Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 1 de junio de 2019

Joe & Moy: Magia que mueve montañas y desvanece el agua


25 años / 1 de junio, 2019 / Función única / 
1:55 hrs. de duración / Promotor. Productora Liberihum S.A. de C.V. 

Julio Alejandro Quijano
“¿Tú crees que la magia existe?”, le pregunta Joe a uno de los asistentes a su show. La respuesta es un reflejo: “Claro que sí existe”, dice el hombre que está en el escenario con un vaso lleno de agua sobre la cabeza. No fue difícil convencerlo de que lo hiciera porque después de todo, Joe es un profesional que, junto a su hermano Moy, celebra con esta función 25 años de mago.

“Bueno —dice Joe—, si tú crees que existe, voltea el vaso sobre tu cabeza”.

Entonces la respuesta ya no es tan clara. Ante la terca realidad que indica que se mojará la cabeza, el voluntario duda.

Para doblegar su razón, Joe pone de ejemplo a Moy. También lo obliga a ponerse un vaso con agua en la cabeza. A ambos les pide que se concentren para que la magia suceda. Como efecto añadido, los dos dan una vuelta con los ojos cerrados… de modo que el voluntario no se da cuenta de que Moy aprovecha para beber el agua.

“Abran los ojos y volteen el vaso”, dice Joe. Su hermano lo hace y obviamente sale seco del experimento. Pero el voluntario no quiere. El público lo incita, se emociona con la posibilidad de que lo haga, pero la razón domina al hombre.

Joe y Moy hacen trucos desde los seis años. “Las jóvenes promesas de la magia mexicana”, les llaman en los promocionales, en alusión a una carrera que ya los llevó a presentarse en Las Vegas pero también en la tienda de la esquina. Su canal de YouTube tiene videos con los trucos que hacen en la calle con la participación de los transeúntes de Polanco pero también con los cajeros de supermercados. Desde amarrarse las agujetas sin usar las manos hasta convertir un pollito de juguete en uno de verdad, los hermanos han grabado actos con los que han entrado en la categoría de lo viral.

Pero lo que más disfrutan es hacerlo en vivo. Desde el primer acto, Moy lo deja claro: “Les prometo que hoy les vamos a demostrar que la magia existe”, dice mientras aparece con un maletín. Dentro no carga dinero sino un pantalón, una camisa y un cinturón que muestra al público.

Su hermano Joe explica: “Como ustedes saben, existe el ilusionismo y existen los actos de acercamiento, pero lo más difícil siempre ha sido el escapismo. Y esta noche, Moy va a ejecutar un escape nunca antes visto. No va a zafarse de cadenas ni candados, sino de sus pantalones”. Ante la posibilidad de verlo sin ropa, pocos aplauden, pero Moy no se inhibe. “Creo que por ahí dos de ustedes se emocionaron, así que lo voy a ejecutar”.

Con la infaltable cortina de mago para cubrirse, en un par de segundos efectivamente escapa de su ropa… pero para quedar atrapado en la muda que había en el maletín.
El aplauso es tan largo y escandaloso que los magos aprovechan para hacer un poco de biografía: “No sólo creemos que existe la magia, también pensamos que los sueños se cumplen. Nosotros aquí somos la prueba de ambas cosas”.

Al final del show, Joe retoma el hilo de esta declaración de principios para despedirse: “Tenemos la dicha de compartir una vida persiguiendo el mismo sueño. Nunca olviden que la vida nos regala magia todos los días”. Y se toman una selfie para terminar.
Y si usted, que lee estas líneas, se pregunta qué paso con el voluntario del vaso en la cabeza, es necesario que primero responda: “¿Cree en la magia?” Porque ese hombre sí cree, volteó el vaso sobre su cabeza… y el agua había desaparecido. Magia.



No hay comentarios: