Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 29 de marzo de 2019

Pablo Alborán, a cabalidad

Foto: Chino Lemus / Archivo Auditorio Nacional.

Prometo Tour / 29 y 30 de marzo, 2019 / Dos funciones /
 2:07 hrs. de duración / Promotor: Ocesa Promotora S.A. de C.V.

David Cortés
“Buenas noches Ciudad de México, familia”, dice Pablo Alborán en la primera oportunidad que se permite de interactuar con su público, pero al oriundo de Málaga si bien se le dan las palabras con facilidad, le sientan mejor las canciones.

Hoy, al abrir un par de noches en una más de sus visitas a este país, se hace acompañar de una banda probada (batería, percusiones-flugelhorn, teclados, bajo y un par de guitarras) y que hace más que fungir de respaldo, porque hay instantes en los cuales brilla intensamente.

El ibero no pierde tiempo. Sin telonero, se sabe poseedor de herramientas suficientes para iniciar un gran incendio con apenas una chispa. De inmediato le pone candela a su show con una andanada de ritmos latinos en los cuales hay ciertos guiños al flamenco.

Calor y sensualidad suelen ir de la mano y al español le gusta explotar esta combinación. Hay varias de sus composiciones que apelan a un jazz sencillo y en donde el flugelhorn hace de vocero y cómplice del reino de las sombras, otras en las cuales son los ritmos pausados y lentos del bolero guían a los temas, pero sea cual sea el género, el toque de sorpresa viene dado por el público, una mayoría femenina a la cual poco le importa un excelente solo de flugelhorn con sordina o un hermoso puente con la guitarra acústica. Si Alborán decide cruzar los brazos cual si fuera Black Panther, se dispara la euforia; si gira lentamente sobre su eje y contonea las caderas, los alaridos —una mezcla de admiración y deseo— cimbran el lugar.

El compositor tiene en su haber cuatro álbumes, siendo Prometo el más reciente, y desde los inicios de su carrera ha procurado que sean sus temas el soporte principal de sus presentaciones. Hoy no es la excepción. La escenografía es parca. Hay, sí, destellos cuando el sonido de unos poderosos motores se enciende y en la pantalla aparecen imágenes del espacio que culminarán con una majestuosa vista de Saturno, que sirve de introducción a la melodía del mismo nombre, pero en general Alborán confía en conquistar a partir del amor y sus consecuentes matices.

Probablemente habla poco, pero en su lugar entrelaza las canciones, éstas se suceden sin pausas e imprime un buen timing al concierto. En una de esas ocasiones en las cuales enmudecen los instrumentos para dar pie al discurso, el cantante expresa nuevamente su cariño por este país: “Venir a México siempre impone mucho respeto. Me parece que tienen un bagage de artistas increíble, una raíz envidiable. Familia: volver es un regalo, gracias por ser mi segunda casa. Los amo”, y si esas expresiones de afecto no fueran suficientes, las recalca en varias de sus interpretaciones al intercalar en ellas un “Te amo, México”.

Alborán no se encajona. Lo mismo hay toques de música electrónica que chispazos de reggae. Llegar aquí le ha tomado años y la culminación se encuentra en su más reciente disco, del cual escribió en su sitio web: “Prometo es mi trabajo más personal […]. Ha sido como una catarsis, porque he podido leer mucho y escuchar a muchos autores nuevos quitándome de prejuicios, desde música electrónica, hasta latinoamericana, pasando por los últimos estilos urbanos. Yo soy músico y el encasillamiento me asusta. Por eso es un disco de puertas abiertas a todos los estilos y a muchas realidades que antes no me hubiera atrevido a tratar en mis canciones”.

Si a lo largo de la sesión ha ofrecido su alma, al momento de cerrar brinda su ser entero. Solo, al piano, comienza a entonar la letra de “Prometo”. Segundos más tarde, el Auditorio Nacional es un coro multitudinario. Alborán y su “familia mexicana”, como en sus anteriores visitas, son una sola voz, un solo sentir. ♪

Programa
Intro - No vaya a ser / Pasos de cero / La escalera / ¿Dónde està el amor? / Recuérdame / Quién / Cuerda al corazón / Lo nuestro / Quimera / Tanto / Perdóname / Te he echado de menos / Al paraíso / Saturno / La llave / Boca de hule / Por fin / Tu refugio / Curo tus labios / Miedo / Idiota / Vivir / Solamente tú / Prometo / Éxtasis / Vívela.


En Twitter: @pabloalboran

Foto: Chino Lemus / Archivo Auditorio Nacional.
Foto: Chino Lemus / Archivo Auditorio Nacional.


No hay comentarios: