México”.

La anécdota funciona como enlace para cambiar de ambiente y escena. Salen Los Panchos y aparece Aranza para hacer un dueto que convierte “A la que vive contigo” en una escena de reproches por culpa de un hombre. La intensidad las lleva incluso a palmearse ciertas partes del cuerpo en su lucha por demostrar quién es más mujer. Al final se abrazan y Manoella Torres siente la necesidad de explicar: “Fui pionera de las canciones polémicas… pero era otra época”.

Esa certeza que se llama tiempo es la que genera sus lágrimas en el verso final de “Acaríciame”. Es evidente que esta noche el requinto y los versos de sus canciones más provocadoras tomaron su memoria por asalto. “No ha sido fácil mantenerme. Muchas cosas pasaron en mi vida. Pero todo eso me ha dejado un gran aprendizaje: valorar lo que tengo a mi alrededor”. Entre aplausos y gritos, lanza una última frase: “Yo no puedo dejar de ser lo que yo nací para ser”. Y todos aquí, desde aquel febrero de 1974, saben para qué nació Manoella Torres. ♪

Programa
Sin un amor / Piel canela / Contigo / Caminemos / Rayito de luna / No, no y no / Mi último fracaso / Ay amor ya no me quieras tanto / Celoso / Los dos / Me voy pa’l pueblo / Sabor a mí / Y ahora qué / A la que vive contigo (con Aranza) / Como las violetas / Tómame o déjame / Tú nunca me has querido / Que me perdone tu señora / Si supieras / Fíjate que no / Te voy a enseñar a querer / Y resulta que te quiero / Acaríciame.

Manoella Torres en twitter: @manoella_torres

Foto: Marie Pain / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: Marie Pain / Archivo Auditorio Nacional.

No hay comentarios: