Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 2 de octubre de 2018

Richard Bona: La elasticidad del tiempo



2 de octubre, 2018 / Función única / 2:00 hrs. de duración / 
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Alejandro González Castillo
Richard Bona sale a escena entre aplausos que delatan veneración. Se cuelga un bajo de cinco cuerdas y después se inclina ante su amplificador para verificar que las perillas estén en posición correcta. Entonces jala aire y amenaza con comenzar el concierto, pero las bocinas se quedan calladas. Un asistente corre al aparato al cual el músico está conectado y apenas mueve un botón. Bona observa desconcertado la situación, dándole palmaditas al amordazado aparato, cuando de pronto comienza a sonar. El músico voltea a ver al público, con cara de “Ah, por ese detallito no sonaba, ¡cómo pude no darme cuenta!” y, entonces sí, arranca la cita. Dicen que hasta al mejor cazador se le escapa la liebre; bueno, también al mejor bajista, a veces, le ganan los nervios.


Sí, el mejor bajista. Muchos así lo consideran. De hecho, el diario Los Angeles Times fue más lejos de tal aseveración y lo definió como un artista con “el virtuosísimo de Jaco Pastorius, la fluidez vocal de George Benson y el gusto por la canción de Joao Gilberto”. Vaya, que halagos no le han faltado, sin embargo lo que hoy queda claro es que el africano no sólo tiene la facultad de aflojarles la quijada a los músicos que las mesas más cercanas al escenario ocupan —todos ellos evitando parpadear, listos para aprenderle unos cuantos trucos al maestro de técnica impecable—, sino para manipular el tiempo a su antojo. Porque si bien sus composiciones se caracterizan por ser de duración prolongada, éstas poseen un dinamismo inusual, pleno de matices y acentos ejecutados con precisión quirúrgica, así como de arreglos de diseño escrupuloso, características que consiguen en el escucha la sensación de fugacidad.

El nacido en Camerún apunta que viene de presentarse en Río de Janeiro, París y Tokio, y que aunque le fascina el sushi japonés, nada más rico que los tacos mexicanos que ha probado. “¡Madre de Dios!”, exclama con la mano en la frente cuando a gritos le preguntan por el mezcal, y de inmediato revela que no está borracho, “todavía”, que la vitalidad que exhibe es natural en él. Por eso lo mismo homenajea a su idolatrado Pastorius, con una vigorosa versión de “Teen town”, que improvisa “La bamba”, con quiebre de cadera incluido. Y también debido a esa locuacidad innata bromea todo el tiempo con el cuarteto de músicos que lo acompaña, un jugueteo que hila coqueteando con las chicas que divisa entre penumbras para luego enfundarse un sombrero de charro, todo sin dejar de relatar, entre chistes, la inspiración que le brindó su primer viaje a la India, del cual nació “Shiva mantra”.

Inquieto, cuando sus colegas en escena se toman un descanso, recurre a una máquina de loops para, con su voz como único instrumento, demostrar que es tan bueno trazando melodías de altura celeste que practicando beatboxing. Ya antes manifestó que el mote de “Sting africano” que ostenta tiene fundamento, sólo le falta revelar dónde obtuvo la facultad de modificar el ritmo de los segunderos. Y así lo hace: “Es cierto que los suizos inventaron los relojes”, dice señalando una de sus muñecas, y de inmediato continúa, esta vez dibujando una corpulenta esfera en el aire, “pero nosotros, los africanos, inventamos el tiempo”. Richard fulmina su discurso entonces, echando el pulgar hacia atrás, como si pidiera aventón: “¿o no lo sabían?, allá, de donde vengo, el tiempo es elástico”. 

Programa:
Kalabancoro / Te misea / Please don´t stop / Dreamland / Shiva mantra / Liberty city / Tumba la nyama / Teen town / Eyanda / Janjo la maya / Djombwe.

Página oficial de Richard Bona: www.richard-bona.com


No hay comentarios: