Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 21 de septiembre de 2019

María José, la adorada comandanta Josa


21 de septiembre, 2019 / Función única / 
2:15 h de duración / Promotor: Ocesa Promotora 

Alejandro González Castillo
“Ayayay, llegaron las que mandan, las que se ponen bien la falda”. El canto es generalizado. Nadie se abstiene de imitar a las bailarinas que en escena, ataviadas como militares, incluidas las botas todo terreno y las ropas camufladas, lanzan puñetazos al aire con un reguetón de pulso firme como base.

“Abran los ojos, que son otros tiempos”, se escucha en todo el Auditorio Nacional mientras la encargada de dirigir el fragor señala los puntos del foro donde debe resonar cada palabra antes de saludar a la audiencia usando su mano cual visera, tal como si de una comandanta al frente de un ejército se tratara, y continuar: “todas las mujeres, cantemos fuerte que sí se puede”.

María José observa al público seguirla. Luce segura, sabe que posee don de mando. “Esta noche estamos aquí más de diez mil almas”, comenta entrecortando palabras tras el baile urbano, dirigiéndose lo mismo “a los de la fila Z” que a los que están a unos pasos suyos, en el foso, tomando fotos sin necesidad de aplicar el zoom de sus teléfonos.

“Qué padre estar acá otra vez. Sold out de nuevo. Ya se me está haciendo costumbre”. A continuación, la mujer se niega terminantemente a que la califiquen como una muñeca “que se usa y luego se deja”, y de igual forma exige que no la comparen con una señora “de conducta intachable en la vida”; simplemente se anuncia lista para luchar por sus derechos y, entre otras cosas, hacer lo que se le pegue la gana sin rendir cuentas a nadie. 

Es decir, el plan de hoy es contarle a los cuatro vientos las injusticias sufridas y en ese sentido rendirle tributo a quienes en el reino del pop llevan rato haciendo lo propio, como María Conchita Alonso, Rocío Banquells, Daniela Romo, María del Sol, Amanda Miguel o Lucía Méndez. Todas, intérpretes que no se quedaron calladas décadas atrás, cuando bastaba que algún rufián osara limitar sus libertades, o pretendiera fracturarles la ilusión, para que tomaran el micrófono e hicieran la denuncia correspondiente.

En ese sentido, la de “Él era perfecto” toma la estafeta, recibe la herencia para no dejar en el desamparo a las que en los años ochenta encontraron en ese temario al confidente perfecto y, de paso, permite que las nuevas generaciones se hagan de una playslist especial para acicalarse antes de salir de fiesta o para lagrimear sobre la almohada.

De forma que por un lado están “Duri duri”, “Un nuevo amor” o “Acaríciame”, canciones donde se dejan los dramas y con lápiz labial frente al espejo se prepara la escapada para extraviarse en el mundo nocturno; mientras “Me equivoqué” o “Castillos” se presentan ideales para, llanamente dicho por la propia intérprete, a gusto “seguir chillando”.

Hablando del segundo caso, sobresalen las participaciones en escena de Matisse y Yahir, quienes se unen a la Josa para hacer “Ya no me acuerdo más de ti” y “Contigo sí”, respectivamente. Del trío, la anfitriona dice sentirse impactada por el enorme talento como compositores que sus integrantes poseen. Del sonorense comenta que su corpulencia es proporcional a las dimensiones de su corazón, un detalle que el adulado aprovecha para confesarle a la también actriz que la quiere “más que siempre”.  
      
Tras más de dos horas de espectáculo se hace necesario aceptar que, a pesar de que la audiencia insista, será difícil complacer todas las peticiones. “Se quedaron muchos fans afuera, ¿qué tal una segunda fecha para cantar todas las que me faltaron?”, comenta la intérprete, revelándole así a sus seguidores que a pesar de sentirse “llena de ustedes” ya tiene planeado volver por más.

“Mi deseo es que ustedes también estén llenos de mí”, suelta luego, lista para besar el suelo del escenario y dar a conocer que incluso los comandantes tienen un superior a quien obedecer a pie juntillas. Más de diez mil almas van a mirarla arrodillarse, refrendando su vocación de servicio con cuatro palabras: “Estoy a sus pies”. ♪  

Programa
Las que se ponen bien la falda / No soy una muñeca / Duri duri / Él era perfecto / Adelante corazón / Frente a frente / Acaríciame / Lo que te mereces / Rosas en mi almohada / Castillos / Sólo el amor lastima así / Hábito de ti / Evidencias / Con Yahir: Sueño con volverte a ver / Contigo sí / Habla ahora / Derroche / Este hombre no se toca / Te besé / El amor manda / Con Matisse: Ya no me acuerdo más de ti / Lo que tenías conmigo / Me equivoqué / Un nuevo amor / El amor coloca / Tú ya sabes a mí / Mi amor amor  / La ocasión para amarnos / No soy una señora.

Página oficial de María José: www.mariajoseoficial.com


No hay comentarios: