Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 10 de noviembre de 2018

Marnie: Nosotros somos otros




Ópera en vivo desde el Met de Nueva York /10 de noviembre, 2018 / Función única /
2:53 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Gustavo Emilio Rosales
Podrá no tener fama en el universo hispanohablante, pero en el ámbito europeo angloparlante el escritor Winston Graham es célebre por haber inspirado a través de sus novelas una serie televisiva de enorme éxito en su natal Inglaterra, a mediados de los setenta: Poldark. Su destreza para construir dimensiones psicológicas de alta complejidad, matizadas por un acento tenebroso, sin rozar siquiera la convención  moral del melodrama, provocó que el laureado Alfred Hitchcock llevara a la pantalla grande una adaptación de su relato llamado Marnie, el cual se presenta ahora dentro de la temporada de The Metropolitan Opera, en Nueva York, en una versión para drama musical escrita por el guionista británico Nicholas Wright, con música del joven compositor estadounidense Nico Muhly.


“¡Siempre he mentido! Pero… ¿acaso podrá ser que todos mientan? ¡No existe alguien que no mienta!”, reflexiona la joven Marnie, en uno de sus soliloquios recurrentes, que son expresión de sus crisis internas. Durante años ha utilizado su hermosura y su poder de seducción para estafar y robar a múltiples empresarios, que la han contratado en diversos condados de Inglaterra. Es el inicio de la segunda mitad del siglo pasado y las sociedades de consumo abanderan el concepto de meritocracia como horizonte de felicidad: salvo será quien conquiste la dicha por méritos propios.

Con astucia de genial dramaturgo, Nicholas Wright elude el mirador freudiano con el que Hitchcock quiso contemplar al personaje ideado por Graham, articulándolo en un mundo en el que nadie está a salvo de posicionar su vida en un alud de falsedad: los compañeros de trabajo de Marnie son asaz eficaces, pero hunden su tiempo libre en atestados bares de los suburbios, mediante alcohol y sexo ocasional; todos los patrones a los que esta chica ha robado solicitaron brutalmente su atención erótica, pese a mostrarse como respetables cabezas de familia y hubieran abusado de ella, de haber contado con ocasión propicia; su madre la engañó durante décadas, haciéndole creer que era victimaria del hermano recién nacido que ella misma asesinó.

Mark Rutland, director de una imprenta en decadencia, sabe que la joven disfrazada de rubia ha delinquido y que tratará de atentar contra su empresa, pero le permite deambular por su trayecto de vicio tan sólo para hacerla su esposa mediante el uso del chantaje, al no poderla poseer ni siquiera con el amparo matrimonial intenta violarla. El hermano y la madre de Rutland se unen a este carnaval de miseria con acciones reprobables, orillando a la protagonista a caer presa. A tal punto el cosmos ético de estos caracteres se encuentra en estado de descomposición, que la obra termina con Marnie esposada, a punto de ingresar a la cárcel, y cantando, dichosa, “¡Soy libre!”.

La estructura musical que dialoga con este guión brillante luce la virtud de hacerse necesaria: no hay intervenciones gratuitas ni afeites que demeriten el tono creciente de tragedia moderna en el que el silencio de los dioses responde a la podredumbre de los hombres.

La mezzosoprano estadounidense de ascendencia argentina Isabel Leonard —ganadora de un Grammy al mejor lanzamiento discográfico de ópera en 2016— logra una interpretación formidable. A partir de una poética corporal que vincula el uso de la voz como eje significativo, construye un personaje poderoso, que observa desde la templanza naufragar sus sueños en el pantano de corrupción que la rodea. Grandiosas interpretaciones de sus pares, destacando la participación del barítono Christopher Maltman y del contratenor Iestyn Davies, ambos británicos, completan la fortuna artística de esta memorable producción de la Ópera de Nueva York. ♪

Información de Marnie en el sitio de MET:  https://www.metopera.org/season/2018-19-season/marnie/


No hay comentarios: