Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 28 de junio de 2019

Zoé y Metric crecen con gracia

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.
28 y 29 de junio, 2019 / Dos funciones / 3:10 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V. 

Alejandro González Castillo
Ardían las redes hace unas cuantas semanas. ¿Cómo era posible que Metric le abriera un concierto a Zoé? “¡Debería ser al revés!”, exclamaban varios sin saber que Emily Haines y los suyos llevaban tiempo de gira por Estados Unidos y Canadá, acompañados, además de los mexicanos, por July Talk.

Se trata pues, de compartir el escenario y pasarla bien bajo reflectores debido a que, además de la camaradería que une a las tres bandas, sus respectivos perfiles sonoros se ligan armoniosamente. Esta noche, el liderado por Leah Fay y Peter Dreimanis no pasa lista. Sin embargo, el par restante se anuncia listo para dar fin a la aventura que significó para León Larregui y sus colegas presentar Aztlán, su álbum más reciente, en ciudades como París, Bruselas, Querétaro, Madrid, Toronto, Londres o Bolivia.  

Acompañada de James Shaw, Joshua Winstead y Joules Scott-Key, Emily comienza la noche esforzándose por cantar y al mismo desmoronar los fundamentos de la ley de la gravedad. Sus saltos se sincronizan con el ritmo que Joules y Joshua urden mientras James pisotea su pedal de distorsión, hilando los riffs que orillan al público a inaugurar en los confines de su butaca una diminuta pista de baile.

El cuarteto trae entre manos Art of doubt, un plato donde los modos ríspidos de The Kills y las maneras afables de Ladytron se cruzan al darle forma a temas como “Dressed to suppress” y “Now or never now”, ejemplos de un cancionero que elude artilugios virtuales, que prefiere forjarse con puro músculo y que en “Black sheep” alcanza la cima cuando la rubia, desde el teclado, emula las figuras que Shaw en su instrumento forma.

“Esperamos haberlos inspirado a tomar acciones en sus vidas”. Así se despide Haines tras echarse la del estribo entre estrobos mientras el público que aguardaba el fin de la primera parte del concierto, cómodo en las barras que se encuentran en el vestíbulo, va abandonando sus tragos.

De pronto, ni un hueco queda libre en los asientos y pocos se reservan las ganas de manifestar su ansia con gritos. Entonces, tal como en junio del año pasado ocurrió, cuando los autores de “Soñé” cortaron el listón inaugural de su naciente gira, de las bocinas del foro emerge la voz de María Victoria interpretando “Cuidadito”. La sabrosura vocal de la jalisciense anuncia la llegada de Ángel Mosqueda, Sergio Acosta, Rodrigo Guardiola y el mencionado Larregui, mientras el lugar de Jesús Báez es ocupado por Andrés Sánchez. 

El del micrófono habla antes de que la nave que comanda inicie su viaje: “Estamos muy contentos de cerrar esta hermosa gira en un recinto tan significativo para todos”. De esta forma, con “Venus” como excusa, el cantante baja por vez primera a saludar al público, acción que repetirá varias veces para también hacer externar las cavilaciones que tuvo mientras se la vivía entre aviones, autobuses y pruebas de sonido, todas referentes al paso inescrutable del tiempo.

En ese sentido, si bien la banda pone foco en su más reciente disco, también repasa “Corazón atómico” y “Polar, “sacadas del baúl, de la época en que ustedes y nosotros éramos más jóvenes”, tal como relata el de las gafas cuando acepta que, al igual que al público, le hace bien regresar a esas viejas tonadas.

Con una inmensa pirámide invertida a sus espaldas, a veces operando como el ojo de un telescopio y en otras como el monitor de un videojuego, el quinteto pasa de la crítica social “(No hay mal que dure”) al gozo químicamente puro (“Fin de semana”), así como del desaliento que del desamparo nace (“Azul”) a la celebración de las curvas y rectas que la silueta femenina posee, ya con el auxilio de Meme del Real en teclados (“Paula” y “Poli”).

Sin embargo, más allá de los éxitos coreados exclusivamente por la audiencia (“Vía láctea”, “Labios rotos”, No me destruyas”), sobresale la presencia de “Temor y temblor”, viaje psicodélico ideal para ambientar un paseo por soleados mares de arena, y “Renacer”, donde el espíritu del Billy Corgan más electrónico va perdiendo palidez para, hacia el final, ponerse respondón con guitarras que los integrantes de The Jesus and Mary Chain aprobarían.

“Tengo miedo de quedarme dormido al lado de tu juventud”, recita León, aludiendo a la letra de “Oropel”, considerando que está bien mirar al pasado, pero sin echarse a contemplarlo durante toda la vida. “Es que esa canción nos representa hoy día”, continúa sin dejar de reírse, satisfecho no sólo por el kilometraje andado a últimas fechas, sino por lo recorrido durante más de veinte años de historia musical.

Que sus amigos canadienses regresen a escena para todos juntos interpretar una brava versión de “Love” funciona de maravilla para que los fans se vayan a casa tranquilos. Porque si bien ya se dijo que los días corren con la fuerza de un cohete cruzando la atmósfera, el viaje, se platica a modo de adiós, continuará más allá de las nubes: “Sí, nos estamos haciendo viejos, pero hasta que nos transformemos en un bulto de huesos aquí vamos a estar”. ♪

Programa
Metric: Breathing underwater / Gimme symphaty / Cascades / Dark saturday / Gold gun girls / Dressed to suppress / Black sheep / Help I’m alive / Now or never now.
Zoé: Venus / No hay mal que dure / Últimos días / Azul / 10 AM / Nada / Arrullo de estrellas / Renacer / Fin de semana / Corazón atómico / Temor y temblor / Vía Láctea / Labios rotos / Hielo / Con Meme del Real: Paula / Poli / Polar / Oropel / Luna / No me destruyas / Soñé / Con Metric: Love.

Página oficial de Zoé: www.zoetheband.com

Página oficial de Metric. www.ilovemetric.com

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: