Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 6 de octubre de 2018

Aída a tres bandas: Verdi, Netrebko y Caballé



Transmisión de ópera en vivo desde el Met de Nueva York. HD / 6 de octubre, 2018 / Función única / 
4:05 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional.

Fernando Figueroa
Aunque el montaje de grandes producciones es una labor de cientos de personas, se puede decir que la mancuerna formada por Giuseppe Verdi y Anna Netrebko es capaz de provocar una larga fila en las taquillas del Auditorio Nacional y luego cumplir de sobra con las expectativas.


Destacada soprano lírica en sus inicios y posterior belcantista de muy buen nivel, la artista rusa incursiona ahora en personajes dramáticos de gran envergadura, como lo es Aída, la princesa etíope que se enamora del general egipcio enemigo. En agosto de 2017 Netrebko debutó con gran éxito en ese papel, en Salzburgo, bajo la batuta de Riccardo Muti.

Hoy la dirección orquestal corre a cargo de Nicola Luisotti, quien parece el capitán de un barco que surca las aguas de un metafórico río Nilo sereno o tempestuoso, según indique la partitura. Él, los músicos y el coro enmarcan, con filos de oro, la función con la que inicia la temporada 2018-2019 del programa de transmisiones vía satélite En vivo desde el Met de Nueva York.

En uno de los intermedios Netrebko afirma que está rodeada de grandes voces, pero lo cierto es que ella sobresale por encima de todos y de todo. Como actriz transmite con intensidad el drama que vive Aída, y su canto natural de amplio registro está lleno de sensibilidad. El talento, carisma y dedicación la tienen ya instalada en la élite de las grandes cantantes de la historia.

A ese mismo club perteneció Montserrat Caballé, quien murió el 5 de octubre de 2018, un día antes de esta transmisión. En el sonido local del Auditorio Nacional se pide un minuto de aplausos para la catalana, quien por cierto participó en la mítica grabación de Aída (EMI, 1974), con Plácido Domingo como Radamès y la dirección de Muti.

El galán de Anna Netrebko en el escenario del Met es el tenor letón Aleksandrs Antonenko, dueño de una voz que logra conmover por su potencia, aunque suena un tanto fría. Caso contrario es el de Anita Rachvelishvili, mezzosoprano georgiana que interpreta de manera sobresaliente a Amneris, la hija del monarca que también está enamorada de Radamès; el duelo histriónico y vocal de Anna y Anita es de los que se quedan para siempre en la memoria. Por su parte, Quinn Kelsey (Amonasro), Dmitri Belosselskiy (Ramfis) y Ryan Speedo Green (Rey) cumplen satisfactoriamente con sus voces graves en papeles relativamente secundarios.

La producción es la misma que Sonja Frisell estrenó en el Met, en 1988, caracterizada por la escenografía monumental, faraónica; un vestuario igual de fastuoso y engorroso para gran parte del elenco y hasta carros de guerra tirados por caballos de verdad.

Esa grandilocuencia con todo y “Marcha triunfal” no puede ocultar que Aída es una ópera de cámara, tal como lo señaló Sergio Vela en su ponencia previa en el Lunario.

El núcleo del libreto en italiano, escrito por Antonio Ghislanzoni, es el doble conflicto moral de Aída, quien primero se enfrenta a su protectora Amneris por el corazón de Radamés, y después traiciona a su amado sacándole información del conflicto armado en beneficio de los etíopes.

Cegado por el amor, Radamès renuncia a una boda con Amneris que el Rey había ordenado como premio a su valor en campaña, y luego enfrenta un juicio por alta traición política. Los sumos sacerdotes lo encuentran culpable y decretan pena de muerte, con la perversa modalidad de enterrarlo vivo. Aída se las ingenia para introducirse en la cripta y finalizar su vida en brazos del sentenciado. Al mismo tiempo, Amneris reza por el alma del hombre que la despreció y cae el telón.

El público del Met tarda unos segundos en salir del asombro y luego explota en ovaciones interminables. En el Auditorio Nacional la gente abandona la sala pausadamente, con la certeza de que el genio de Verdi no tiene fecha de caducidad: Aída se estrenó el 24 de diciembre de 1871, en El Cairo, y en el siglo XXI aún luce espléndida. ♪

Página oficial de The Met: Live in HD: https://www.metopera.org/season/in-cinemas/

No hay comentarios: