Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 17 de febrero de 2019

El Rey Lear: La magia de Ian McKellen

Foto: NT Live / Colección Auditorio Nacional.


National Theatre Live. Temporada 2018-2019 / 17, 18 y 28 de febrero, 2019 /
 Tres funciones / 3:45 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso
 y Aprovechamiento del Auditorio Nacional – Embajada Británica en México.


Fernando Figueroa
Como preámbulo a El Rey Lear, de William Shakespeare, se proyecta una breve entrevista con el actor principal, Ian McKellen, quien dice que muchas personas le preguntan si acaso no es demasiado desgastante este personaje. Él invariablemente les responde que no se preocupen, que va a estar bien y, además, “vale la pena”.

Al término de la función, luego de casi cuatro horas, la pregunta que flota en el ambiente es la misma que suelen hacerle a McKellen: ¿No es demasiado trajín para alguien que está a punto de cumplir ochenta años?

Sucede que el montaje de Jonathan Munby exige que, en un momento dado, Lear se empape con agua de lluvia y luego quede con el torso desnudo, además del desgaste físico y emocional que implica una obra que gira en torno suyo. No es poca cosa iniciar la historia como un monarca todopoderoso y luego tener un descenso vertiginoso plagado de traiciones, hasta tocar fondo como indigente.

El Lunario luce abarrotado con la presencia de un público que suele asistir a las funciones de National Theatre Live, más los fans que Ian McKellen se ha ganado por su papel como el mago Gandalf en la saga fílmica de El señor de los anillos. Para muchos la experiencia de ver a McKellen es impactante, pues el nacido en Lancashire ofrece una actuación sólida, al grado de que el espectador olvida que está viendo a un histrión y cree realmente que ante sus ojos está un hombre en desgracia a quien dos de sus hijas —Regania y Gonerilda— tratan como pelele. La tercera, Cordelia, es la única que realmente lo ama, pero Lear la deshereda cuando ella se niega a adularlo en público.

Esta producción se montó primero en el pequeño teatro Minerva, para trescientos espectadores, dentro del Festival de Chichester (West Sussex), y luego pasó al teatro Duque de York con seiscientas butacas, del West End londinense, donde fue grabada la función que ahora observa el público de la Ciudad de México.

McKellen dijo que le gusta actuar en espacios pequeños porque puede ver los ojos de la gente y viceversa. Gracias a las cámaras de video es posible acercarse al rostro del Rey Lear, quien con un simple gesto es capaz de transmitir su pesadumbre.

El resto del elenco le da buena réplica, en especial Danny Webb como el Conde de Gloucester, quien también sufre la ingratitud de su hijo bastardo. El papel del Loco o bufón recae en Lloyd Hutchinson y lo aprovecha al máximo, diciéndole a Lear sus verdades con mucha gracia.

Como ya es costumbre en algunas obras del teatro británico, el director apuesta por un casting heterodoxo en el que el papel de Cordelia es interpretado por una actriz afrodescendiente: Anita-Joy Uwajeh. El Duque de Kent, en este caso, no es un hombre sino Sinéad Cusack. Ambas tienen actuaciones destacadas, independientemente de lo que piense cada espectador acerca de esas decisiones de Jonathan Munby: ¿aciertos o miscast?

En la entrevista previa, McKellen dijo que el personaje central de El Rey Lear es tan universal y vigente que puede remitir tanto a Donald Trump como al padre o jefe de quien observa la obra. Tal efecto sucede gracias a la pluma de Shakespeare y a un profesional montaje en el que los personajes visten con ropa contemporánea y se desplazan en un entorno intemporal. ♪


Foto: NT Live / Colección Auditorio Nacional.

Foto: NT Live / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: