Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 5 de mayo de 2019

Antonio y Cleopatra: El poder y la lujuria


Foto: National Theatre Live / Colección Auditorio Nacional.

National Theatre Live. Temporada 2018-2019 / 
5 y 6 de mayo, 2019 / Dos funciones / 3:35 hrs. de duración / 
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional – 
Embajada Británica en México.

Fernando Figueroa
César Augusto, Lepidus y Marco Antonio conforman un triunvirato que gobierna Roma; sin embargo, el tercero está más interesado en viajar a Alejandría para estar con su amante, Cleopatra. La reina del Antiguo Egipto es una mujer bella pero, sobre todo, de gran agudeza mental, irónica, extravagante, frívola, encantadora.

A partir de hechos reales, William Shakespeare tejió una obra maestra de la ficción con dos ramales: el poder absoluto y el amor, este último compuesto con fuertes dosis de deseo, lujuria, celos y traición.

En 1987, Peter Hall dirigió para el National Theatre a Anthony Hopkins y Judi Dench en Antonio y Cleopatra. Con ese inhibidor antecedente, ahora Simon Godwin se embarca en la misma tarea y elige a Ralph Fiennes y Sophie Okonedo (actriz británica de raíces nigerianas) para interpretar los papeles principales.

En declaración previa a la obra, Godwin afirma que se trata del reto más abrumador de su carrera. Para enfrentarlo, apuesta por un montaje audaz en el que el Imperio Romano es trasladado a la época contemporánea, donde los generales cuentan con sofisticados avances tecnológicos para ir a la guerra, mientras que el palacio egipcio de Cleopatra remite al pasado; su piscina interior de mosaicos azules es el símbolo perfecto de la placidez. Un escenario giratorio —creación de Hildegard Bechtler— hace posible que la acción cambie de lugar y tiempo de manera constante.

Ralph Fiennes, célebre por sus actuaciones cinematográficas en La lista de Schlinder, El paciente inglés y como Lord Voldemort en cuatro filmes de la saga de Harry Potter, comenta ante la cámara que Antonio vive un doble conflicto emocional: como el político que queda mal con sus subalternos, y el ser humano que se deja arrastrar por las pasiones mundanas. Fiennes y todo el elenco lucen una dicción espléndida que abrillanta el oro de los diálogos shakespearianos.

El vestuario de Evie Gurney alcanza la máxima sofisticación con Cleopatra, quien utiliza prendas de alta costura que lucirían más si la producción hubiera optado por el look que Sophie Okonedo exhibe en un cartel promocional y en el programa de mano, con elegantes trenzas, y no con los rulos sueltos que utiliza durante la función.

Katy Stephens tiene una actuación tan destacada como Agripa (mano derecha de César Augusto) que hace olvidar la inversión de género en ese papel. Ella y Tim McMullan como Enobarbus (asesor de Marco Antonio) se roban la puesta en escena, llevándose entre las piernas a Fiennes y Okonedo.

Las perlas del texto son incontables, pero destacan algunas: “Dios nos castiga haciéndonos adorar nuestros errores” (Antonio); “La verdad debe permanecer callada” (Enobarbus); “Dame mandrágora para permanecer dormida mientras Antonio permanece ausente” (Cleopatra).

Antonio se casa con Octavia por razones políticas y después se quita la vida con una daga tras perder un combate contra las fuerzas armadas de César Augusto, de quien se ha distanciado. Cleopatra se suicida con el veneno de una víbora que Shakespeare imaginó como áspid y que en escena es una coralillo viva. Una presentadora había advertido que el reptil no representaba ningún peligro para la actriz ni para los espectadores, explicación que no le resta espectacularidad a un memorable final. ♪


Foto: National Theatre Live / Colección Auditorio Nacional.

Foto: National Theatre Live / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: