Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 1 de febrero de 2019

Haken: Prog metal desde la madurez

Foto: Marie Pain / Archivo Auditorio Nacional.

1 de febrero, 2019 / 3:34 hrs. de duración / 
Función única / Promotor: Alejandro de la Cuesta 

David Cortés
Haken, no obstante sus 12 años y sus cinco álbumes de estudio, es todavía una banda joven que se ha acercado a la madurez de manera vertiginosa. Hoy, arriban al Lunario acompañados del cuarteto canadiense Intervals, quienes en su turno dejan ver algo más que buenas hechuras. Los segundos tejen un prog metal vigoroso, de pasajes intrincados y que tiene en la guitarra de Aaron Marshall a su principal protagonista. Luego de casi una hora, dejan listo el escenario a los anfitriones.

Formado en 2007 por el guitarrista-tecladista Richard Henshall y el vocalista Ross Jennings, Haken se completa con Raymond Hearne (batería), Charlie Griffiths (guitarra), el mexicano Diego Tejeda (teclados) y Conner Green (bajo). Se trata de un colectivo muy sólido, estable en su alineación desde hace varios años y ese rasgo se hace presente porque la música adquiere mayor cuerpo, se escucha más robusta; la interrelación entre los instrumentos les permite efectuar ataques rápidos de complicadas métricas, paradas, cambios de tiempo, alternar pasajes agresivos con otros de relativa calma y un vocalista que, cuando lo desea, puede hacer guturales, cantar limpio o recurrir al pop.

En el sexteto hay componentes sinfónicos, pero éstos no se manifiestan de manera grandilocuente. Los despliegues de virtuosismo son mesurados y en realidad cada uno de ellos tiene la habilidad para mostrarlos como algo natural y no como un ejercicio de artificio onanista.

Exponentes de una nueva oleada de agrupaciones que mezclan el metal con el rock progresivo, los británicos han conseguido una equilibrada amalgama entre ambos géneros y si bien potentes, las más de las ocasiones también saben echar mano de la fineza. Hay temas como “Cockroach king” en donde las armonías vocales guardan lejanas reminiscencias con Gentle Giant; el bajo dialoga brevemente con el teclado y la guitarra hace sonar unas notas que traen a la memoria a Robert Fripp de King Crimson.

En “The architect”, una de las composiciones mejor logradas, todo encaja perfectamente: una intro vigorosa que luego da paso a delicados pasajes en donde, bajo primero y luego guitarra, hacen buenos solos con los teclados en una vena atmosférica como soporte en el fondo.

Durante más de hora y media, la banda tiene atrapado al público, como boxeador experimentado lo aprisiona contra las cuerdas y en ese viaje rápido y excitante hay un desgaste que aunque disfrutable, no deja de ser extenuante.

Antes del encore, el grupo juguetea con los instrumentos y parafrasea “La chica de Ipanema” para después entregar una versión muy relajada de “Africa”, la original de Toto, y finalmente cerrar con “Celestial elixir”.

Programa
 Clear / The good doctor / Puzzle box / Falling back to Earth / Cockroach king / Nil by mouth / 1985 / Veil / The architect / Crystallised / Celestial elixir.



Foto: Marie Pain / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: Marie Pain / Archivo Auditorio Nacional.





No hay comentarios: