Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 20 de agosto de 2018

El curioso incidente del perro a medianoche: En otra orilla de la mente



National Theatre Live, temporada 2018 /
20 y 27 de agosto, 2018 / Dos funciones /
2:35 hrs. de duración / Promotor: Fideicomiso para el Uso y Aprovechamiento
 del Auditorio Nacional – Embajada Británica.

Jesús Quintero
Acaso porque en secreto reconocemos no entender el mundo en que simulamos movernos de manera cotidiana, el hecho es que hace quince años un pequeño libro de Mark Haddon, centrado en las pesquisas de un púber con síndrome de Asperger para saber quién mató al perro de una vecina, se convirtió en un best-seller que de boca en boca conquistó prestigio en las librerías. En 2012, en un salto bien logrado, la historia estremeció a espectadores teatrales a partir de la imaginativa versión del dramaturgo Simon Stephens, que conquistó siete premios Olivier en Londres y cinco Tony en Broadway.


Christopher tiene quince años y un cerebro excepcional para las matemáticas, pero es incapaz de aventurarse a ir solo más allá del final de su calle, detesta que lo toquen y desconfía de los extraños. Una noche, Christopher descubre que Wellington, el perro de la señora Shears, yace muerto, atravesado por el rastrillo del jardín. Inmediatamente se despierta en él una sospecha que lo lleva a registrar diversos hechos en un cuaderno con miras a resolver el misterio. Mas sus aspiraciones detectivescas, prohibidas por su padre, lo conducirán a un delirante periplo a un tiempo seductor y aterrador.

En la proyección que llega al Lunario desde el National Theatre de Londres son muchos los elementos que permiten que la inmersión en el cerebro de Christopher Boone esté libre de escollos, en particular por tratarse de un personaje que roza lo irritante por su carácter obsesivo. Entre las fuerzas que dan movilidad y flexibilidad al montaje destaca la dirección de Marianne Elliott, que arropada por los diseños de Bunny Christie, la iluminación de Paule Constable, los videos de Finn Ross que acentúan la fuerza que domina al cerebro del niño y los sonidos provistos por Ian Dickinson, consigue la proeza de conducir al público al interior de un ser que piensa todo desde una orilla distinta: la de la lógica implacable, la lógica sin controversia y el hiperrealismo que impide las metáforas más inocentes.

El curioso incidente del perro a medianoche es un viaje colmado de ternura, humor y acidez que debe mucho también a la actuación de Luke Treadaway, capaz de llenar con los colores exactos y sin salirse de los márgenes, cada expresión del exigente y comprometido Christopher Boone. La demanda de su personaje es absoluta, dado que permanece sobre el dúctil escenario durante dos horas y media, sin conocer reposo. Al final, encaminándose a sus casas, muchos espectadores parece trastocados por las ideas del protagonista, como si decenas de secretas tormentas mentales hubieran sido avasalladas por las del joven de aspecto tímido. ♪

No hay comentarios: