Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 11 de enero de 2019

Odin Dupeyron, sanador teatral



Odinofilia Teatro Fest: Veintidós veintidós (11 de enero, 2019), 
Los vecinos de arriba (12 de enero) y Lucas (domingo 13 de enero) / 
Tres funciones / Duración promedio de cada una: 2:00 horas / 
Promotor: RPFR Producciones S.A. de C.V.

Jesús Quintero
[Advertencia: Por petición del actor, escritor, director y productor Odin Dupeyron en las siguientes líneas no se detallan los nudos dramáticos de las obras y mucho menos sus finales.]

En el siglo XVI el teatro tenía ante todo un propósito didáctico donde cabían por igual la catequización, la introducción de principios morales y hasta del alfabeto. En el siglo actual, Odin Dupeyron ha encontrado una provechosa veta al fusionar un lenguaje teatral con historias motivacionales y de autoayuda, añadiendo recursos de comedia que, a pesar de ser conocidos, siguen gustando al público.

A sabiendas de que los buenos deseos y propósitos de fin de año se diluyen durante la cuesta de enero y porque en dos ocasiones anteriores sus proyectos en el escenario del Auditorio Nacional han tenido cálidas recepciones, Dupeyron acomete una temeraria iniciativa: Odinofilia Teatro Fest, que en tres noches continuas ofrece dos obras suyas —Veintidós veintidós y Lucas— y su adaptación a una comedia ajena —Los vecinos de arriba—, además de brindar en el vestíbulo una especie de kermés cultural con una exposición fotográfica, otra de pintura, danza folclórica y sets musicales a cargo del Coro Gay Ciudad de México, Banda Óleo y Flor Amargo.

La esencia de los intereses de Dupeyron se despliega, sin embargo, sobre el foro del Auditorio Nacional, donde la historia consigna una pequeña oferta teatral porque las dimensiones físicas del escenario pueden devorar a los actores y porque apostar por un espectáculo que atraigan a diez mil espectadores representa un riesgo considerable. Algunos garbanzos de a libra han sido Marcel Marceau, Les Luthiers y en años recientes un puñado de “standuperos”.

Esos reparos no frenan al versátil responsable de inaugurar las actividades del actual año en el Auditorio y en Veintidós veintidós, estrenada en 2010, presenta el ping-pong verbal entre Verónica (Erika Blenher), quien durante una crisis depresiva decide suicidarse, y el ATT —Auxiliar en la Transición al Término— (el mismo Dupeyron), ente que se encarga de los trámites finales para que los fallecidos ingresen a un territorio desconocido para los vivos.

La reciedumbre y vanidad del espíritu humano, el significado de la muerte de acuerdo con diversas religiones y doctrinas, el sino y el destino, la posibilidad de poder tomar decisiones, las consecuencias del maltrato al cuerpo, la estéril división de los hechos como buenos y malos, la actuación de un rol para satisfacer a los demás y jamás a uno… en dos horas el público recibe un caudal de respuestas a las preguntas que todos de una u otra manera se hacen.

Los vecinos de arriba, del escritor, director y guionista catalán Cesc Gay, tiene como intérpretes a Odin Dupeyron, Luz María Zetina, Andrea Noli y Christian Ramos, que forman dos matrimonios que viven en el mismo edificio y contemplan al mundo de manera totalmente opuesta. Ana y Julio mantienen una relación agotada al cabo de los años y ella, aún con una pequeña flama en su interior, invita a la pareja del piso superior. La propuesta no entusiasma a su cónyuge porque la delgada loza del departamento permite escuchar la activa vida sexual de Salvador y Laura, en la que abundan los invitados.

El encuentro, amable al principio, va conduciendo a cada uno a revelar sus creencias, su concepto del amor y la sexualidad, el propósito de las apariencias y las decisiones que definen el rumbo de las relaciones. La adaptación de la obra es de Dupeyron y esto significa que si bien las confesiones van creciendo en intensidad, la línea cómica se vuelve un oasis para que el espectador respire y tenga oportunidad de sopesar los argumentos y tomar partido por alguno de los personajes que, encomiablemente, escapan de cualquier cliché.

Lucas, escrita por Dupeyron, se presentó en junio de 2017 en este escenario con éxito de taquilla. Ahora la estelarizan su autor, Erika Blenher, Nando Estevané, Axel Alcántara y Lourdes Gazza. La historia está centrada en los prejuicios y etiquetas con que se suele ver a los otros y en el amplio significado del amor, palabra que parece desgastada pero que aún mantiene singular magia para quien cuestiona la dirección en que la sociedad se mueve.

Lucas es un prestigioso artista plástico que convive con Inga, amiga a la que le alquila una habitación, y con David, joven amigo desde hace mucho tiempo. En una noche de confesiones, la relación entre Lucas y David ingresa a otro terreno, y lo que se preveía como el inicio de una época de hallazgos y definiciones se convierte en antesala del infierno al verse ambos sometidos al escrutinio social, cargado de conceptos anquilosados.

La muerte, la necesidad de asumir las consecuencias de nuestras decisiones y el respeto a la esencia humana —propia y ajena— parecen temas privativos de una sesión de terapia, pero para seducir con ellos a miles de espectadores es válido ofrecer además recursos que les arranquen necesarias y sanadoras carcajadas. En este sentido, las lecciones y revelaciones ofrecidas por Odin Dupeyron y su equipo actoral y de producción germinan en los espíritus que, al final, salen del Auditorio Nacional con la certeza de que el ser humano “no se define por lo que le toca sino por lo que hace con lo que le toca”. ♪

Grupo Odin Dupeyron, sitio oficial: http://www.grupo-odindupeyron.com/
Odin Dupeyron en twitter: @Odin_Dupeyron


No hay comentarios: