Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 18 de julio de 2018

Disney on Ice: El valor de ser quien eres


Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.


Persigue tus sueños / 18 de julio (1 función), 19 (2), 20 (2), 21 (3), 22 (3),
 24 (1), 25 (1), 26 (2), 27 (2), 28 (3), 29 (3), 31 de julio (1),
1 de agosto (1), 2 (2), 3 (2), 4 (3), 5 de agosto (3)
/ 35 funciones / 2:00 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Gustavo Emilio Rosales
Me hago una selfie en la que atrapo toda la magia que se desprende de esta gran producción, Disney on Ice. Persigue tus sueños: que en ella luzca el esplendor de mi traje de princesa (los colores impactantes de sus telas, los brillos de sus numerosos decorados, la magnificencia de mi corona de luces), o bien pido a mis papás o acompañantes que me tomen la foto del recuerdo con la fabulosa pista de hielo y el castillo de ensueño que se transforma en el recinto hechizado donde Bestia recibe por vez primera a Bella, la Torre en donde Rapunzel sueña con encontrar su destino o el salón palaciego donde Cenicienta baila en brazos de su Príncipe Azul.


¡Click, click, click! Fotos tomadas velozmente y vuelvo enseguida a mi asiento, pues mucho ha sucedido desde que Mickey, Minnie, Donald y Goofy —escoltando a la joven y simpática presentadora— trazaron sus piruetas, no exentas de graciosas caídas, sobre esta superficie de hielo que se antoja enorme, para dar paso a cinco universos de fantásticas aventuras en los que puedo contemplar la importancia de ir tras mis sueños; lo decisivo que es enfrentar, pese al miedo, la incertidumbre o el pronóstico adverso, los desafíos; y, por supuesto, el valor de confiar en mí mismo.

Desfilan las historias que conozco por las películas de Disney —pelis que de cuando en cuando miro dos, tres o más veces por mes—, pero transformadas en vuelo y acrobacia por el encanto indescriptible de los personajes que se deslizan, giran y parecen flotar sobre este imán de la mirada que es la pista blanquiazul de hielo. ¡Qué ganas de ser ellos y poder recostarse en desplazamiento veloz, tan sólo sostenido por una pestaña de metal bajo la bota! ¡Qué ganas de acompañar a Bella a descubrir el amor más allá de lo aparente, de probarse la zapatilla de cristal al lado de Cenicienta; de danzar en la taberna con Flynn Rider, Rapunzel y los rufianes; de brillar en el frío como lo hace Elsa, de Frozen, y con ella cantar “Libre soy”; o bien de hacer equipo con el semidiós Maui y Moana, en el rescate del mítico Corazón de Te Fiti!

Vuelan Flynn Rider y Rapunzel en un par de largas telas que descienden desde alturas enigmáticas; Maui y Moana combaten con demonios en un mar de fuego, ¡fuego de verdad!, Elsa construye su impresionante castillo de hielo desde una plataforma congelada a la que rodean humo y centellas; Cenicienta llega al baile de su vida en la formidable carroza que el Hada Buena diseñó para ella a partir de una simple calabaza; y Bella y Bestia se acompañan, más allá de la violencia criminal de Gastón, en la metamorfosis mágica que ambos logran desde su amoroso corazón.

¡Click, click, click! Mi corona de princesa no sé dónde quedó, pero tómame rápido la foto y procura que salga Maximus, el simpático caballo de Flynn Rider; que también aparezca Olaf, el despistado muñeco de nieve que da lustre de gracia a Frozen y, obvi, no olvides captar el entremés de Coco, donde Miguel canta “Un poco loco”, acompañado de tres calacas de buen ver. Toma la foto y voy como rayo hacia un costado de la fila, a saltar, gritar y saludar a todos estos seres prodigiosos que no sólo son lo que yo quiero ser, sino, mejor, ¡mucho mejor!, son lo que soy: todos mis sueños, mis mejores deseos. ♪



Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

Foto: Toni François / Colección Auditorio Nacional.

No hay comentarios: