Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Diamante Eléctrico: No todo en Bogotá es cumbia y vallenato



Buitres / 26 de septiembre, 2018 / Fecha única / 1:30 hrs. de duración /
Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento del Auditorio Nacional

Alejandro González Castillo
“¿Qué pasa, raza? Éste es un concierto de rock and roll, ¿por qué están tan lejos?”. Es así como Juan Galeano solicita hacer a un lado las mesas y sillas del Lunario, argumentando que necesita sentir al público más cerca. La petición sucede cuando el propio bajista y cantante, así como Daniel Álvarez en la guitarra y Andee Zeta tras la batería, terminan de tocar “El naufragio (salvavidas)” y minutos después de que Sierra León y Marcela Viejo se encargaran de abrir la reunión mientras la audiencia los escuchaba cómodamente sentada. “Eso, así ya estamos mejor”, suelta Juan una vez que el mobiliario es desechado.


Se presenta hoy en directo Buitres, el más reciente álbum de los colombianos. Para llegar él, sus creadores grabaron previamente tres platos (Diamante eléctrico, B y La gran oscilación) y recorrieron su tierra natal a la caza de oídos. En poco tiempo pasaron de presentarse en festivales locales, como Rock al Parque y Estéreo Picnic, a hacer lo propio en la Latin Alternative Music Conference (Nueva York) y los festivales Coachella (Estados Unidos) y Vive Latino.

En su andar, ganaron un Grammy Latino, la oportunidad de abrirle un concierto a The Rolling Stones y la atención del apodado “profeta de la industria musical”, Bob Lefsetz, quien de ellos dijo: “suenan como una fusión entre Green Day y Muse, con un toque de Led Zeppelin”.

De manera que el trío tiene tablas. Y lo demuestra al repasar las composiciones donde la influencia de Charly García es evidente; ejemplos: “Hacia la noche”, “Oro” y “Rotos”, temas donde guitarras funky y sintetizadores new wave envuelven pegajosos coros de falsete constante. “Este lugar es demasiado mágico”, revela el de la chamarra de piel entre cantos, observando los muros del foro, paseándose con su bajo por el escenario para finalmente llegar a Daniel y apuntar hacia la guitarra que marca el ritmo con el cual el público sacude las caderas. Mientras tanto, al fondo, Andee observa sin soltar las baquetas, atento de las secuencias con las que empata su desempeño.

Sin embargo, no sólo ganchos pop producen los de Bogotá. “Para los que no nos conocían, deben saber que tenemos una historia rocanrolera”, comentan a propósito de la tanda de canciones que con el blues como fuente de poder ejecutan. En ese camino se encuentran “Al vacío”, “Revólver” y “Duele como yo”. La última, dueña de un solo de guitarra que a Keith Richards pondría sonriente.

Por su lado, “Todo va a arder” es un homenaje tropical a Black Rebel Motorcycle Club, pero además la justificación precisa para que Zeta abandone su instrumento y se pierda en la multitud, al tiempo que sus colegas chocan frentes en el escenario. “¡Qué calorón!”, exclama Galeano al final, apagando así los relámpagos que operan como íes en las palabras que las pantallas proyectan. Los dos vocablos que tantas palmas provocaron esta noche: Diamante Eléctrico. 

Programa
El naufragio (salvavidas) / Las horas / Rotos / Revólver / Déjala rodar / Kamikaze / Duele como yo / Hacia la noche / Olvidar es divino / Al vacío / Oro / Todo va a arder / Combustión / Días raros.

Página oficial de Diamante Eléctrico: www.diamanteelectrico.com

No hay comentarios: