Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Il Divo, puntos cardinales de lo varonil

Foto: Carlos Alvar / Archivo Auditorio Nacional.

Timeless Tour 2018 / 5 de diciembre, 2018 / Función única / 
2:34 hrs. de duración / Promotor: Heavy Ticket S. de R.L. de C.V.

Gustavo Emilio Rosales
Un mar embravecido no tendría tanta enjundia como lo que ahora conduce la unión entre Il Divo y su auditorio hacia una escala de éxtasis. Fortuna del amor hecho canción, a medida del talento innegable de cada uno de estos cuatro varones: jinetes de la fusión internacional entre creatividad y modelaje.


Poses y voces. Dominan con holgura ambos recursos de la presencia escénica y la producción que los cobija resalta la potencia de tales atributos, articulando una gran pasarela que tiene su núcleo en un amplio centro despejado y su periferia en un andamio que les permite a Urs, Carlos, David y Sébastien —integrantes de este cuarteto de crossover desde su fundación en Inglaterra, en 2003— lucir su fina estampa, cocinada a fuego lento por tres lustros de éxito.

Una orquesta de cámara, dividida en secciones de percusión, cuerdas y viento, acompaña los paseos del cuadrivio vocal y con agilidad de interpretación arma las estructuras vibratorias que dan lustre a géneros musicales de grata recepción, cuya diversidad integra un concierto radiante, con sabor a tutti-frutti.

Entre baladas que han logrado su consagración simbólica en radio y cine, Il Divo se permite mostrar un perfil ilustrado: Urs Bühler, con mesura que contrasta con el paradigma de los tenores mozartianos, interpreta el aria de Tamino, personaje central de La flauta mágica; por su parte, con un entusiasmo que pone a hervir la energía de los públicos, David Miller canta el aria central de Pagliacci, del compositor italiano Ruggero Leoncavallo, exponente central de la ópera verista, un género inventado hacia finales del siglo XIX, en contraposición al romanticismo imperante.

Pero el romanticismo es terco y muy flexible; adopta sinnúmero de formas, como el estudiado cortejo masivo de Carlos Marín, el barítono español que declara con humor la factura que el tiempo le ha pasado: “El médico me indicó cambiar. Transformar mi dieta, mis rutinas sedentarias, mis queridas aficiones… Así que aquí en México he decidido por fin cambiar, ¡y he cambiado de doctor!”, declara, entre risas y sonrisas de las damas que lo observan y escuchan, con embeleso, interpretar una dinámica versión de “Granada”, de Agustín Lara.

En su turno como solista, el tenor francés Sébastien Izambard ofrece una poderosa canción llamada “Kingdom come”, que se desprende cual sencillo de su álbum We came here to love, un retablo de once piezas (algunas escritas por este cantante), donde son inocultables sus influencias artísticas y las de Il Divo: Céline Dion, Adele, Elvis Presley y Coldplay, entre otros.

Los tres mosqueteros de la novela de Alejandro Dumas eran cuatro en realidad. Quizá porque este número proyecta con tino las direcciones que tomar puede todo contenido que se aprecie como varonil. Se trata de una cifra emblemática de los grandes grupos de rock, que Il Divo pone a funcionar en modo turbo desde las canciones que conforman su álbum nuevo, motivo de esta gira: Timeless, piezas que viven con dignidad más allá de la época que les miró nacer, tal cual lo hacen esta noche los caballeros del cuarteto vocal, cuyas armaduras son telas exclusivas cortadas a la medida y siluetas que, a juzgar por los alaridos de pasión que suscitan, adquieren mejoría a medida que se acercan, velozmente, al relato de los “Veinte años después”.

Programa
Hola / Te esperaré / Pour que tu m’aimes encore / Ángel / Die zauberflöte / Te amaré / All of me / Love me tender / Quién será / Granada / Il mio cuore va / Grazie amore mio / Unforgettable / Aquí, esperándote / Smile / Kingdom come / Qué bonito es vivir / The way we were / I’ll always love you / Vesti la giubba / La vida sin amor / Somewhere / Regresa a mí / A mi manera.

Il Divo. Sitio web oficial: https://ildivo.com/es/

Foto: Carlos Alvar / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Archivo Auditorio Nacional.

Foto: Carlos Alvar / Archivo Auditorio Nacional.

No hay comentarios: