Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 22 de octubre de 2019

Carmina Burana, Producción monumental: Temperamento en tempestad

Foto: Fernando Aceves / Archivo Auditorio Nacional.
 Carmina Burana, Producción monumental / 22 de octubre, 2019 / 
Función única / 1:47 h de duración / Promotor: Organización ORT de México I.A.P. 

Gustavo Emilio Rosales
Compuesta como parte de un tríptico completado por las piezas Catulli Carmina (basada en poemas de Catulo) y Triunfo de Afrodita (que incluye textos de Safo y Eurípides), la famosa cantata Carmina Burana, escrita por Carl Orff entre 1935 y 1936, ostenta una condición espectacular desde su subtítulo original: “Canciones laicas para cantantes y coreutas, para ser cantadas junto a instrumentos e imágenes mágicas”.

En su décimo aniversario, la producción monumental de esta gran obra, con 250 artistas participantes, da cuenta fiel del espíritu que el compositor alemán —quien creó un método para enseñar música a los niños que ha probado tener una enorme eficacia— quiso para lo que a la fecha es el retablo vocal más interpretado, desde su estreno en la Alte Oper de Fráncfort, en 1937.

Con precisión y don de mando, el director concertador Carlos Miguel Prieto guía a la Orquesta Sinfónica Nacional por el camino de riesgo que puede representar la interpretación de una obra tan escuchada como Carmina Burana. Y por si fuera poco, teniendo al Bolero, de Maurice Ravel, como composición introductoria. En ambos casos, la agrupación orquestal y su comandante otorgan un caudal de sonoridades ensambladas con brillantez, en plena derrota del lugar común.

Acompaña la interpretación del mítico Bolero un acto coreográfico unipersonal del formidable bailarín italiano Valentino Zucchetti, estrella del Royal Ballet de Londres, una de las compañías de mayor prestigio a escala internacional. En el núcleo de una escenografía inmaterial hecha de luces que se vuelven vapores, que se transforman en masas de color que a su vez mutan en intensidades giratorias, este danzante, cuyo torso desnudo revela un organismo de expresividad exacerbada, dialoga con las intensidades en progresivo desarrollo de éxtasis imaginadas por el mencionado compositor francés de estilo ecléctico.

La sazón artística de Italia prosigue en Carmina Burana con la hermosa presencia física y vocal de Filippa Giordano, quien ha cobrado notoriedad planetaria gracias a sus continuas incursiones en la música popular. Ataviada como una princesa de Oriente, esta soprano nacida hace 45 años en Palermo, hoy naturalizada mexicana, al lado de su padre, el barítono Marcello Giordano (no confundir con el célebre tenor Marcello Giordani, recientemente fallecido), protagonizan los pasajes solistas de la cantata, en los que también intervienen los cantantes Anabel de la Mora, Stefano Guadagnini y Gerardo Garciacano.

Los papeles principales del ensamble coreográfico Danza Contemporánea de Cuba —ejecutando un caleidoscopio dinámico abundante en matices y con grados diversos de complejidad— y de los coros EnHarmonia Vocalis y el infantil de la Schola Cantorum de México, ambos caracterizados con capas y capuchas que aluden a lo que pudiera haber sido la imagen tradicional de los monjes goliardos que compusieron los textos musicalizados con ingenio por Carl Orff, fortalecen aún más esta ambiciosa producción.

Como lo quiso el compositor de la pieza principal de este programa, las imágenes mágicas hacen acto continuo de presencia. Su hogar y plataforma de emisión es un círculo gigante, situado como un sol en medio de un sistema de fuerzas vibratorias. Todos los aspectos esenciales de todas las culturas, desde las migraciones de cereales y personas, hasta los detalles de un motor en plena combustión, parecen tener allí, como si de un Aleph digital se tratara, su lugar de cristalización. Es, como Carmina Burana, donde se canta al azar, la pasión y la anhelada perdición, un crisol del temperamento universal. Un temperamento en plena tempestad. ♪

Programa
Bolero, de Maurice Ravel. Bailarín solista: Valentino Zucchetti. Carmina Burana, de Carl Orff. Orquesta Sinfónica Nacional. Director concertador: Carlos Miguel Prieto. Filippa Giordano y Anabel de la Mora, sopranos. Stefano Guadagnini, contratenor. Marcello Giordano y Gerardo Garciacano, barítonos. Coro EnHarmonia Vocalis. Coro Infantil Schola Cantorum de México. Compañía Danza Contemporánea de Cuba, coreografía de George Céspedes.

Foto: Fernando Aceves / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Archivo Auditorio Nacional.

No hay comentarios: