Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 3 de mayo de 2019

Edgar Oceransky: Se hace la luz y el amor

Foto: Óscar Fuentes / Colección Auditorio Nacional.


Gira Escarlata / 3 de mayo, 2019 / Función única / 
2:30 horas de duración / Promotor: Oceransky Music Entertainment

Julio Alejandro Quijano
En algún momento todo está oscuro. Luego se hace la luz y aparece Edgar Oceransky con “Abrázame”, que se convierte en un murmullo porque en cada mesa hay un karaoke privado con el novio que le pide un poco de consuelo a su amada con estos versos: “Abrázame / que tengo frío, / que estoy vencido, / que estoy cansado y herido”.

El tema, aunque no es de Oceransky, tiene una extensa presencia en su biografía: “Me la aprendí hace muchos años pero en realidad es un blues compuesto por Fernando Balcázar. Lo convertí en bolero pero lo tuve guardado hasta 2015, cuando lo publiqué en Una mirada, un disco al que le tengo mucho cariño”. Al finalizar, la oscuridad vuelve.

El juego se repite en “Quiero estar”, en el que otra vez un seguidor ilumina a Oceransky. Sentado en un banco, renueva la promesa de un amor a la distancia: “Quiero estar siempre a tu lado / aunque tus pasos no los pueda acompañar”. Y cierra los ojos, de modo que aunque se encienden las luces del foro para alumbrar el aplauso de pie, él permanece en la penumbra.

El contraste es un sello en este cantautor que no se detiene ante la posibilidad de parecer cursi. Es más, lo disfruta. “Yo soy muy apapachador, muy romántico. En mi casa me enseñaron a abrazarnos por casi cualquier cosa”.

Eso explica el ademán con el que interrumpe el verso final de “Estoy aquí”: extiende los brazos para abarcar al público que lo acompaña en esta presentación de su disco EO Metropolitano, grabado en un concierto en el Teatro Metropólitan en febrero de 2019 y que marcó el cierre de la gira Escarlata.

“Hace un año empezamos con esta aventura y me siento muy afortunado de la manera en que ustedes han recibido este último tramo del camino”, dice en referencia a ese disco cuya principal vía de comercialización es el streaming.

Pero también habla de la manera en que comparten con él su filosofía. “No sé ustedes, pero yo pienso que al mundo lo mueven el miedo y el amor. Y por eso yo prefiero que mis canciones hablen de amor antes que de miedo”, explica mientras toma la guitarra y la afina para “Te sigo amando”, tema que ha estado en su repertorio desde aquellos primeros años del siglo XXI, cuando se presentaba en peñas y bares de la Ciudad de México. “Todavía de vez en cuando regreso al Café Albanta”, dice con nostalgia.

Para quienes lo conocen desde aquella época, no hace falta explicación de lo que significó el disco Escarlata con su versión en vivo, pero a sus fans más jóvenes, Oceransky les explica que las letras tienen mucho de biografía: “Hablo de los vínculos que he desarrollado en los últimos años. Le escribí a mi hija, a mi padre, a mi esposa, a las mujeres, y a la música que es mi volcán”.

Liga la frase con “Ella es un volcán”, que comienza a oscuras. Entre las mesas se vuelve a escuchar que los hombres la dedican a sus parejas, aunque en realidad no es una letra romántica. “Yo se la dediqué a la música porque ha cambiado mi persona y mi vida; la música nos enseña lo mejor y lo peor de nosotros mismos, nos muestra un lado del mundo que no cualquiera conoce… pero ustedes pueden dedicarla a quien quieran”.

Así sucede. Y funciona porque cuando las luces se encienden, se distinguen abrazos y besos que le dan la razón a Oceransky: es mejor el amor que el miedo.

Programa
Hilo escarlata / Historias de amor / Me rompe el corazón / En otras manos / Sin ti / Miranda / La otra mitad del mundo / Cuéntame/ Ella es un volcán / Deja robarte / Nuestro amor / Imágenes de Ana / Quiero contarte / Como un ladrón / Kilómetros de cielo / De carne y hueso / Cada amanecer / Vuelve / El faro / Abrázame / Otro día sin ti / Estoy aquí / Te dejé / Un beso grande / Sigo amándote / Juro / Ave pasajera

Edgar Oceransky en la red: www.edgaroceransky.com

Foto: Óscar Fuentes / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Óscar Fuentes / Colección Auditorio Nacional.



No hay comentarios: