Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 27 de octubre de 2018

La fanciulla del West: El oro de Puccini




Transmisión de ópera en vivo desde el Met de Nueva York. HD / 27 de octubre, 2018 / Función única / 
3:55 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.


Fernando Figueroa
Quienes vieron en 2011 a Deborah Voigt como Minnie en La fanciulla del West, dentro del programa En vivo desde el Met de Nueva York, difícilmente pudieron imaginar que siete años después alguien estaría a la misma altura en ese papel, incluso superior, tal como sucede en la memorable función de hoy.


Eva-Maria Westbroek, soprano holandesa de origen irlandés, ama esta ópera de Giacomo Puccini y es su preferida no sólo dentro del repertorio del compositor italiano sino de toda la historia de este género musical, según comenta durante las entrevistas del intermedio.

Desde que Westbroek empezó su carrera, soñaba en convertirse en la madura predicadora de armas tomar y dueña del bar Polka en las montañas de California, durante la fiebre del oro. Había interpretado con éxito a Minnie en Viena y Londres, y ahora lo hace en la Metropolitan Opera, donde el 10 de diciembre de 1910 se llevó a cabo el estreno mundial (claro, en el antiguo local de la calle 39).

También en el entreacto se muestran fotografías en blanco y negro de aquella primera función estelarizada por Emmy Destinn como Minnie y Enrico Caruso en el papel de Dick Johnson, conocido en los bajos fondos como Ramírez o Ramerrez, un mexicano que comanda a una gavilla de bandoleros. En esta ocasión el personaje recae en el tenor alemán Jonas Kaufmann, dueño de carisma arrollador y una garganta aún poderosa que ha superado enfermedades de consideración. Afirma que es un papel muy divertido porque debe montar a caballo y ser una combinación de playboy y asaltante de buen corazón. En las primeras funciones de la temporada, el azerbaiyano Yusif Eyvazov interpretó ese papel, tal como estaba previsto.

La obra de teatro The girl of the golden West, de David Belasco, sirvió como base para que Guelfo Civinini y Carlo Zangarini escribieran el libreto en italiano. Ramerrez llega al bar con la intención de hurtar el oro que los gambusinos depositan ahí, pero se enamora de Minnie y entonces sólo le interesa robarle un beso, el primero que ella dará en su vida. El sheriff Jack Rance (Ẑeljko Lučić, barítono) también está interesado en la dama y hace todo lo posible para que su rival muera en la horca. Sin embargo, Minnie llega a tiempo para evitar que eso suceda, en una historia de amor con final feliz y trasfondo de valores cristianos, especialmente el perdón.

La realista producción es la misma de 1991, de Giancarlo del Monaco, con dirección escénica de Gregory Keller. En el foso del Met está la batuta suave y firme de Marco Armiliato, quien comenta que ha dirigido todas las óperas de Puccini, “pero La fanciulla del West es otra dimensión”. Armiliato ama tanto estas notas musicales que las guarda todas en su memoria y no requiere atril.

En la ponencia previa, el maestro Sergio Vela había dicho que se trata de “la mejor partitura que haya sido escrita en la historia de la ópera”. A Vela se debe la puesta en escena que se presentó el 17 de septiembre de 2017 en el Palacio de Bellas Artes; sin embargo, dos días después hubo un fuerte sismo en la Ciudad de México y fueron canceladas las siguientes funciones.

En Manhattan, el tenor Carlo Bosi (Nick, el cantinero) habla de “la patente modernidad del segundo acto”, mientras que el barítono Michael Todd Simpson (Sonora, otro que suspira por Minnie) señala que “en Puccini hasta los pequeños papeles son grandes”, y el bajo Matthew Rose (Ashby, empleado de la antigua Wells Fargo) ironiza al decir que “La fanciulla posee una música deliciosa que nos gusta a muchos, incluso a Andrew Lloyd Weber” (al compositor inglés se le acusa de haber copiado algún pasaje para su musical El fantasma de la ópera).

En una de las fotos del archivo del Met puede verse a Giacomo Puccini, Arturo Toscanini, David Belasco y Giulio Gatti-Casazza en el estreno de La fanciulla del West. Gatti-Casazza era entonces el director general de esa casa de ópera, alguien para quien cualquier cosa era posible, como encargarle una ópera al compositor más famoso del momento y que éste hiciera una obra maestra que actualmente no es tan conocida como Tosca, Madama Butterfly o La bohème ni posee arias que puedan cantarse bajo la regadera (excepto “Ch’ella mi creda libero e lontano”), pero que, por lo visto, es bien valorada por los profesionales de la música. ♪

Tráiler oficial de La fanciulla del West: https://www.youtube.com/watch?v=yfW28VD0_YI

“Ch’ella mi creda libero e lontano”: https://www.youtube.com/watch?v=gW85AKJxMzk


No hay comentarios: