Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 6 de octubre de 2019

El rey león en concierto: Rugidos que despeinan

Foto: Chino Lemus / Archivo Auditorio Nacional.


6 de octubre, 2019 / Función única / 2:35 h de duración /
 Promotor: Westwood Entertainment, S.A. de C.V. 

Gustavo Emilio Rosales
Huele a león por doquier. La presencia de este felino formidable, monarca de la sabana africana, se multiplica en playeras de tamaño y diseño diversos, muñecos de peluche, gorras, parches, diademas e incluso calzado deportivo. Es un abanico de emblemas relacionados con tres grandes espectáculos: la trigésima segunda cinta de la casa Walt Disney (1994); el musical de Broadway, con música de Elton John (1997), y la versión cinematográfica live action (2019), dirigida por Jon Favreau también para Disney, la cual es la estrella de este rugiente atardecer dominical.

Quizá sea de sobra conocida la historia de El rey león. El nacimiento de Simba, hijo de Mufasa, quien es amo de un bello territorio de luz; el asesinato de este líder, a manos de su propio hermano, Scar; la huida del heredero real, su maduración en el exilio y su retorno al hogar natal para reclamar el trono que le pertenece por derecho son elementos de una trama que Disney se ha encargado de fijar, por medio de imágenes visuales y auditivas deslumbrantes, en la percepción de generaciones y que ahora contemplaremos con animales creados por computadora a través de procesos técnicos de avanzada que han dado lugar al género cinematográfico bautizado con el anglicismo live action, traducido a nuestro idioma como imagen o acción real.

Hay un ánimo exultante en el recinto y aún la luz no se ha apagado. En el horizonte, las siluetas de violines, oboes, trompetas, tambores, cornos y personas sustituyen el paisaje vital de la sabana. Se trata de los músicos e instrumentos del Ensamble Sinfónico de México, quienes, bajo la dirección del maestro Rodrigo Cadet, se disponen a interpretar las hermosas melodías y canciones compuestas por Hans Zimmer para esta versión fílmica estrenada a escala mundial en pleno clima veraniego del año en curso.

Gritos, aplausos, manos que sostienen la cabeza, risas, sonrisas y lágrimas de dicha (qué misterio cautivador se encierra en esta expresión lúdica del llanto) enmarcan el inicio casi mítico de la cinta, en el que Rafiki, el mandril chamán de la región, presenta al recién nacido Simba ante una multitud de entusiastas especies, al filo de la imponente Roca del Clan. Te gusten o no los animales, de seguro alguna oleada de sobrecogedores sentimientos despertarán en ti estas escenas de corte realista; al menos, en algún giro dramático asomará la duda: ¿se trata de ficción o de algún documental por entero estilizado?

La música penetra en nuestros cuerpos; ora con la fuerza de la estampida de ñus que provoca la muerte del monarca Mufasa, ora con la suavidad del amor que surge entre el ya macho Simba y la valiente leona Nala, su amiga desde la etapa de cachorros. De igual manera que lo ha sido el lenguaje, el arte sonoro deviene determinante en el logro de dar coherencia al tejido de relaciones entre el animal y la pasión humana. El ensamble orquestal, dirigido con tino por el maestro Cadet, lleva a cabo una espléndida labor de interpretación, articulando puentes entre la percepción y la acción en pantalla; a tal grado notorio es su desempeño, que los rugidos se tornan notas intrépidas, que parecen despeinar.

El final de la cinta da inicio a un breve concierto no menos espectacular. Con el acompañamiento del Ensamble Sinfónico, varios cantantes y actores de doblaje interpretan piezas significativas del filme, ante la alegría desbordante de miles de personas. La vocalista Griselda “Grizz” Piña canta “El ciclo sin fin”; Regina Tiscareño (voz de Nala cachorra), el niño Mateo Ramírez Velasco (voz de Simba cachorro) y José Gilberto Vilchis ofrecen el tema “Yo quisiera ya ser el Rey”; Sergio Carranza (Pumba) y Luis Leonardo Suárez (Timón) protagonizan la ejecución de la famosa “Hakuna matata”, y Carlos Rivera y Fela Domínguez trazan un telón de romanticismo con una canción cuyo título bien podría resumir la presente velada memorable: “Esta noche es para amar”.

Larga vida al Rey. ♪

Programa
El rey león, 2019. Producción en Live Action de Walt Disney Pictures. Dirección: Jon Favreau. Guion: Jeff Nathanson. Música: Hans Zimmer. Versión doblada al español, proyectada en dos actos, con un intermedio. Música en vivo a cargo del Ensamble Sinfónico de México, bajo la dirección de Rodrigo Cadet. / El ciclo sin fin / Yo quisiera ya ser el Rey / Hakuna matata / Esta noche es para amar.


Foto: Chino Lemus / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: Chino Lemus / Archivo Auditorio Nacional.

No hay comentarios: