Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 6 de febrero de 2019

Mentiras, el musical: Las verdades de una rocola en medio del escenario


Foto: José Jorge Carrión / Archivo Auditorio Nacional.
Décimo aniversario / 6 de febrero, 2019 / Función única / 
2:35 hrs. de duración / Promotor: Segundo Acto, S.C.


Gustavo Emilio Rosales
Literalmente, en esta obra de music hall se cantan las verdades. Y no pocas son, tanto las certezas que se explicitan, como las cantantes que las fijan en una historia compartida, desde su estreno en 2009, con más de un millón de espectadores: el relato que entrelaza una trama de enredos, ubicada en los años 80, entre Daniela, la esposa; Yuri, la amiga; Dulce, la niñera; y Lupita, la secretaria; arquetípicas mujeres engañadas en amor por un solo varón, Emmanuel.


Para este programa conmemorativo, que corona una década en cartelera y 3,500 funciones continuas —fenómeno sólo comparable y superior en cifras con El Diluvio que viene—, el reparto ha engrosado y son varias actrices y actores cantantes que interpretan a los personajes anteriormente mencionados, a quienes se agrega la figura misteriosa de Manoela, la supuesta hermana del polígamo.

Angélica Vale, Lolita Cortés, Kika Edgar, Dalilah Polanco, Lorena de la Garza, Tatiana, Gloria Aura, Marta Fernanda, Lety López, Ana Cecilia Anzaldúa, Majo Pérez, Paola Gómez, María Chacón, Georgina Levin, Alicia Paola, Reyna López, Gaby Albo y Majo Medellín multiplican, en un juego de espejos bien coordinado escénicamente, al cuadrivio de féminas en estado de despecho.

Por otra parte, Lenny de la Rosa, Efraín Berry, Carlos Gatica, Daniel Elbittar, Kike Montaño y Andrés Zuno ejecutan las distintas facetas del papel de Emmanuel, galán comprometido al extremo por sus muchas pasiones. Mientras que Mary Francis Reyes interpreta a la hermana de este casanova. Cabe anotar que, sobre varios niveles de andamios colocados en ambos extremos del escenario, múltiples instrumentistas realizan en vivo las intensidades acústicas que son marco para las canciones de corazón roto que pulularon hace 40 años.

El tema de la mentira como azúcar y pimienta del amor debe ser constitutivo de la lírica del corazón —pensadores como E.M. Cioran conciben al hombre como una criatura esencialmente falsa—, pero es una realidad que, en el México de los 80, cuando Lupita D’Alessio hizo de la canción “Mudanzas” un himno a la vindicación de la mujer resentida, abnegada y maltratada, la radio y la televisión propagaban en nuestro país temas musicales que apostaban todas las fichas de su suerte a su capacidad para convertir asuntos de desamor en un inmenso espejo en el que se identificaran miles, quizá millones de personas destinadas a ejercitar sus sentimientos en un crisol cultural signado por la ignorancia, la demagogia política y moral, el machismo y la enajenación.

Así, es comprensible la inmensa fortuna que cosecha, desde hace dos lustros, este musical escrito por el actor y dramaturgo José Manuel López Velarde, quien recurrió al cancionero que de niño escuchaba —en las voces de Yuri, Mijares, Dulce, Daniela Romo, Amanda Miguel, etcétera—, para imaginar una historia que pudiera engarzar las piezas de esa audición popular. Previsiblemente, el resultado ha sido una fusión de popurrí y matizado videoclip, en el que públicos diversos se pueden poner en contacto con la parte más certera de sí mismos: la indeleble falsificación de su pasado.

Aquí, frente a las cantantes que se expanden como el bosque de senderos que se bifurcan entre una escenografía y con un vestuario que evocan los tiempos del restaurante Burger Boy y de la agencia de noticias ECO, acrecentando el caudal de la traición que padecen sus personajes por medio de un rosario acústico de temas como “Maldita primavera”, “Él me mintió”, “Pobre secretaria” y “Lo siento mi amor”, los públicos se transforman en otras tantas Lupitas, otras tantas Danielas, dejando sus asientos para mostrar, de pie y con pecho abierto, con llantos, gritos, aspavientos, las venas abiertas de su memoria pasional.

Cualquiera que es romántico tiene un fino sentido de lo cursi y no desecharlo es una posición de inteligencia”, afirmó Agustín Lara, que del tema sabía lo que Hegel supo de filosofía. En este orden de ideas, donde los conceptos son imágenes carnales que portan siempre una emoción, la comedia y el drama de Mentiras la orillan hacia la tentadora y cierta posibilidad de llegar a ser eterna. ♪

Menitiras. El Musical, en Twitter: https://twitter.com/mentirasmexico?lang=es


Foto: José Jorge Carrión / Archivo Auditorio Nacional.


Foto: José Jorge Carrión / Archivo Auditorio Nacional.

No hay comentarios: