Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 25 de octubre de 2018

Ana Gabriel y sus miles de herederos



Estamos a tiempo / 25, 26 y 27 de octubre / Tres funciones /
2:05 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
Entre la multitud en la explanada, al pie de la Luna de Juan Soriano, se distingue a un grupo de jóvenes. No sólo se diferencian por su edad, sino porque andan por todos lados con la cámara del teléfono apuntando hacia sí mismos. Al escucharlos se entiende que son youtubers que acuden al concierto con el deseo de conocer el entusiasmo que despierta Ana Gabriel.


En el foro, la escenografía parece aludir a este amplio rango de edad en el público: es un reloj gigante con manecillas que avanzan veloces y en medio tiene escrita la frase “Estamos a tiempo”.

La propia cantante reconoce que su música ha atravesado las brechas del calendario: “Yo sé que soy una artista heredada porque desde abuelos hasta nietos he venido de generación en generación”.

Desde el primer piso, los youtubers le dan la razón porque, con la habilidad de quien acostumbra autodocumentar sus pasiones, se graban al descubrir que se saben completa una de las canciones y gritan el coro: “Quién como tú, / que tarde a tarde esperas que llegue. / Quién como tú, que con ternura cura sus fiebres. / Quién como tú, como tú...”.

La escenografía del reloj desaparece, pero Ana Gabriel insiste en jugar con el tiempo. “Estoy muy orgullosa de mi edad porque si olvido los años de carrera y los años de vida es como olvidar las canciones, los logros; olvidar a mis padres y a ustedes”.

Al hacer un recuento de su carrera, le da particular importancia a la primera década, a la que llama “mi universidad de la vida”. Fue un lapso en el que no grabó discos, sin embargo aprendió a sentir el pulso de la gente. “Fue una época de anonimato, pero entendí que la guía de mi voz era el público”.

La cifra da pie para revelar su edad: “Como ustedes saben, yo tengo 36 años”. Entre carcajadas, explica que en este caso, el orden de los factores sí altera el producto. “Si digo 63 se oyen muchos. La verdad es que sólo ustedes dictan lo que yo hago en este escenario desde hace más de 40 años”.

Esta declaración de principios se escucha con precisión cuando pasa, en cuestión de minutos, del ambiente ranchero al oriental. Con “No te hago falta”, el espacio en el que antes estaba el reloj ahora aparece una pantalla en forma de rombo donde se proyectan imágenes de bosques con alusiones orientales. El momento se explica y sirve también para recordar a su madre, Isabel Yong, fallecida hace dos años.

Bastan unos segundos de oscuridad y un grito de Ana Gabriel para cambiar al típico ambiente de música regional mexicana: detrás de la pantalla se ilumina a los mariachis mientras que ella hace gala del rasgo más distintivo de su voz: ligeramente ronca al momento de interpretar los versos más dolorosos: “Ahora, que conozco / tu pasado tu presente y algo más, / no te vuelvas a cruzar por mi camino / no te atrevas a buscarme nunca más”.

Este coro también se lo saben los youtubers, pero a diferencia de lo que hacían antes, ya no apuntan sus cámaras hacia sí mismos sino hacia el público. Han entendido que la herencia llamada Ana Gabriel es una riqueza que se comparte. ♪

Sitio oficial de Ana Gabriel: http://www.anagabriel.com.mx/

Programa
Destino / Soledad / Es el amor quien llega / Mar y arena / Huele a soledad / No te hago falta / Silueta / Ya es muy tarde / No entiendo / Mi talismán / Sin problemas / Cómo olvidar / A pesar de todo / El cigarrillo / Es demasiado tarde / Evidencias / Cosas del amor / Aquí estoy / Hasta que te conocí / Quién como tú / Amigos simplemente amigos / Ay amor / El sinaloense.

No hay comentarios: