Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Andreas Zanetti: Un pavo relleno de risas


Show navideño / 12 de diciembre, 2018 / Función única / 
2:20 hrs. de duración / Promotor: Promotora Liberhium S.A. de C.V.


Fernando Figueroa
Quienes llegan temprano al Lunario para ver el show navideño de Andreas Zanetti se topan con un personaje que entre las mesas asegura que la función ha sido cancelada. “¡Y háganle como quieran!”, remata. Nadie se preocupa porque el tipo en cuestión es Santa Claus con cabeza verde, es decir, un Grinch.


El espectáculo se lleva a cabo con un sold out que pone de malas al enemigo público número uno de la Navidad. La gente agotó el boletaje porque sabe que Zanetti es un excelente pianista, acompañado hoy por otros cinco músicos virtuosos, y además conoce los secretos de la stand up comedy.

El sonorense utiliza las costumbres del mexicano como materia prima para provocar sonrisas y carcajadas. Le hace cosquillas al público cuando describe el casi desparecido rito de poner un Nacimiento, cuyos animalitos de barro suelen tener sólo dos o tres patas y un tamaño arbitrario. El árbol decembrino típico está adornado con esferas rotas y las múltiples series de foquitos se enchufan en extensiones eléctricas de dudosa calidad.

La cena del 24 de diciembre es un agasajo, pero hay recalentados que duran una eternidad y convierten el placer en martirio. Muchas decepciones se producen en el momento de abrir los regalos, porque hay años en los que Santa Claus no tiene ni en qué caerse muerto o no trae exactamente lo que cada quien esperaba.

Zanetti es un hombre positivo porque no ve el vaso medio lleno ni medio vacío: “en estos tiempos si tienes un vaso puedes considerarte afortunado”. Su gran tesoro son sus tres hijos: “uno que me adora y dos que me odian: un niño y dos adolescentes, respectivamente. Cuando son pequeños, uno cree que nunca podrá desprenderse de ellos porque son muy lindos, pero cuando llegan a la adolescencia empiezas a pensar que en realidad no es mala idea”.

Desde el piano lidera al grupo para interpretar fragmentos de villancicos y canciones tradicionales. A su hijo mayor le cede el teclado unos minutos y, como invitada, Carla Cerda canta un tema navideño escrito por su padre, Rubén Cerda, quien vestido de Santa Claus explica cuál es el significado del árbol de Navidad: “Es un pino porque su forma triangular representa al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo; el verde es la esperanza y termina en pico porque está apuntando al cielo”.

Al hacer un resumen de 2018, Zanetti dice que sobrevivió al proceso electoral y comenta que ya fue a ver la película biográfica de Freddie Mercury; aprovecha ese momento para interpretar trozos de “Somebody to love” y “Bohemian rhapsody”; en esta última canción hace playback con la voz del británico nacido en Tanzania, que inicia de forma estupenda y termina mal por una supuesta falla técnica que pone en evidencia el truco: una broma más, igual que cuando anuncia la presencia de Maribel Guardia en el recinto y resulta falso.

Los que sí reciben aplausos al ser presentados, son varios personajes del mundo del espectáculo que esta noche, como público, gozan del show de Andreas Zanetti. Quien mayor reconocimiento recibe es Héctor Suárez, definido como un “maestro de maestros”.

En el cierre, Andreas pregunta de dónde vienen los espectadores; luego de cada respuesta toca algunos compases típicos de esa localidad. Para un argentino va dedicada una estupenda versión de “Por una cabeza”, y el adiós para todos llega, exultante, con el “Huapango” de Moncayo. 

No hay comentarios: